Comunidad Valenciana Blogs y opinión

Sobre este blog

Espai que combina l’actualitat al voltant de les polítiques de les administracions valencianes en matèria de memòria democràtica i exhumació de fosses amb continguts més especialitzats sobre la història de la repressió franquista i els avanços en les investigacions acadèmiques. Reportatges, entrevistes, actualitat, opinions, informació sobre recerques universitàries o publicacions...

La tumba olvidada en Ginebra del exministro republicano Álvarez del Vayo: en dos meses caduca la sepultura en el cementerio de Saint-Georges

El político y diplomático Julio Álvarez del Vayo condecora a soldados republicanos.

5

Morirse es caro hasta para un ministro. La concesión de la sepultura en Ginebra del diplomático, ministro de Estado de la República y periodista Julio Álvarez del Vayo (Villaviciosa de Odón, 1891 - Ginebra, 1975) caduca en apenas dos meses, según ha podido saber elDiario.es. El movimiento memorialístico ha mantenido contactos con el Gobierno de Pedro Sánchez para trasladar los restos del exministro a territorio español, sin éxito a pesar de tratarse de un militante del PSOE expulsado en 1946 pero rehabilitado por el partido hace doce años (el historiador Ángel Viñas explicó en El País la singular rehabilitación de Álvarez del Vayo junto al presidente Juan Negrín o el escritor Max Aub, entre otros).

La sepultura del exministro, en la que reposan también los restos de su esposa Louise y su hijo Diego, ya fue sufragada hace un lustro por la asociación francesa de excombatientes Amicale des Anciens Guerrilleros Espagnols en France - Forces Françaises de l'Intérieur, que pagó los 590 francos suizos (1.484 euros) que costó la renovación de la concesión, según el presidente de la asociación Henri Farreny. La tumba del exministro y su familia ni siquiera tiene inscritos sus nombres en el cementerio de Saint-Georges de Ginebra, ciudad en la que pasó parte de su exilio y murió en 1975.

Ángel González, presidente de la Coordinadora de Asociaciones por la Memoria Democrática del País Valenciano, se enteró de la situación por sus amigos exiliados en Toulouse. "El problema no es el hecho concreto de que unos ciudadanos vayan a ser tirados al osario", dice indignado González. "Álvarez del Vayo fue un ministro de Estado y un luchador incansable por la II República", añade.

Varias asociaciones contactaron con el secretario de Estado de Memoria Democrática para que el Gobierno se hiciese cargo del traslado de los restos del exministro, con honores de Estado, al cementerio civil de Madrid. O, como mínimo, que facilitasen las gestiones burocráticas, pedían. "La respuesta es que nos olvidemos del tema", asegura González en declaraciones a este diario. Otros combatientes republicanos exiliados en Francia se han dirigido al embajador en París y "han obtenido la callada por respuesta", según el presidente de la Coordinadora de Asociaciones por la Memoria Democrática del País Valenciano.

Algunas asociaciones por la memoria histórica han decidido volver a financiar, mediante aportaciones individuales, la renovación de la sepultura del exministro (y así evitar que sus restos y los de su familia acaben en un osario) para empezar después a gestionar por su cuenta y riesgo el traslado. "Consideramos que la tumba en el cementerio de Ginebra no está a la altura del honor que merece el personaje", denuncia González.

La figura de Álvarez del Vayo es doblemente incómoda para una parte de la izquierda española. Expulsado del PSOE en el exilio (y rehabilitado en un acto encabezado por Alfonso Guerra y Leire Pajín en el que se entregaron carnets del partido a título póstumo), el político republicano fundó la Unión Socialista Española y, posteriormente, el Frente Español de Liberación Nacional, embrión junto al Partido Comunista de España (marxista-leninista) del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), una modesta organización que apostaba por la lucha armada como estrategia para derrocar a la dictadura y que estuvo desde el minuto uno bajo la lupa del comisario Roberto Conesa y de sus hombres de la Brigada Político Social. La capacidad de fuego del FRAP, sin embargo, fue más bien modesta.

Ángel González, antiguo militante del FRAP, conoció a Álvarez del Vayo en París. "Yo era entonces un chaval de 20 años, recuerdo que era todo un personaje, hablaba con cadencia y dominio de la oratoria, con un lenguaje diplomático de los años 30 que te dejaba apabullado", recuerda González, quien destaca que a su avanzada edad el exministro "continuaba dando la batalla".

Álvarez del Vayo falleció en Ginebra a los 84 años. Al viejo republicano no le dio tiempo a vivir la muerte del general Franco, acaecida pocos meses después de la suya. Sus restos, y los de su esposa y su hijo, dependen ahora de la buena voluntad de aquellos jóvenes que hoy peinan canas a los que arengaba en París.

Sobre este blog

Espai que combina l’actualitat al voltant de les polítiques de les administracions valencianes en matèria de memòria democràtica i exhumació de fosses amb continguts més especialitzats sobre la història de la repressió franquista i els avanços en les investigacions acadèmiques. Reportatges, entrevistes, actualitat, opinions, informació sobre recerques universitàries o publicacions...

    Autores

Etiquetas
Publicado el
11 de octubre de 2020 - 21:46 h

Descubre nuestras apps

stats