El líder de la Gürtel, en el juicio de la visita del Papa: "Mi declaración supuso el cambio de gobierno y la moción de censura a Rajoy"

Francisco Correa, en el centro, entre Álvaro Pérez y Pablo Crespo.

El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha defendido este jueves en el juicio por los amaños en la contratación de la organización de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006 la inocencia de las personas que han trabajado con él en sus empresas y ha asegurado que cada vez que ha declarado ante un tribunal ha dicho la verdad. Ha subrayado que su declaración en el juicio por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) provocó "un cambio de Gobierno" y la moción de censura del expresidente Mariano Rajoy.

Así lo ha dicho a preguntas de la fiscal Anticorrupción Concepción Nicolás, en la que ha insistido en que su grupo "no es una organización criminal, como tanta veces viene a declarar la Policía". "Si es una organización criminal que baje Dios y lo vea", ha añadido.

"Yo como Paco Correa he hecho 'lobby' aquí y efectivamente he adjudicado muchas obras, pero la gente es honrada", ha recalcado, al mismo tiempo que ha asegurado que "es una barabridad lo que está ocurriendo aquí".

La declaración de Correa ha tenido lugar en la cuarta jornada del juicio, en la que el presidente del tribunal, el magistrado José Antonio Mora Alarcón, ha recordado a las partes que por instrucción del Consejo General del Poder Judicial por el coronavirus están "eximidos" de llevar toga.

Antes de iniciar el interrogatorio el magistrado también ha preguntado a Correa cómo se encuentra, después de que este miércoles le tuvieran que trasladar al hospital por una hernia inguinal. "Me encuentro un poco aturdido porque me han hinchado a calmantes", ha afirmado.

Tras ello, ha comenzado diciendo que "ha tratado de explicar muchas cuál es el origen del Grupo Correa" y ha lamentado que se le haya "colgado el sanbenito" porque en verdad comenzó trabajando con "varias personas". Así, ha reiterado que en ese momento no conocía a nadie del Partido Popular, y que en cualquier caso, en ese momento, tendría relación con el PSOE, pues participó tanto en la organización de las Olimpiadas de Barcelona y de la Exposición Internacional de Sevilla en 1992.

"Sólo hemos delinquido con el PP"

Según ha dicho Correa, en sus declaraciones judiciales ha dicho la "verdad" y no entiende por qué se considera que "sólo hemos delinquido con el PP" y no cuando ha trabajado con otras grandes empresas. Así, ha achacado su acusación en el caso Gürtel a que "esto sólo tiene un calado político".

"Estuve 14 horas declarando aquí y dije la verdad", ha dicho en referencia al juicio que celebró la Audiencia Nacional por los primeros años de la Gürtel, por la que fue condenado a 51 años y 11 meses. "Mi declaración supuso un cambio de Gobierno y de la historia de España. Se creó una moción de censura a Rajoy", ha añadido, debido a que esta sentencia dio por acreditado que la presunta 'caja B' del PP, que aún sigue investigándose en la Audiencia Nacional.

Así, ha pedido que alguien ponga "dique" y "cabeza a todo esto" y se cuente "la verdad" de lo que fueron los trabajos de sus empresas. "Cuando veo a Donald Trump diciendo lo que dice de los medios de comunicación, no sé si está bien o mal, pero es verdad. Lo que se dice aquí de Gürtel no es verdad", ha exclamado.

Correa ha continuado explicando por qué se decidió constituir Orange Market para trabajar en Valencia y ha indicado que se decidió cuando el expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps le dijo en la boda de la hija del expresidente del Gobierno José María Aznar que se iba a llevar a trabajar con él a Álvaro Pérez 'el Bigotes'.

Debido a que sus empresas ya habían dejado de trabajar con el PP en Madrid, acordó crear Orange Market para hacer eventos en Valencia, ha apostillado y ha hecho hincapié en que quería buscar como clientes a varias empresas y no sólo a los 'populares' valencianos.

Rajoy decidió no trabajar con empresas de Correa

Sobre por qué dejaron de realizar eventos para el PP a nivel nacional ha vuelto a señalar que una vez que Rajoy llegó a la Presidencia del partido decidió no volver a trabajar con las empresas de Correa por las malas relaciones que tenía con el número dos de la Gürtel, Pablo Crespo.

Pero en esta declaración ha incidido un poco más en este relato y ha contado que las discrepancias entre ambos nacieron cuando en una reunión regional de los 'populares', cuando aún estaba al mando Aznar, sentaron a Rajoy en el "gallinero". Ha narrado que normalmente a los asistentes se les sitúa por orden alfabético de apellido, pero que en el caso de éste, no sabían donde colocarle porque era ministro.

Ante las dudas, Crespo -exsecretario de Organización del PP de Galicia- preguntó a Xosé Cuiña, el que fuera mano derecha del exfundador del partido Manuel Fraga, y éste, que tampoco tenía buenas relaciones con Rajoy, le dijo que le pusiera en el "poleiro", ha apuntado. Ha agregado que aunque el 'número dos' de la Gürtel le pidió que perdón por carta al expresidente del Gobierno, éste le respondió que eso "no se volvería a repetir".

Etiquetas
Publicado el
12 de marzo de 2020 - 12:51 h

Descubre nuestras apps

stats