eldiario.es

9

Cómo y por qué Cómo y por qué

Cómo convertir a un conservador en progresista... y viceversa

¿Podemos decir que conservadores y progresistas tienen cerebros diferentes? Y si fuera así, ¿se puede convertir a unos en otros? La ciencia tiene la respuesta.

Primera entrega de Cómo y por qué, una nueva sección en la que se explican temas de actualidad utilizando la ciencia 

En general sabemos distinguir a una persona conservadora de otra progresista. Los conservadores se oponen a la inmigración, al aborto, a los impuestos y al matrimonio gay, y quieren más privatizaciones y penas más duras para los criminales. Los progresistas están a favor de la aumentar los impuestos a la rentas más altas, quieren igualdad de derechos, más servicios públicos, y están en contra de la pena de muerte, por ejemplo.

Son ideas diferentes y a veces opuestas, pero ¿podemos decir que tienen cerebros diferentes? Y si fuera así, ¿se puede convertir a un conservador en progresista? ¿Y al revés, convertir a un progresista en conservador?

Científicos de todo el mundo han estudiado esta posibilidad y se han encontrado con que, en efecto, hay diferencias muy claras entre los cerebros de las personas conservadoras y progresistas.

Con un escáner de resonancia magnética se observó que los participantes progresistas cuentan en su cerebro con más materia gris en una zona llamada cortex del cíngulo anterior. Esta es la parte del cerebro que sirve para detectar errores, el control de los impulsos, evaluar socialmente a los demás y cambiar de opinión. Por el contrario, cuando los voluntarios eran conservadores, tenían más desarrollada la amígdala, la parte del cerebro que procesa el miedo y la ansiedad.

Las personas conservadoras tenían reacciones más intensas ante las amenazas, fueran reales o imaginarias, y prestan más atención las cosas negativas que a las positivas.

Por ejemplo, en un estudio se decía a los participantes que durante la prueba podrían recibir una descarga eléctrica. En realidad, luego no se les hacía nada. Lo que se vio es que la simple amenaza hacía que la amígdala de los más conservadores se volviera hiperactiva. Mucho más que la de los participantes progresistas.

La trampa del miedo

Los científicos saben desde hace tiempo cómo convertir a las personas progresistas en conservadoras: basta con meterles miedo.

En un experimento se pidió a algunos participantes progresistas que rellenaran un cuestionario hablando sobre cómo veían su propia muerte. Otro grupo no tuvo que responder a estas preguntas.

Después se les hicieron a todos preguntas sobre el aborto y la pena capital. Quienes habían imaginado su propia muerte dieron respuestas mucho más conservadoras que los demás.

Ninguna sorpresa, entonces, cuando en todo el mundo el discurso conservador se centra en el miedo: miedo a los inmigrantes, a la pérdida del poder adquisitivo, miedo a quienes son diferentes, miedo a las ideas nuevas.

¿Sería posible hacerlo al revés y convertir a un conservador en progresista? Este es el experimento que se llevó a cabo en la universidad de Yale. En este estudio también se incluía un cuestionario en el que se preguntaba a los participantes por temas espinosos, como el matrimonio gay, el aborto, la inmigración o el feminismo. Sin embargo, antes se les había pedido que respondieran a otra pregunta: ¿Qué superpoder te gustaría tener? 

Para responderla, podían elegir entre el poder de volar o el de ser totalmente invulnerables. Entre quienes eligieron como su superpoder la posibilidad de volar no hubo variaciones, pero los participantes más conservadores que optaron por ser invulnerables se hicieron más progresistas y tolerantes. Solo con sentirse más seguros.

Esta respuesta coincide con un estudio anterior, también de Yale, en el que a los participantes se les daba información sobre la epidemia de gripe aviar. Antes de contestar preguntas políticas, se ofrecía a un grupo de participantes gel desinfectante para las manos, y a otros no.

Quienes se sentían seguros después de ponerse el gel tenían una actitud más tolerante hacia la inmigración. En definitiva, las creencias políticas más radicales están dictadas por un instinto básico de supervivencia y respuesta a las amenazas.

Precisamente por este motivo, la confrontación no parece ser la mejor forma de hacer que estas personas cambien de idea, ya que se reafirmarán más en sus creencias. Pero de esto hablaremos otro día.

Lo que dice la ciencia

Dorsal Anterior Cingulate Cortex Responses to Repeated Social Evaluative Feedback in Young Women with and without a History of Depression
La corteza cingulada anterior dorsal (dACC) se contrae cuando una persona es socialmente rechazada o evaluada negativamente.

Neurocognitive correlates of liberalism and conservatism.
Probamos la hipótesis de que estos perfiles se relacionan con las diferencias en el funcionamiento neurocognitivo general y encontramos que un mayor liberalismo se asoció con una mayor actividad del cingulado anterior relacionada con el conflicto, lo que sugiere una mayor sensibilidad neurocognitiva a las señales para alterar un patrón de respuesta habitual.

Political orientations are correlated with brain structure in young adults.
Encontramos que un mayor liberalismo se asoció con un mayor volumen de materia gris en la corteza cingulada anterior, mientras que un mayor conservadurismo se asoció con un mayor volumen de la amígdala derecha. Estos resultados se replicaron en una muestra independiente de participantes adicionales. 

Differences in negativity bias underlie variations in political ideology
En comparación con los progresistas, los conservadores tienden a registrar mayores respuestas fisiológicas a tales estímulos y también a dedicarles más recursos psicológicos.

Conservatism and the neural circuitry of threat: economic conservatism predicts greater amygdala–BNST connectivity during periods of threat vs safety 
Los resultados sugieren que el aumento de la conectividad entre el núcleo amígdala-lecho de la estría terminal durante una amenaza puede ser un correlato neural clave del sesgo de negatividad mayor encontrado en el conservadurismo.

Threat causes liberals to think like conservatives (Las amenazas hacen que los progresistas piensen como conservadores)
En el Estudio 2, tras una amenaza de mortalidad, los estudiantes liberales mostraron tanta convicción en sus actitudes hacia la pena capital y el aborto como lo hicieron los conservadores. En el Estudio 3, después de una amenaza de mortalidad, los estudiantes liberales se volvieron tan poco partidarios de los homosexuales como lo fueron los conservadores. Los hallazgos de que los liberales se vuelven más conservadores desde el punto de vista político y psicológico después de las amenazas, proporcionan apoyo experimental para afirmar que el conservadurismo es una forma básica de cognición social motivada.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha