La desigual cantidad de herbívoros en la Península Ibérica motivó la desaparición de los neandertales, según un estudio de la UC

Imagen de archivo de la reconstrucción de un neandertal.

Un estudio de la Universidad de Cantabria (UC), desarrollado por los investigadores Ana B. Marín-Arroyo, responsable del grupo EvoAdapta UC, y Marco Vidal Cordasco, ha concluido que la desigual disponibilidad de hervíboros en la Península Ibérica motivó la desaparición de los neandertales.

Hasta la fecha se han propuesto diversas hipótesis para explicar la desaparición de los neandertales, una cuestión “clave” en el conocimiento de la Prehistoria, y este estudio de los investigadores de la Universidad ha aportado información a esta cuestión, gracias al análisis de las oscilaciones climáticas durante la transición del Paleolítico medio al superior -hace 30-50.000 años- y de su afección a la biomasa de plantas y herbívoros.

Los resultados obtenidos muestran que la desaparición de los neandertales coincidió, en la Región Cantábrica, con una caída significativa de estos recursos alimenticios, según explica la UC en un comunicado.

El trabajo acaba de ser publicado en la revista científica sobre ecología y biología evolutiva 'Nature Ecology and Evolution', bajo el título 'Ecosystem productivity affected the spatiotemporal disappearance of Neanderthals'.

Los científicos firmantes del artículo analizan la relación entre las fluctuaciones en la productividad de los ecosistemas y el momento de desaparición de los últimos grupos neandertales y la llegada de los primeros Homo sapiens a la Península Ibérica en el marco del proyecto ERC SUBSILIENCE (ERCEA-818299). Un estudio realizado con la colaboración de los investigadores David Ocio (Mott MacDonald Ltd Cambridge) y Thomas Hickler (Senckenberg Biodiversity and Climate Research Center en Frankfurt/Main).

Una de las hipótesis más argumentadas para explicar la desaparición de los neandertales es el cambio climático acontecido en ese momento. No obstante, éste no puede ser argumentado como una causa final, sino como un factor que afectó a la disponibilidad y distribución de los herbívoros como parte principal de la dieta paleolítica.

Con esta investigación se ha podido evaluar si esa disponibilidad de recursos, en el momento en que se produce el reemplazamiento de los neandertales por los primeros humanos de nuestra especie, se vio afectado por dichas fluctuaciones climáticas. Para más información, la UC ha realizado un vídeo que puede verse en el enlace https://youtu.be/1GRmAiXs-L4.

Si la desaparición de los neandertales coincidió, en la Región Cantábrica, con una caída significativa de la biomasa animal y vegetal, la llegada de los grupos con tecnología Châtelperroniense y Auriñaciense (Homo sapiens) coincide con un momento de rápida recuperación en la productividad de los ecosistemas.

Por el contrario, en el área mediterránea la desaparición del Musteriense, desarrollada por neandertales, no se asocia con fluctuaciones en la productividad de los ecosistemas.

Estas conclusiones sugieren que las causas de la desaparición de los neandertales difirieron entre las diversas regiones de la Península Ibérica. El estudio muestra que las regiones mediterráneas fueron más estables y, durante los momentos fríos de la transición, pudieron albergar una mayor biomasa de herbívoros de tamaño medio-grande. Esta consecuencia permite explicar por qué los neandertales desaparecieron primero en la Región Cantábrica y, tiempo después, en el sur peninsular.

Además, la investigación propone que los últimos neandertales no fueron relegados a áreas empobrecidas, sino que la persistencia de estas últimas poblaciones en latitudes más meridionales pudo estar motivada por esa mayor abundancia de herbívoros, que eran parte importante de su dieta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats