Espolón de los Navarros (300m/MD). Ruta de aventura en peña Telera

Peña Telera, con las últimas nieves, ofrece una irresistible llamada ya sea invierno o verano.

Esta vez, vamos a una ruta de montaña, que obligue a escalar, y en el que el manido “confort”, tan de moda, pase a un segundo plano.

Nos desplazamos hasta el valle de Tena, en pleno Pirineo Oscense. En medio de éste, sin llegar a la línea fronteriza, miraremos hacia el oeste, y buscaremos un cordal que se extiende hacia esa orientación, con unas vertiginosas paredes y corredores, más conocidos en invierno que en verano. Es la sierra de la Partácua, y la atractiva Peña Telera. Probablemente, la mayoría de los lectores habrán pasado por ahí, o querrán hacerlo en algún momento de sus vidas para trepar por alguno de sus clásicos itinerarios…

Decir que Peña Telera es la cima principal de una impresionante muralla calcárea de varios cientos de metros de altura, y kilómetros de longitud, que esconde diversos y variados itinerarios de todas la dificultades y tipos de escalada.Con 2.764 metros en su vértice, no presenta ninguna ruta de acceso fácil, excepto por el sur, donde una increíble pateada y desnivel, de unos 15 kilómetros y 1.700 metros de desnivel positivos echan para atrás a la mayoría de la gente.

La normal por el norte, por el Collado de Cachavirizas, o “Paso del avión”, esconde un delicado paso en caso de tener nieve, el famoso “paso horizontal”, que pese a ser la mitad de la otra vertiente, con unos 7´7 kilómetros y un desnivel de 1.300 metros, exige de unos conocimientos y técnicas que hacen prohibitiva la ascensión a la montaña gran parte del año.

En esta ocasión, sin llegar a la cima, propondremos una escalada de aventura en uno de sus estéticos y visibles espolones, que nos dejará precisamente en mitad del “Paso horizontal”.

Justo debajo de esa zona se aprecia perfectamente un espolón que emerge del circo intermedio y se dispara hacia el cielo. Roca que desde la lejanía no inspira mucha confianza, y menos con la fama de “barro aragonés” de Telera. Para darle un poco más de juego a la aventura puede haber un nevero hasta bien entrada la temporada que dificulte el acceso, así como nieve en la salida que obligue a gestionar bien el material a portear.

Roca arenisca de Marboré, la misma que en Ordesa, le da un aire muy similar. Grandioso, sin más.

Así que como ya dije buscamos aventura, y aquí la encontraremos, protegiendo con nuestro material, buscando el itinerario, llamando a cada roca que esté sobre nosotros, y comprobando los escasos y vetustos clavos que nos indican el camino…

GUÍA PRÁCTICA

Localización

En Piedrafita de Jaca, La Cuniacha, Peña Telera.

Dejar el vehículo en el aparcameinto del parque faunístico “La Cuniacha”, a dos kilómetros de Piedrafita.

Aproximación

Tiempo: de 2h a 2h30´.

Desnivel: +900m, 4´5km.

Seguir la pista hacia el Ibón de Piedrafita y coger la senda que va cortando la misma para ahorrar tiempo y distancia. Una vez en él, seguir el sendero que nos lleva hacia el circo intermedio. Cuando estemos sobre los cortados de encima del ibón, buscar la entrada y dirigirnos a él por un canchal.

Descenso

Tiempo: de 1h30´ a 2h.

Bajada muy delicada y expuesta, especialmente si hay nieve dura. Dirigirnos hacia la izquierda por lo más pisado y evidente, hasta coger la senda que nos lleva a la normal de Telera y nos baja por una pedrera algo incómoda hasta el circo intermedio. De ahí al Ibón de Piedrafita. Deshacer el camino de subida atajando por la senda que corta la pista.

LA VÍA

Espolón de los Navarros (300m/MD) (6a, V+/A0 obl).

Tiempo: de 4h a 6h.

El Espolón de los Navarros fue obra de J. Aldaya, A. Feliu, C. Santaquitería e I. Tapia el 28 de junio de 1970. Sin duda alguna, es la clásica de roca de Telera, y pese a no ser demasiado repetida, dado su fuerte carácter y debilidad del mismo en el género humano, que suele preferir la calidez de la segura chapa a metro, es una vía perfecta para bregarse en este tipo de terreno antes de dar el salto a otras vías más ambiciosas.

Son, según reseña, ocho largos y 300 metros a más de 2.000 metros con orientación sur.

En pocas palabras la podríamos definir como: muy buena “vía de aventura”, larga, con algo de compromiso y ciertamente algo expuesta, que nos asegurará una buena mañana en un entorno espectacular.

Lo cierto es que nos encontraremos todo tipo de estilos de escalada, placa, diedros, chimeneas, incluso algún desplome apretón… También los grados nos pueden sorprender, ya que son grados antiguos. No ir con el 6a de escuela como referencia…

La vía original arranca en una vira que se coge de izquierda a derecha y busca una placa en el filo del espolón. Es posible salir desde el mismo suelo por una fisura y diedro, con algún paso delicado que nos deja en el mismo sitio. Lo reseñamos como L0.

Largo cero (40m/6a)

Desde la base del espolón, ir por la fisura y placas hasta debajo de un techo que evitaremos por su izquierda. Salir a la vira que nos deja en la R0 original.

Primer largo (45m/6a+) (V+/A0)

Muro de roca compacta que nos lleva en travesía a izquierdas para buscar una fisura vertical.

Segundo largo (30m/IV+)

Travesía a izquierdas por terreno asequible para buscar un diedro que no se ve desde la reunión.

Tercer largo (40m/V+)

Largo entre bloques, a tantear y navegar.

Cuarto largo (30m/V+)

Buscar desde la “R” la chimenea característica y, tras pasar unos bloques inestables, ir a la derecha.

Quinto largo (60m/IV+)

Largo asequible, que no fácil, y una vez en el circo pedregoso, buscar el inicio del siguiente largo. Desde mi punto de vista, el sitio clave para confirmar que sabemos navegar y leer el terreno vertical. Aunque la mayoría de los croquis mandan a la izquierda, buscar los clavos en el centro de la zona. Cuesta encontrarlos, pero están instalados y con un cordino.

Sexto largo (30m/V+)

Placa algo expo de inicio, que da paso a terreno más difícil, pero más protegible y llevadero.

Séptimo largo (45m/V+)

Largo con mucho ambiente y bloques a tantear. Auténtico largo de escalada de montaña y aventura.

Octavo largo (20m/6a)

Hasta el rabo, todo es toro. Apretones asegurados para salir a la horizontal.

MATERIAL NECESARIO

Casco, cuerdas dobles, semáforo de Alien, friends 0´5-3 (repetidos 0,75, 1 y 2) y juego de fisureros. Unos clavines y maza al fondo de la mochila pueden ayudar en algún momento a los menos propensos a la falta de seguros fijos.

MEJOR ÉPOCA

Desde mediados de junio hasta mediados de octubre. Al encontrarse en una zona de alta montaña, esto puede cambiar sustancialmente a nuestro favor o en contra, y es preciso tener en cuenta las condiciones, tanto de acceso con los neveros, como tener previsto el descenso si hubiese nieve por arriba.

Etiquetas
Publicado el
30 de septiembre de 2019 - 10:16 h

Descubre nuestras apps

stats