Catalunya cierra perimetralmente las comarcas de la Cerdanya y el Ripollès por el avance de la pandemia

Entrada a Llívia, en la Cerdanya, desde Puigcerdà

El Govern catalán ha anunciado este martes el cierre perimetral de las comarcas de la Cerdanya y el Ripollès, situadas en el norte de la comunidad. Solo se podrá entrar y salir de estas dos comarcas por motivos laborales y la restauración y las instalaciones deportivas interiores también permanecerán cerradas. La resolución entra en vigor este martes a las 0 h y durará 15 días, hasta el día de reyes, según ha anunciado el Govern. En estas dos comarcas tampoco habrá espectáculos culturales y solo los museos, bibliotecas y salas de exposición permanecerán cerrados. Las pistas de esquí permanecerán abiertas aunque sin servicio de cafetería.

Catalunya permitirá la movilidad de familiares y allegados durante la Navidad pero restringe los horarios de la hostelería

Catalunya permitirá la movilidad de familiares y allegados durante la Navidad pero restringe los horarios de la hostelería

La Cerdanya (17.000 habitantes) tiene una incidencia acumulada de 1.811 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Esto supone seis veces más que la media catalana. Lo que alarma a Salut, además, es que el riesgo de rebrote está en 4.081 cuando la media catalana es de 357. El Ripollès (25.000 habitantes) también presenta uno de los peores datos de Catalunya con 1.399 casos por cada 100.000 habitantes y un riesgo de rebrote de 1.858.

La consellera de Salut, Alba Vergés, ha anunciado estas medidas "excepcionales" ante la situación epidemiológica en estas dos comarcas, cuya población suele aumentar notablemente durante los días navideños. Según ha explicado el Govern, durante las últimas semanas creen que ha habido un aumento de interacción en estas dos comarcas y, si bien no tienen datos disponibles, tienen la "percepción epidemiológica" de que la población ha aumentado.

Vergés ha destacado la situación "muy complicada" tanto en el hospital de Campdevànol, donde ha habido un brote que ha afectado a 21 profesionales y ha obligado a derivar a pacientes a ciudades como Olot o Girona. En el hospital de la Cerdanya hay 10 profesionales aislados y durante los últimos días han tenido que habilitar más camas para aislar a pacientes ante los "ingresos persistentes" de positivos por Covid-19.

Vergés ha recordado que ambos hospitales son centros pequeños y sin unidades de críticos y que deberán derivar pacientes si la situación sigue complicándose. Este martes había en Campdevànol 22 ingresados por Covid-19 y 11 en el hospital de la Cerdanya. “Es una acción absolutamente necesaria”, ha defendido la consellera sobre el cierre.

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha explicado que el confinamiento perimetral contemplará las “excepciones habituales”. Estas son que los ciudadanos podrán entrar y salir de la Cerdanya y Ripollès por razones laborales, sanitarias, educativas, para cuidar de mayores y otros dependientes y para volver a su hogar habitual o al de un familiar “de forma justificada”. Sàmper también ha precisado que los transportistas y particulares que deban transitar por las comarcas para ir a otros puntos de Catalunya lo podrán hacer.

La Generalitat ya dio marcha atrás en su plan de desescalada y endureció este lunes algunas de las restricciones que se mantienen en la comunidad desde hace dos meses. Se limitó aún más el horario para la hostelería -que solo puede abrir en dos franjas durante la mañana y el mediodía- aunque no se restringieron los desplazamientos durante todas las fiestas para ver a familiares y allegados y acudir a segundas residencias o establecimientos hoteleros.

Etiquetas
Publicado el
22 de diciembre de 2020 - 21:10 h

Descubre nuestras apps

stats