Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Xúquer Viu ve en la retirada de fauna piscícola por falta de agua en los embalses el fracaso de la planificación hidrológica

Embalse de Beniarrés.

Toni Cuquerella

0

El colectivo ecologista Xúquer Viu ha criticado la medida anunciada este lunes por la CHJ (Confederación Hidrográfica del Júcar) de que se retirará fauna piscícola en varios embalses de la demarcación para evitar un colapso ante la disminución de los niveles de oxígeno a causa de la sequía. Según Xúquer Viu la situación a la cual se ha llegado “pone de manifiesto el rotundo fracaso de la planificación hidrológica y de la gestión del medio natural llevadas a cabo hasta ahora”, medida que además apuntan que tiene la autorización de la Conselleria de Medio Ambiente.

Ambas entidades han mantenido una reunión telemática donde la CHJ explicaba que los niveles de oxígeno disuelto en varios embalses se encuentran menguando a consecuencia de la reducción de caudales almacenados, las elevadas temperaturas y el deterioro del estado químico de las aguas. La situación es particularmente grave en los embalses de Beniarrés (Serpis) y de Ulldecona (Sènia), los cuales se encuentran al 17% y 1% de su capacidad, respectivamente, y presentan un elevado riesgo de mortandad de peces por carencia de oxígeno y agua. El proceso de putrefacción asociado podría afectar la calidad de fuentes de abastecimiento a población.

Ante esta circunstancia, la Confederación ha planteado la (des)pesca de los pescados: 90 toneladas en el caso de Beniarrés y 25 toneladas en el caso de Ulldecona, de los cuales el 95% es fauna exótica. Según aseguran los encargados de la operación, se procedería de una manera “selectiva” a retirar los pescados invasores y a devolver a los embalses la fauna autóctona que, según afirman, podría sobrevivir con la poca agua y oxígeno disponibles.

Xúquer Viu cuestiona la actuación afirmando que a la hora de evaluar el estado ecológico de los embalses, la planificación hidrológica no ha tenido ni tiene en cuenta si hay peces o no, y menos todavía si son especies exóticas o autóctonas. Así, por ejemplo, afirman que el Plan de Cuenca aprobado en 2023 establece que el embalse de Ulldecona “tiene un potencial ecológico bueno o muy bueno, cuando en realidad el 95% de la fauna piscícola es invasora, un claro indicador de una mala situación ecológica”. Por eso lamentan que “la ceguera a la hora de analizar la salud de nuestros ecosistemas lleva a que ninguno de los planes hidrológicos aprobados hasta ahora (1998, 2014, 2016 y 2023) hayan incorporado medidas para revertir el grave problema de proliferación de fauna exótica invasora en los embalses (y, prácticamente, en ninguno de los ríos) de la Demarcación Hidrográfica del Júcar, que año tras año no hace más que empeorar”.

Así alertan también que “la invisibilidad de los peces como elementos de calidad ecológica a preservar también se ha manifestado en el manejo insostenible de los volúmenes de agua de los embalses y su contaminación con nutrientes -tanto en situaciones de normalidad como en situaciones de sequía-”. Por eso critican que “los embalses se han gestionado cómo si no hubiera peces, hasta que la tozuda realidad de la carencia de precipitaciones y la reconcentración de contaminantes nos ha puesto frente las consecuencias previsibles de una mortandad masiva de pescados y una potencial contaminación por putrefacción absolutamente inalcanzables. Es entonces cuando, tarde y mal, se plantean medidas urgentes como las propuestas en estos dos embalses”.

Pero Xúquer Viu también ha tenido críticas para la Generalitat lamentando la “carencia de acción” en relación con la salud de los ecosistemas acuáticos, especialmente en el caso del embalse de Ulldecona que es un espacio protegido incluido en la Red Natura 2000 (lugar de interés comunitario y zona de especial protección para las aves), “para el cual hace más de una década tendría que haber definido los objetivos de conservación de biodiversidad y el correspondiente plan de gestión, que, entre otras cosas, tiene que determinar las medidas para revertir la proliferación de especies invasoras y garantizar los requerimientos hídricos para su conservación”. También se ha señalado “la ineficacia de las medidas puestas en marcha por la Generalitat Valenciana para reducir la contaminación por nitratos de origen agrario en embalses como el de Beniarrés”.

Por todo esto, consideran que la situación actual es “una muestra más de la gestión insostenible derivada de la sobreexplotación planificada de las cuencas hidrográficas de nuestro territorio, que no se ha querido corregir a lo largo de los últimos 25 años, y es imprescindible corregir, como hemos reivindicado repetidamente en todos los procesos de planificación con escaso éxito hasta ahora”.

Exigencias

Ante la situación de urgencia actual, Xúquer Viu exige a la CHJ y a la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio “que actúen con la máxima celeridad, coordinación y eficacia para evitar el deterioro todavía mayor de los ecosistemas acuáticos de los embalses de Beniarrés y Ulldecona; transparencia respecto a la aplicación y resultados de las medidas propuestas; y, que prevengan la necesidad de aplicar medidas comparables en otros embalses en riesgo”.

Así mismo piden que tanto la administración central como la administración autonómica “se tomen seriamente su obligación conjunta y compartida de protección y restauración de la salud de los ecosistemas acuáticos, y se ponen a trabajar desde ya en proyectos integrales y a largo plazo para revertir la proliferación de especies invasoras y recuperar la calidad ecológica de las masas de agua; así como incorporar las necesidades de la vida piscícola en la planificación y gestión hidrológica”.

Etiquetas
stats