La portada de mañana
Acceder
Los socios del Gobierno aprietan para que cumpla sus compromisos
Sanitarios con COVID persistente: una dolencia poco reconocida
Opinión – Tira para adelante, Pedro, por Antón Losada

La sala del TSJ de Castilla y León reclama vigilantes de seguridad en los juzgados tras el ataque a una jueza de Segovia

El hombre detenido por agredir supuestamente a la jueza titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Santa María la Real de Nieva (Segovia), es conducido por agentes de la Guardia Civil, a declarar al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, número 5, de la capital.

La Sala de Gobierno del TSJ de Castilla y León, en su última reunión celebrada esta semana, ha reclamado al Ministerio de Justicia, vigilantes de seguridad en los juzgados después de analizar una serie de informes recibidos respecto a la situación de inseguridad de los partidos únicos -especialmente del documento elaborado por el presidente de la Audiencia Provincial de Segovia-.La petición formal se produce un mes después del ataque sufrido el pasado 1 de diciembre por la magistrada Sonsoles Sanchidrián Velayos en Segovia.

El alto tribunal de Castilla y León ha recordado al Ministerio de Justicia que tiene encomendada la custodia de las sedes judiciales y de las personas, y le ha requerido para que contrate a los vigilantes de seguridad necesarios para cumplir con su obligación. Los escritos analizados por la Sala han coincidido en que se establezca un servicio de vigilancia en las sedes de aquellos partidos judiciales que cuentan con un único Juzgado de Primera Instancia e Instrucción. De manera significativa, se ha tenido en cuenta el informe remitido sobre el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Santa María la Real de Nieva (Segovia),

La Sala ha resaltado que en los últimos años ha elaborado expedientes gubernativos por alteraciones del orden público en sedes judiciales y ha dictado acuerdos en los que solicitaba proteger dichos edificios. En concreto, había advertido del peligro que suponía que Juzgados situados en núcleos rurales y ajenos a cualquier tipo de medida de protección no tuviesen el auxilio de vigilantes de seguridad.

"La situación más hiriente", señala la Sala, "se produjo hace tan sólo unos días en la sede judicial de Santa María la Real de Nieva. Al concluir su jornada, la juez titular fue objeto de una agresión por parte de un litigante al que había sido notificada el día anterior una resolución dictada por ella. El atentado se produjo en las inmediaciones de la sede y continuó en el interior de la misma, en la que la juez trató de refugiarse. Las heridas por arma blanca de carácter grave determinaron su ingreso en un centro hospitalario durante once días, un hecho que según el Tribunal “pudo haberse evitado de existir la reclamada medida”.

Como consecuencia de estos lamentables hechos, la Gerencia Territorial adscribió al día siguiente del suceso a un vigilante privado para dar cobertura a la necesidad de seguridad por un periodo de veinte días. Sin embargo, justo un día después recibió la orden expresa por parte del Ministerio de Justicia para que anulase dicha medida. Desgraciadamente, este caso no ha sido el primero. Como antes se indicaba, en los últimos años han acaecido situaciones similares en distintos partidos judiciales de la comunidad (Sepúlveda, Vitigudino, Villablino, Puebla de Sanabria, Almazán o Briviesca) que “hacían presagiar un hecho de las dimensiones sufridas en Santa María la Real de Nieva”.

Segovia, la más desprotegida

La Sala ha resaltado además que, en las ciudades en las que la dispersión de sedes es “una triste realidad” -Segovia es una buena muestra de ello-, existen Juzgados en los que tampoco hay medida de seguridad alguna. Se trata del Juzgado de Menores, del Contencioso-Administrativo, del Social, de los Penales y del Primera Instancia e Instrucción 5, situados en locales distintos y alejados del Palacio de Justicia. Todos se encuentran en la misma situación de precariedad y son susceptibles de sufrir hechos similares a los ocurridos en Santa María ya que resultan insuficientes las contadas medidas adoptadas en alguno de ellos como la instalación de circuitos cerrados de televisión con videograbadores, monitores y cámaras.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats