Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

Tom, in memoriam

Pilar Martín

1

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

En el mes de septiembre, mi pareja y yo estábamos de vacaciones en Escocia. Nuestro peludo Tom, un galgo maravilloso de siete años, rescatado hace cinco, se quedó en Madrid, en la casa de una amiga donde él siempre se encontraba como en nuestra propia casa. No se qué puedo pasar, quizá la tormenta, pero mi niño se asustó en su último paseo para hacer pipí y echó a correr hacia Las Vistillas, lugar a donde íbamos muy a menudo. Un grupo de veintitantas personas le buscaron durante toda la noche. Lo encontraron a las 8 de la mañana, muerto, atropellado en la zona de Santa María de la Cabeza. Según nuestro veterinario, llevaba muerto desde las 3 de la mañana.

Nadie llamó a los teléfonos que llevaba en la chapita, nadie llamó al 112, donde ya tenían aviso, por parte de mi amiga, de su pérdida. La policía llamó a los bomberos para que lo retiraran como un trasto viejo y lo quemaran junto a otros animales, qué sé yo. Afortunadamente, mis amigas lo pudieron parar y también nosotros, a través del teléfono, ya que estuvimos toda la noche en contacto con ellas, sintiéndonos absolutamente impotentes; estábamos a 3.000 km de distancia.

Volvimos al día siguiente y pudimos despedirnos de nuestro dulce Tom. Sus cenizas están en nuestra casa, en un lugar de honor.

Descubre nuestras apps