Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

iAnimal: la máquina de la empatía

Igualdad Animal presenta un corto de realidad virtual en el Festival de Sundance. Foto: Igualdad Animal

"He investigado granjas y mataderos durante más de diez años y siempre he pensado 'ojalá pudiera conseguir que la gente experimentase esto en primera persona'. Ahora, gracias a la realidad virtual, puedo". Con estas palabras, Jose Valle, cofundador y director de investigaciones de Igualdad Animal, se refiere a iAnimal, un proyecto de realidad virtual que transporta a los espectadores al interior de granjas industriales y mataderos.

Durante 18 meses, investigadores de Igualdad Animal hemos documentado granjas y mataderos de Italia, España, Inglaterra, México y Alemania. Pero esta vez, con una peculiaridad: hemos grabado con un equipo en forma de cubo compuesto por seis cámaras para crear experiencias inmersivas en 360º. Nos hemos valido de esta tecnología para transportar por primera vez en el mundo a las personas al interior de los mataderostransportar. Y para presentar y narrar el proyecto hemos contado con la ayuda de Tony Kanal de No Doubt (Estados Unidos); Peter Egan, el actor conocido por su papel en Downton Abbey (Reino Unido); Thomas D, el rapero del grupo alemán de hip hop Die Fantastischen Vier (Alemania); y la actriz y cantante Angy Fernández (España).

Igualdad Animal y otras muchas organizaciones de protección animal en el mundo llevamos años investigando y denunciando la crueldad de la ganadería industrial. Creemos que la sociedad tiene derecho a la información para poder tomar decisiones conscientes sobre su consumo, una información que la industria cárnica oculta. Y tiene motivos para ello, ya que las investigaciones que salen a la luz, una tras otra, muestran que el maltrato animal es algo inherente a este perverso sistema que ha convertido a los animales en simple mercancía de la que obtener el máximo beneficio económico.

Estamos hablando de una industria que tritura a los pollitos macho nada más nacer porque no le son rentables para la producción huevos. Una industria que castra y corta los dientes a los cerdos sin anestesia. Que mantiene a animales encerrados de por vida en diminutas jaulas, sin ni siquiera poder darse la vuelta. Una industria que los mantiene en tales condiciones de hacinamiento que el canibalismo o las automutilaciones son frecuentes.

Hay pocas cosas más inhumanas que la industria de la carne, y las investigaciones que realizamos visibilizan esa violencia que, aunque ocurre a pocos kilómetros de nuestras casas, suele permanecer oculta. Cada investigación que sale a la luz es una grieta que se abre en el muro que ha levantado este poderoso lobby, y cada imagen que llega al público, una oportunidad para reflexionar sobre esa violencia y la forma en la que nos relacionamos con ella. La industria cárnica tiene tanto miedo a la difusión de estas imágenes porque en ellas nos identificamos con el animal que está sufriendo, nos ponemos de su lado. Conectamos con su dolor.

Ahora, gracias a la realidad virtual, esto adquiere otra dimensión. La conexión del espectador con la realidad que mostramos es completamente diferente. La sensación de inmersión, de estar en el lugar, te acerca a esa realidad como nunca antes se había podido hacer. Y el impacto de la experiencia es mucho más profundo.

Cuando estuvimos presentado el proyecto en el Festival de Sundance, una de las escenas que más impacto causó es aquella en la que se ve a un cerdo aterrorizado esperando su turno en el matadero, y que al ver cómo están matando a otro cerdo intenta desesperadamente escapar.

Mirar a los ojos a ese animal y sentir que no quiere morir.

Mirar a los ojos a ese animal y ser ese animal.

Ese es el poder de iAnimal: una máquina de la empatía.

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
15 de marzo de 2016 - 20:08 h

Descubre nuestras apps

stats