Las previsiones indican que la cosecha de aceite no superará las 85.000 toneladas

Producción de aceite de oliva en la región

La cosecha de aceite de oliva en Castilla-La Mancha será bastante más corta que la anterior, una bajada próxima al 57%, según ha manifestado a Agroalimentariaclm, Nuria Villanueva, técnico responsable de aceite de oliva de Cooperativas Agroalimentarias en Castilla-La Mancha.

Las previsiones realizadas a pocos semanas de que finalice la campaña indican que se moverá entre las 80.000 y las 85.000 toneladas en la región. El año pasado la campaña fue récord histórico, 180.000 toneladas.

Según Nuria Villanueva, esta año “la recogida está más adelantada a causa de las temperaturas y se va a acortar un par de semanas en relación años anteriores, por lo que a finales de enero puede estar casi terminada en muchas zonas”.

“Con una bajada próxima al 57%, y en un año en el que los precios son muy bajos; las perspectiva de renta de los agricultores este año son muy poco halagüeñas, una campaña muy corta en producción y unos precios muy inferiores a los da las campañas pasada”, ha señalado.

En cuanto a la calidad, es bastante buena ya que el rendimiento graso es mayor al del año anterior."Esto en una pequeña parte va a venir a compensar la baja de cosecha pero en una parte muy pequeñita”, manifiesta.

Almacenamiento privado

Lo que más preocupa son los bajísimos precios y eso a pesar de las dos licitaciones al almacenamiento privado que ha publicado Bruselas para inmovilizar aceite durante un tiempo y que haya menos oferta en el mercado. “Ahora mismo el mercado está mucho más bajo que el año pasado e infinitamente más que hace dos campañas. Estamos a la mitad de los precios de hace dos campañas, con todo el drama que supone para la renta del productor”, recuerda.

En las dos licitaciones que ya se han celebrado se ha retirado muy poco producto ya que el sector ha ofrecido unas 206.000 toneladas y la Comisión Europea solo ha aprobado 22.000. Por ello, el sector espera que vayan mejor las que quedan a finales de enero y de febrero.

A juicio de Villanueva, “es un error porque si apruebas una medida para contraer la oferta y que se recuperen los precios y cuando la ponen en marcha la malogras  con el precio de corte y solo entran 21.000 toneladas, están creando el efecto contrario”, afirma.

Todo ello ha contribuido a ahondar más en la crisis del sector. “Abrieron unas expectativas y el resultado ha sido muy escaso, lo que ha contribuido a agudizar más la bajada de precios que se está dando”, dice.

Ahora, tienen la vista puesta en las dos licitaciones que quedan. “Estamos intentando desde el sector pedirle al Ministerio que toda su fuerza política, la que tiene el primer país productor del mundo de aceite en las instituciones europeas, la use para que cuando se de la licitación el precio de corte sea un precio en el que entre mucha de la oferta que vamos a presentar”, señala.

A su juicio, lo deseable sería que “entren al menos 200.000 toneladas en la próxima oferta de aceite, ese es un volumen que si lo sacamos el mercado 180 días puede ayudar a arreglar la situación y a recuperar los precios”.

También cree que pueden influir los datos que se están dando. “Las expectativas de la cosecha a nivel mundial no son tan altas, el COI (Consejo Oleícola Internacional) está manejando unas 1.250.000 toneladas”, pero Nuria Villanueva cree que no se va a llegar a esta cifra. En España, primer país productor, esperamos que baje menos de un 34%, y la producción mundial, como poco, va a bajar entre un 2 y un 5% pero el problema es que la oferta está concentrada toda en el país”, señala.

No obstante, con este descenso de campaña y aunque el enlace ce campaña sea alto, cree que va a “estar equilibrado el consumo que hay actualmente en el mundo con la oferta que va a haber, nosotros vamos aponer de nuestra parte yendo a la licitación y esperamos que la otra parte responda”.  

Etiquetas
Publicado el
10 de enero de 2020 - 18:39 h

Descubre nuestras apps

stats