La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

El acusado por amenazar a una pareja gay niega el delito de odio: “Nadie se metió con ellos, quizás alguna palabra tonta”

El joven, en el banquillo de los acusados en la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Antonio M. C., el joven acusado por los presuntos delitos de odio y de amenazas a una pareja gay en una autobús público en Valencia, ha negado los hechos. Sólo ha reconocido que “puede ser” que “alguna palabra tonta” pudo “sentar mal” a la pareja de homosexuales en un vehículo de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia el 7 de noviembre del 2021. “Estábamos hablando entre nosotros, nadie se metió con ellos, nadie iba en contra de nadie”, ha asegurado.

En un primer momento, según el Ministerio Fiscal, el grupo de jóvenes que acompañaba al acusado habrían insultado por su condición sexual e incluso propinado patadas a la pareja. Después de bajar del autobús, se encontraron de nuevo en un centro comercial donde los dos jóvenes alertaron a los vigilantes de seguridad de que estaban siendo amenazados por el mismo grupo. Agentes de la Policía Nacional detuvieron al joven.

El acusado incluso ha dicho que fueron los dos jóvenes gays los que agredieron al grupo y ha insistido en que no tiene nada en contra de los homosexuales. Uno de los supuestos agredidos ha relatado los comentarios que les habrían lanzado: “Nos tendrían que matar” y “con una hostia nos tienen que espabilar”. También ha declarado que recibieron patadas antes de poder bajar del autobús.

El testigo ha asegurado que, tras el encontronazo en el bus, los jóvenes fueron corriendo hacia ellos pronunciando expresiones como “vamos hacia los maricones”. El joven ha dicho que no reclama responsabilidad civil alguno, sólo una orden de alejamiento del acusado. El otro testigo no recordaba quién le agredió ni tampoco los insultos. También ha dicho que que no tuvo lesiones.

El “vocerío”

Los vigilantes de seguridad del centro comercial han recordado el “vocerío” que provocaban ambos grupos y han reseñado algún comentario homófobo. Uno de los dos profesionales ha declarado que el acusado estaba “alterado”.

Los amigos del joven que se sentaba en el banquillo de los acusados han asegurado que en ningún momento agredieron a la pareja gay. Uno de los amigos, que ha declarado como testigo, también ha declarado que los dos jóvenes intentaron agredirle.

El fiscal ha argumentado que los insultos hacia la pareja tenían “contenido homófobo” y ha asegurado que el acusado “ha mentido”. También se ha referido a su actitud durante la vista oral, “nervioso e intranquilo”. Si bien ha reconocido que la segunda víctima “venía amnésica”, ha considerado que “es lógico”.

El letrado de la defensa, por su parte, se ha referido a las imágenes de las cámaras de videovigilancia del autobús, que se han reproducido durante el juicio: “No hemos observado que nadie le impidiera el paso ni patadas. No hay agresión”. El abogado ha justificado el encontronazo por la “sangre caliente” de la “gente joven”. “No existe el componente de odio necesario y, tras el visionado de las imágenes, queda claro lo infundado de la acusación”, ha concluido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats