La portada de mañana
Acceder
Sanidad pisa el acelerador para ampliar la ley antitabaco a espacios al aire libre
CRÓNICA | Sánchez logra la reconexión emocional y política del PSOE
OPINIÓN | Los jueces Bovril, por Elisa Beni

Sobre este blog

Los expertos en Salud Pública José Martínez Olmos, Daniel López-Acuña y Alberto Infante Campos analizan las medidas clave para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

Riesgo bajo no significa riesgo nulo: la pandemia no ha terminado y el trabajo no ha sido rematado todavía

Sobre este blog

Los expertos en Salud Pública José Martínez Olmos, Daniel López-Acuña y Alberto Infante Campos analizan las medidas clave para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

Afortunadamente, y gracias a un gran esfuerzo colectivo, la incidencia de la pandemia ha seguido remitiendo y hemos vuelto a situarnos, después de muchos meses, por debajo de 50 casos por cien mil habitantes en promedio para todo el país. Esto nos ubica en un riesgo bajo de transmisión, y consecuentemente de presión asistencial, y aunque esta situación abre expectativas optimistas, debemos tener muy claro que eso no significa que el riesgo sea nulo o inexistente. 

El virus sigue presente y tiene la potencialidad de mutar y con ello generar variantes amenazadoras más contagiosas y elusivas a la eficacia de las vacunas. Aún desconocemos la verdadera duración de la inmunidad generada por la infección natural y por las vacunas. Las vacunas no son esterilizantes y no evitan la infección y el contagio, aun cuando sí nos protegen, por fortuna, de la severidad, del riesgo de hospitalización y del riego de muerte. Además, tenemos ya claro que en el caso de la COVID-19 la inmunidad de grupo no se produce con altos porcentajes de cobertura vacunal y que, aunque los porcentajes de personas vacunadas son muy altos, aún nos faltan alrededor de 5,3 millones de personas mayores de 12 años por recibir la pauta completa para que cuenten con la necesaria protección individual. 

Debemos congratularnos por el esfuerzo desarrollado. Los logros han sido ejemplares, con coberturas de vacunación que se sitúan a la cabeza de Europa y que desatan la curiosidad y la envidia de países como Alemania, Francia o el Reino Unido, entre otros, e incluso de los Estados Unidos, que van notablemente más rezagados en el alcance poblacional de la vacunación. 

Descubre nuestras apps