Pueblos Vivos Cuenca denuncia que la Junta "se niega a investigar en profundidad" las zonas contaminadas por nitratos procedentes de macrogranjas

Aplicación excesiva de purines.

Pueblos Vivos Cuenca ha denunciado la “impunidad” de las macrogranjas porcinas en esta provincia y asegura que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha “se niega a investigar en profundidad las zonas contaminadas por nitratos” procedentes de este tipo de instalaciones ganaderas.

Castilla-La Mancha ya tiene nuevo mapa de zonas vulnerables a los nitratos de origen agrario, como los purines

Castilla-La Mancha ya tiene nuevo mapa de zonas vulnerables a los nitratos de origen agrario, como los purines

Es la reacción de esta plataforma después de que el Gobierno regional publicase la pasada semana el nuevo mapa de zonas vulnerables a la contaminación de Castilla-La Mancha que incluye zonas nuevas en la provincia de Cuenca. 

Hoy mismo, además, el Diario Oficial de la región publica un anuncio de la Dirección General de Economía Circular, sobre el inicio de la información pública de la versión preliminar del plan y estudio ambiental estratégico del programa de actuación aplicable en estas zonas y que, entre otras cosas, modifica la aplicación de fertilizantes.

La actualización del mapa de zonas vulnerables supone, a juicio de Pueblos Vivos Cuenca, “una muestra más de dejadez e improvisación, de esas que la Junta nos tiene acostumbrados en materia medioambiental”.

Recuerda este colectivo que a principios de julio de este año la Comisión Europea “dio un ultimátum a España para que afrontara de una vez por todas, en un plazo de tres meses, la contaminación de las aguas subterráneas por nitratos producidas por las malas prácticas de la agroindustria, incluida la ganadería industrial”.

Esta Comisión ya remitió una carta de emplazamiento en noviembre de 2018 como primer paso en el procedimiento de infracción abierto y, gracias a ello, recuerda Pueblos Vivos Cuenca, “conocimos que hasta el 46% de las masas de agua subterránea padecían la contaminación por nitratos que provocan la utilización excesiva de fertilizantes y los purines de las granjas ganaderas”.

La agroindustria que utiliza un millón de toneladas de fertilizantes a base de nitrógeno cada año, según la estadística del Ministerio de Agricultura, “una cifra ínfima”, apunta Pueblos Vivos Cuenca, “si la comparamos con los más de 80 millones de toneladas de purines que producen las macrogranjas, y que año tras año, lejos de reducirse, siguen aumentando desmedidamente”.

La evaluación regional en la incidencia de los purines en las aguas es “insuficiente”

En su opinión, la contaminación es “consecuencia de la mala gestión y la falta de control por parte de las diferentes administraciones” y por eso presentó alegaciones para visibilizar “la insuficiencia de la evaluación de la incidencia de los purines en la contaminación de las aguas superficiales” ya que, recuerda, la Junta únicamente toma los datos de estaciones de la red de las confederaciones hidrográficas, que disponen de muy pocos puntos de muestreo, “obviando otras fuentes fiables como son las analíticas de potabilidad de agua que realiza la Consejería de Sanidad”.

Así, explican que varios municipios donde se supera el umbral de 50 mg/L de concentración de nitratos (valor máximo permitido por la Organización Mundial de la Salud y la Directiva Europea 91/676/CE, para prevenir el efecto tóxico a corto plazo por la producción de metahemoglobinemia) no han sido incluidos en esta ampliación.

De hecho, hay casos conocidos, en la provincia de Cuenca, fuera de las zonas declaradas como vulnerables donde, sostienen, “la actividad de la ganadería industrial, ha producido la contaminación de acuíferos y ha afectado a las captaciones para abastecimiento a poblaciones como en Carboneras de Guadazaón o Torrejoncillo del Rey, donde existe además una Sentencia del 15 de enero de 2018 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que lo avala.

Sobre la gestión de purines, proponen incentivar otros métodos en la gestión del purín porque, apuntan, “la valorización como fertilizante sin ningún tratamiento intermedio conlleva otros problemas como los olores, contaminación por amoniaco y metano y propagación de plagas (moscas)”. También abogan por establecer procedimientos más estrictos para su valorización como fertilizante orgánico.

En este sentido proponen fijar en los programas de actuación en las zonas vulnerables a nitratos un procedimiento reglado para el acto de vertido en el que se comunique anualmente, bien al órgano ambiental o al sustantivo (ayuntamiento), las fechas de aplicación, las parcelas, el cultivo, la dosis... así como el resto de datos que permitan llevar un control efectivo de la gestión del purín. “Y que estos datos se contrasten con la solicitud única de la PAC y en la medida de lo posible con inspecciones en campo”.

Datos desactualizados que no tienen en cuenta el crecimiento de las macrogranjas

Otro de los puntos que denuncia la Plataforma es que el informe que sustenta la ampliación de zonas contaminadas por nitratos usa datos “desactualizados”.

Por ejemplo, usa muestras de agua de un periodo entre 2012 y 2015 y los datos de la cabaña ganadera tienen más de 11 años, ya que fue en el año 2009 la última vez que la Junta actualizó dichos datos.

“Desde entonces, se ha producido una proliferación desmesurada de macrogranjas porcinas en esta región, y en particular, en la provincia de Cuenca, el principal causante del incremento reciente de la contaminación de acuíferos en esta provincia”, subrayan.

A pesar de ello, se han declarado 6 nuevas áreas contaminadas por nitratos en la provincia de Cuenca, pertenecientes a 13 términos municipales, incluyendo la ‘Reserva Natural Complejo Lagunar de Ballesteros’ y parte de la ‘Microrreserva Complejo Lagunar del río Moscas’.

Pueblos Vivos Cuenca reclama que se incluyan en Zonas Vulnerables aquellos municipios que muestran valores que superan el umbral de 50 mg/L de concentración de nitratos como son Arcas del Villar (47 a 61 mg/L), Carboneras de Guadazaón (48 a 57 mg/L), Las Valeras (50'9 a 67'3mg/L), Monteagudo de las Salinas (50 mg/L) y Torrejoncillo del Rey que tiene valores superiores a 50 mg/L en varias captaciones.

A estos, aventuran, podrían sumarse otros, ya los datos no son públicos, en concreto “los datos de las analíticas de potabilidad de agua realizadas por la Consejería de Sanidad en los municipios de la provincia de Cuenca”.

Reclaman más rigor en las autorizaciones ambientales

Además, la plataforma exige que la Junta sea “más rigurosa” en los procedimientos de autorización ambiental de explotaciones porcinas de gran capacidad cuando se proyectan en zonas vulnerables o en riesgo de serlo y que se vinculen las buenas prácticas a la condicionalidad en la PAC para que se cumplan realmente las directrices de los programas de actuación en zonas vulnerables.

Asimismo, Pueblos Vivos Cuenca considera que “con esta dejadez de funciones por parte de la autoridad pertinente”, se está vulnerando el artículo 45 de la Constitución Española: “Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo”.

Otra de sus peticiones pasa por conseguir que la aplicación de las directrices que marcan los programas de actuación en zonas vulnerables se lleven realmente a la práctica. Principalmente en lo que respecta a los programas de fertilización, que actualmente sólo son recomendaciones.

Quieren que se vinculen las buenas prácticas a la condicionalidad en la PAC, “que realmente es su finalidad” así como ampliar la red de control de nitratos a sondeos o manantiales ya existentes como los de abastecimiento a poblaciones.

Etiquetas
Publicado el
5 de octubre de 2020 - 13:50 h

Descubre nuestras apps

stats