eldiario.es

9
Menú

¡A hacer puñetas!

Los poderes financieros dan la bienvenida al ascenso de la ultraderecha que su crisis ha provocado. Cuando ganan, las Bolsas suben. Cuando compran a los jueces, también.

- PUBLICIDAD -

En una decisión sin precedentes, el Tribunal Supremo ha anulado una sentencia propia que obligaba a los bancos a pagar el impuesto de hipotecas y sus señorías se han sacado de la bocamanga que lo tendríamos que seguir pagando nosotros. Pensábamos que no lo harían por vergüenza, pero se ve que no tienen. Ni se esfuerzan en disimular que trabajan para sus amigos banqueros. Tampoco los bancos esconden que son la mano que mece la cuna. Es el mercado, amigo. Es la mafia, Rodrigo.

Los jueces que deben defender los intereses de la mayoría, han secuestrado la institución para plegarse a los intereses de la minoría que manda. Oro parece, democracia no es. Monarquía bancaria, más bien. Por decirlo aún más claro, el Supremo ha dado un golpe al Estado de Derecho y a la soberanía popular. Pero cuando el golpe lo da el sistema, cuando es el banco el que asalta al cliente y la justicia la que se alía con ella, no es golpe, es "evitar el riesgo sistémico". ¡Váyanse a hacer puñetas, señorías!

Se han apropiado de un poder que les otorga la sociedad a través de la Constitución, para pasarse la Constitución por el forro de la toga y montar una astracanada de pleno en el que Luis Díaz-Picazo, que lo convocó, ha decantado la votación a favor de la banca de la que cobraba como profesor. Así de zafio y barato. Estos son los que tienen que juzgar como golpistas a los políticos catalanes, ellos que van dando golpes de mano y mazazos a la Justicia.

Estos no se han limpiado los mocos con la bandera, como en el gag de Dani Mateo, estos se han limpiado el culo, pero los que tanto se ofenden con las bromas, no se indignan cuando les agravian en serio. Casado dice que está en contra del populismo que intenta socavar el prestigio del Tribunal. Patriotas que se preocupan por la fachada de la patria pero no les importa que nos la desvalijen por dentro. No le importa que Cospedal se reuniese con Villarejo para destruir pruebas judiciales. Los golpes a la democracia y a los discos duros, no le molestan si los dan los suyos.

Los que le están dando un golpe a las democracias, sin pegar un tiro, son justo los que agitan las banderas mientras meten la mano en la caja y en los tribunales. Del multimillonario Trump al totalitario Bolsonaro, candidato favorito de los mercados brasileños, que ha nombrado ministro de Justicia al juez que encarceló a Lula cuando lideraba las encuestas. No nos engañemos, los poderes financieros dan la bienvenida al ascenso de la ultraderecha que su crisis ha provocado. Cuando ganan, las Bolsas suben. Cuando compran a los jueces, también.

Por eso es tan importante hacerles frente y ponerles freno. Pedro Sánchez ha anunciado de inmediato una ley que revoca al Supremo y obligará a los bancos a pagar, aunque no con carácter retroactivo ni nos asegura que la banca lo repercuta de otro modo. Cospedal ha tenido que dimitir acorralada por el escándalo público. Y Trump ha perdido el control del Congreso en Estados Unidos. Son parches en un barco que hace aguas, pero tenemos que seguir empujando para mandarles a hacer puñetas. Recordemos que, en el origen de la expresión, se hacían en la cárcel.

JUEVES A LAS 10h EN WWW.CARNECRUDA.ES: BOLSONARO Y TRUMP

Carne Cruda cumple 10 años gracias a sus oyentes
Ayúdanos una temporada más. ¡A por la décima!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha