Sobre este blog

Este blog es un espacio de colaboración entre elDiario.es de Castilla-La Mancha (elDiarioclm.es) y el Colegio de Ciencias Políticas y Sociología de Castilla-La Mancha para abordar diversas cuestiones sociales desde la reflexión, el entendimiento y el análisis.

Ser altamente sensible en tiempos convulsos

EFE/Arne Dedert/Archivo

0

Cuando hablamos de alta sensibilidad nos referimos a la existencia de un rasgo que se encuentra alrededor de un 20/30% de la población, el cual tendrá presente el hecho de contar con una mayor sensibilidad emocional, y una mayor reacción por parte del sistema nervioso central del individuo, siendo esta una característica meramente de carácter sensorial. Se hablará de la denominada “Sensibilidad Ambiental”, y según el doctor Michael Pluessen, el año 2015 contribuiría a una nueva denominación. Quizás sería Iván Pávlov quien con sus estudios sobre la reactividad sensorial diera cierta luz de carácter científico a la alta sensibilidad. En realidad quien se atreve a manejar el concepto a mediados de los años 90 fue la doctora y psicóloga americana Elaine Aron quien utilizará el término popular PAS (Persona Altamente sensible) por primera vez, titulando su trabajo como Sensibilidad de Procesamiento Sensorial o “Sensory Processing Sensitivity.

En realidad he decidido abordar este tema porque se trata de una minoría amplia, y bastante desconocida, incluso para los profesionales de la salud mental, que está sufriendo mucho en los difíciles tiempos que estamos viviendo, ya que una de sus características principales es que son muy empáticos, y que por lo tanto sienten en su interior el dolor ajeno, haciéndolo propio. Así pues, es de vital importancia conocerlos, y abordar sus problemas, además de contar con ellos, porque un mundo lleno de PAS es un mundo un poco mejor.

A continuación vamos a profundizar sobre el rasgo, dejando claro que no se trata de un trastorno psicopatológico, si no de una característica de la personalidad, que diferentes a aquellos que la tienen.

La descubridora del rasgo hablaba de lo siguiente: se dará un pensamiento y procesamiento profundo, altos niveles de emocionalidad y empatía, alta sensorialidad y sensibilidad a las sutilezas, y sobreestimulación sensorial.

Desde la sociología resulta muy interesante analizar el rasgo, porque se trata de un colectivo que funciona de manera muy distinta y particular al resto, y que tiene unas necesidades sociales diferentes, por sus características.

Todo ello no tiene por qué ser considerado como algo negativo, ya que las PAS cuentan con un pensamiento y un procesamiento más profundo, analizando mucho más lo que sucede a su alrededor y en su interior. Suelen ser personas muy observadoras y reflexivas que piensan mucho las consecuencias de las situaciones antes de tomar una decisión. Se puede observar en la dificultad para tomar decisiones al tener que analizar muchos datos y poca impulsividad.Por lo tanto estaremos ante personas que no cometerán demasiados errores, debido a su perfeccionismo y exactitud, por lo que si se integran en un equipo podrán aportar precisión y veracidad en el trabajo, en la toma de decisiones, incluso en las relaciones personales.

Os preguntaréis, ¿este rasgo aparece en alguna de las etapas de la vida del individuo o nace con él? Y la respuesta es muy sencilla: se nace con el prasgo, y se va desarrollando a lo largo de la vida. Así pues podemos hablar de niños y niñas PAS con peculiaridades: pueden presentarse como más tímidos y con cierto grado de inseguridad; se sienten desbordados por la presencia de estímulos muy fuertes o intensos (luces, sonidos, sabores, olores); muestran desde pequeños mucha empatía hacia el sufrimiento y el dolor de otros niños; desde temprana edad les llama la atención el arte, la música, los animales, la conservación de la naturaleza, etc; prefieren actividades tranquilas a aquellas donde se aglomere mucha gente, que intentan evitar a toda costa; son niños y niñas solidarios; y realizan razonamientos muy profundos en relación a su edad sobre temas como la paz en el mundo, o cómo acabar con las injusticias.

¿Puede ser un problema en la edad adulta?

Al llegar a adultos no tendría por qué significar ningún problema, siempre que haya un conocimiento del rasgo y una adaptabilidad psicosocial del mismo, asumiendo que se cuenta con él, y que en el fondo no es nada malo. Por ello resulta altamente recomendable el conocer que se es PAS, mediante la evaluación psicológica, ya que existen hoy en día test que indican el grado de alta sensibilidad, y a partir de ahí se pueden trabajar varios aspectos como lo social, lo psicológico, incluso lo médico, en el caso de que la persona desde edad temprana padezca algún tipo de respuesta como puede ser la alergia a ciertas sustancias presentes en geles, jabones, tejidos, etc.

Por todo ello se ve necesaria la prevención a edades tempranas mediante la información en los centros educativos, en los que muchos de los niñas y de las niñas PAS suelen ser más propensos a sufrir el acoso escolar. Debería de ser tenido en cuenta en cuanto a políticas de sanidad se refiere, ya que que desde la infancia hasta la edad adulta, suelen ser sujetos que utilizan mucho el sistema sanitario, por ejemplo tienden a sufrir depresión y ansiedad, por lo que serán pacientes asiduos de las unidades de salud mental, pero al mismo tiempo, no resta extraño que tengan problemas digestivos, migrañas, problemas dérmicos, etc.

Y para terminar, me gustaría señalar que ser altamente sensible no resulta ningún problema, si bien es importante el autocuidado: “Una persona con alta sensibilidad funciona bien cuando su sistema nervioso está cuidado. Por ejemplo, en la parte emocional, cuando tú eres muy comprensiva puedes caer en la sobre-empatía: sufres tanto por los otros que te hundes tú misma. Y además es improductiva, porque estás tú mal y no le ayudas al otro en nada. Por eso trabajamos la empatía útil poniendo el foco en el círculo de influencia y aceptando lo de fuera. Aunque sea una pequeña acción, ayuda a no sentirse tan mal”. Realmente, los acontecimientos que han tenido lugar en los últimos dos años no son nada favorables para una persona PAS.

Hay que decir que para un PAS en momentos como los que estamos viviendo (una pandemia, la guerra de Ucrania, etc) el sistema nervioso se sobreactiva ante el uso de pantallas como el móvil, la tablet, el ordenador y televisión. Y más aún, si lo que se ve a través de ella, no es apto para la PAS, porque le produce sufrimiento. Por lo tanto, se propondrá la intervención a edades tempranas, en las propias familias y en los centros educativos, formando a los profesionales, y ya en la edad adulta, implantando modelos organizativos, mucho más flexibles, con un liderazgo transformacional o incluso femenino, cargado de empatía, de escucha activa, de comprensión, sin prisa, sin presión, que a la larga según los expertos llega a ser mucho más productivo, y que será más llevadero para este colectivo, el cual tiene mucho que aportar, ya que suele ser muy observador, muy creativo, muy perfeccionista, buen compañero o compañera, generando un clima dentro de los grupos o de las organizaciones altamente positivo.

Sobre este blog

Este blog es un espacio de colaboración entre elDiario.es de Castilla-La Mancha (elDiarioclm.es) y el Colegio de Ciencias Políticas y Sociología de Castilla-La Mancha para abordar diversas cuestiones sociales desde la reflexión, el entendimiento y el análisis.

Descubre nuestras apps

stats