Comunidad Valenciana Blogs y opinión

Sobre este blog

Secció de cultura de l'edició valenciana d'eldiario.es

Una azotea de cine

Karo Poghosyan, Borja Aracil, José Ramón Pinilla, Daniel Serra, Adrián Lluch y Pablo Font, de la Troupe. / Jesús Císcar

Un documental sobre el conjunto arquitectónico de la Universidad Laboral de Cheste y otro sobre los 700 años de la carta puebla de esta localidad serán las dos primeras historias con las que se estrene la recién nacida productora valenciana La Troupe. Sus componentes son un grupo variopinto de jóvenes entre 22 y 28 años que han decidido dar un vuelco radical a sus carreras para dedicarse al mundo del cine.

Sus formaciones nada tienen que ver con esta película. O quizás sí. Se conocieron de adolescentes en el Instituto Cid Campeador de València, en Patraix, porque algunos hacían teatro y otros jugaban a hacer películas, y no tardaron en darse cuenta de que todos querían dedicarse al cine. “De pequeños hacíamos cine mudo porque la cámara no grababa el sonido o montábamos cortos de stop motion con imágenes sucesivas de un único megapíxel”, cuenta Daniel Serra, el director de esta Troupe.

Poco después apareció una cámara con más calidad y comenzaron a reunirse en la azotea del edificio de la casa de Daniel “para escribir guiones y hablar de sueños sin padres delante”. Así, con la cámara nueva y junto a sus amigos y compañeros del instituto Adrian Lluch, Karo Poghosyan, Jose Ramón Pinilla y Pablo Font -actuales miembros de la Troupe-, consiguieron hacer una primera película de 90 minutos, un cortometraje y participaron en un encuentro de jóvenes del festival Cinema Jove.

Ilusionados, continuaron haciendo cortos y películas caseras hasta que llegó el momento de dejar el instituto y, en su caso, elegir una carrera para los próximos años. Pese a su interés por el séptimo arte, se matricularon en la universidad en ciencias tan dispares como matemáticas, arquitectura, biología, historia o psicología “porque del cine no se vive”. “Mientras estudiábamos la carrera no hicimos ningún cortometraje en cinco años. Me encontraba a mí mismo viendo making offs en Youtube cuando debería estar estudiando la reacción en cadena de la polimerasa”, cuenta Daniel, graduado en Biología.

Ya con un título “serio” bajo el brazo, llegó el gran momento de buscar un trabajo: “Del cine no se vive, pero de la biología tampoco, así que empecé a trabajar en bares y comedores de colegios para pagarme una escuela de cine”, expresa. Actualmente Daniel es estudiante del máster Filmmaker para Cine y nuevos medios en el Centro de Estudios Superiores Barreira, la única sede fuera de Italia del Centro Sperimentale di Cinematografia de Roma, considerada una de las mejores escuelas de cine del mundo.

Es en esta escuela de cine donde conoció hace un año a Borja Aracil, una pieza clave en la decisión definitiva de formar la Troupe con sus amigos del instituto. “A mí también me dijeron que terminara la carrera y que luego hiciera lo que quisiera”, dice Borja, licenciado en Arquitectura en la Universidad Politécnica de València y actualmente director de arte. Junto con Daniel, son los únicos sin formación audiovisual en su actual máster. “Ambos huíamos de los años donde no pudimos hacer cine”, asegura su compañero.

Una suma de carreras y particularidades

Sobre el proyecto que tienen en marcha en el complejo de Cheste, explica Borja Aracil, entrevistarán a personas que han estudiado su arquitectura y grabarán planos que muestren la “belleza intrínseca” del edificio en el 50 aniversario de su creación. En cuanto al documental de los 700 años de la carta puebla de Cheste, participarán historiadores, sobre todo profesores de la Universidad de València, y también documentarán “la esencia” de la Cheste actual, su cotidianidad, con imágenes costumbristas de agricultores en la huerta, la vida del mercado o el bullicio de sus bares.

“No hay tanta diferencia entre contar historias en un documental o en una clase de historia”, afirma José Ramón, graduado en Historia y, actualmente, ayudante de producción. Si bien cada uno de ellos se ha formado en ámbitos tan dispares como las matemáticas o la psicología, ninguno ve grandes diferencias entre sus carreras y lo que podrán sumar en esta productora y, pese a que todos coinciden en el privilegio que supone haber podido estudiar una carrera en la universidad, también destacan la falta de oportunidades y perspectivas de futuro de sus respectivas profesiones y la dicotomía que supone elegir “una carrera seria” o intentar cumplir tus sueños.

Sobre sus proyectos, avanzan que llegan para hacer cine inclusivo, arriesgado, sin ataduras, en el que “no habrá ningún señor con traje que influya”. De momento, han publicado Deliria, un pequeño cortometraje rodado en dos días en el que dos chicas jóvenes se atraen, y donde han participado muchas otras personas que forman parte del proyecto como Carla Salmerón, Noelia Sancho o Laura Bolaños.

“Siempre hemos hablado en esta azotea de montar una productora y lo irónico es que lo hemos hecho en 2020, en medio de una pandemia mundial”, recalca Adrián, ayudante de cámara, matemático y músico creador de las futuras bandas sonoras de la Troupe. No obstante, y pese a las circunstancias, han decidido sumar sus peculiaridades e iniciar esta “aventura irónica” que empezó a escribir su guion cuando apenas eran unos niños jugando a hacer cine desde una azotea de Patraix.

Sobre este blog

Secció de cultura de l'edició valenciana d'eldiario.es

    Autores

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 19:27 h

Descubre nuestras apps