La portada de mañana
Acceder
La mala ventilación en escuelas augura un invierno de abrigos en clase
Los barrios más ricos se enriquecieron casi el triple tras la crisis
Opinión - La tentación de jugar con el fuego de Vox, por Olga Rodríguez

Una enfermera o una anciana que venía de una residencia, posible origen del brote en el Hospital Río Hortega en Valladolid

Entrada del Hospital Río Hortega (Valladolid).

Una enfermera procedente de Madrid que viajó a Valladolid para cuidar a su abuela y una paciente que venía de una residencia de ancianos con infectados por COVID-19 podrían ser el origen del brote en el Hospital Río Hortega de Valladolid que mantiene aislada el área de Neurología y Neurocirugía.

El contagio se detectó el pasado martes, en una paciente de una planta ‘no Covid’, la que corresponde a Neurología y Neurocirugía, que había dado negativo en todas la pruebas anteriores realizadas durante su ingreso, según la Consejería de Sanidad. Esta paciente había tenido dos ingresos y es residente de Ballesol, una residencia de ancianos donde se ha registrado un nuevo brote de coronavirus, según ha podido saber este diario.

Tras este positivo se activó de manera inmediata el protocolo de aislamiento y control que implica, entre otras acciones, la realización de PCR a los profesionales, pacientes y visitantes que han tenido contacto con este caso. Con las pruebas se confirmaron como positivos tres profesionales, dos sanitarios, auxiliar y enfermera, y uno no sanitario, perteneciente al personal de limpieza, además de otros cuatro pacientes, y el caso detectado de manera inicial. Tras la localización de las personas afectadas y la puesta en marcha de las medidas epidemiológicas necesarias, el brote, asegura Sanidad "está controlado".

Hasta el momento sólo se conocen estos ocho positivos. Desde la Consejería, aunque no apuntan al origen de los contagios, reconocen que una de las pacientes positivas es la compañera de habitación de la paciente ‘cero’ de este brote y que recibió, estando ingresada, el cuidado durante varios días de una familiar que venía de otra ciudad.

En el momento en que resultó positiva la PCR de la persona ingresada (que no es el caso ‘cero’ del brote, sino su compañera de habitación) se procedió, tal y como se establece epidemiológicamente en los estudios de casos, a avisar a sus contactos directos; siendo uno de ellos la familiar, que había viajado al País Vasco por motivos laborales. Una vez allí, se confirmó su positivo.

Excepciones en la movilidad

Aunque los desplazamientos entre provincias y entre Comunidades Autónomas no están permitidos, el cuidado de un familiar sí es una de las excepcionalidades de la restricción de la movilidad. La Junta es además muy estricta en este punto, y por eso mantiene en fase dos a Salamanca, Ávila, Soria y Segovia, provincias cercanas o con relación con Madrid a las que considera en riesgo. Uno de los primeros focos en Castilla y León se produjo en Miranda de Ebro, tras un contagio masivo entre asistentes a un velatorio en Haro (La Rioja).

Además de los afectados por este brote, hay cuatro celadores con PCR positiva por coronavirus "en los últimos días", pero la Consejería asegura que no tienen "ninguna relación epidemiológica con el brote mencionado", que se ha producido en una planta concreta y que permanece delimitada.

El centro hospitalario vallisoletano también mantiene en aislamiento domiciliario a varios profesionales sanitarios más que, aunque tienen una PCR negativa y por lo tanto no son casos activos de Covid-19, han trabajado en la planta donde se ha producido el brote. Estos trabajadores se irán reincorporando a sus puestos tras pasar el tiempo establecido por el Ministerio de Sanidad como medida de prevención.

Etiquetas
Publicado el
18 de junio de 2020 - 22:58 h

Descubre nuestras apps

stats