La portada de mañana
Acceder
Casa Real hace otro simulacro de transparencia sin las donaciones al emérito
Las tretas para colocar en el Senado a políticos sin pasar por las urnas
'Operación “Moncloa para la derecha-ultra-derecha”', por Rosa María Artal

Encuestas

El pasado 9 d’octubre, un reconocido medio de comunicación publicaba una encuesta en la que reflejaba un claro cambio de tendencia en el País Valencià. Los datos más significativos eran el desplome que experimenta la marca del Partido Popular, y el crecimiento comparativo del Partido Socialista respecto al conjunto de marcas políticas. Por primera vez en muchos años, se empieza a evidenciar que el Partido Popular perdería su hegemónica mayoría absoluta, a la vez que el Partido Socialista empieza a convertirse en una alternativa de gobierno real.

Más allá de lo que pueda opinar la comunidad científica en cuanto a los aspectos técnicos y metodológicos en el diseño y aplicación de un estudio de opinión público sobre la situación política: cuestiones asociadas al sesgo muestral, a su afijación por cuotas, a la técnica empleada, etc… lo cierto es que esta encuesta evidencia el sentir de la sociedad valenciana, esto es, la decepción y el desengaño. Se evidencia el descontento hacia el actual ejecutivo valenciano.

La política salvaje de “reajustes” ejercida por el Gobierno de España y el de la Generalitat Valenciana en estos dos últimos años no han dejado indiferente a la ciudadanía. El constante ejercicio de recortes en Sanidad, los recortes en Educación, la supresión de ayudas a la Dependencia para casos extremos, el ingente número de despidos y EREs en el sector público… han ido contribuyendo al cultivo de un enorme malestar social generalizado de las personas, y que a su vez, se ve acrecentado por a la actitud pasiva e inmovilista de los respectivos gobiernos nacional y autonómico a la hora de aplicar medidas que realmente contribuyan a la reactivación de la economía. Y lo más grave, que tanto sufrimiento no ha servido para nada.

Rectifico, sí que ha servido para algo: para crear una sociedad más injusta y más desigual. Que a lo mejor, tampoco es demasiado casual.

En esta Comunidad Valenciana atrás han quedado los tiempos en los que se ataban los perros con longanizas, en los que la prioridad eran los grandes eventos, generadores de mucha riqueza para unos pocos, aunque nos hiciesen creer que éramos los mejores a través de instrumentos propagandísticos como Canal 9. La nueva realidad describe a una sociedad desesperada, aturdida, hipotecada, que ha malgastado todos sus recursos y gobernada todavía por quienes han dedicado su esfuerzo al saqueo de lo público para beneficio propio.

El hartazgo es más que evidente, ya nadie se calla, ya nadie es indiferente ante los hechos. Y lo que se evidencia es que urge un cambio. Un cambio que no se ha de fundamentar en la figura de ningún superhombre, es más simple, la sociedad tras el empacho de corrupción aclama más bien un gobierno de mujeres y hombres honestos y con vocación de servicio dispuestos a trabajar por defender los derechos de los valencianos y dispuestos a luchar por una sociedad más justa, y que contribuyan a devolvernos el orgullo identitario como pueblo tan denostado a lo largo de estos últimos años.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats