El hijo de Gerardo Rueda acusa al Pacte del Botànic de urdir el 'caso IVAM' para tumbar la “labor extraordinaria” de Consuelo Císcar

José Luis Rueda durante su declaración en el juicio del 'caso IVAM'.

El hijo del escultor Gerardo Rueda ha vuelto a cargar en el juicio por la venta al IVAM de copias de las esculturas de su padre contra varios personajes de primera línea del mundo del arte valenciano. La declaración de José Luis Rueda se ha retomado este lunes con una "disculpa" ante el tribunal por su efusividad a la hora de responder a las preguntas de la representante del Ministerio Fiscal. Sin embargo, aunque más calmado, el hijo de Gerardo Rueda ha repartido estopa, especialmente contra aquellos componentes del IVAM que no pasaron por el aro de su exdirectora Consuelo Císcar, quien también se sienta en el banquillo de los acusados.

José Luis Rueda, rodeado de las maquetas que se exponen en cada sesión del juicio ante la sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia, ha seguido la línea que mantuvo en su anterior declaración, asegurando que como heredero universal del artista podía ejecutar obra post mortem. "Ningún artista ni ningún heredero funde todo en vida", ha asegurado. Además, el hijo del escultor argumenta que cuenta con las indicaciones de su padre, a diferencia de otros herederos. "Conozco coleccionistas muy importantes, no digo nombres porque hay algunos vivos, y esa gente no tiene documentada ninguna obra", ha dicho.

El heredero, que conoció al artista a los 14 años, ha contado que Gerardo Rueda delegaba en él la negociación "con JP Morgan o con Juan March", en referencia a la Fundación March. La declaración de José Luis Rueda se ha convertido en una suerte de vendetta contra todos aquellos que considera enemigos de la obra de su padre. Así, considera que Raquel Gutiérrez, subdirectora del IVAM durante la etapa de Consuelo Císcar, "va a venir a mentir" (está citada como testigo") y que el director de la Agencia Valenciana Antifraude, Joan Llinares, "odiaba" a su padre, sin dar más detalles.

El hijo de Gerardo Rueda ha deslizado que el caso de la venta de las esculturas no se denunció hasta el 2015, "casualmente cuando cambió el Gobierno", en referencia al Pacte del Botànic que dio carpetazo a casi dos décadas de ejecutivos populares. Así, la denuncia tendría como objetivo "ir a por esa señora", enmarcada referencia a Consuelo Císcar, "que ha hecho una labor extraordinaria en el IVAM".

Aunque, por encima de todos, su rechazo más visceral se dirige contra Vicent Todolí, el comisario de arte valenciano con mayor proyección internacional, que dirigió la Tate Modern de Londres. La inquina de Jose Luis Rueda contra Todolí ha cruzado todos los límites cuando lo ha acusado de haber "pegado" al crítico Tomás Llorens, muy cercano a Císcar, durante la Bienal de Venecia. "Era un señor muy agresivo, profesionalmente le echan de todos sitios", ha afirmado justo antes de que la magistrada que preside el tribunal le cortara ante la línea que seguía la declaración.

José Luis Rueda se considera un "experto" en arte y, singularmente, en la obra de su padre, aunque ha reconocido que no acabó la carrera de historia del arte porque se aburría. "Yo tengo una colección de 3.000 obras, ¿qué me iba a enseñar un profesor de universidad?", se ha preguntado ante el tribunal. En el juicio afloran las interioridades del mundo del arte contemporáneo, incluyendo filias y fobias de todo tipo. El hombre considera que el 'caso IVAM' ha devaluado el precio de la obra heredada y ha lamentado que, a consecuencia de la instrucción, tuvo que anular exposiciones en el Louvre de Paris y en el Shanghai Center. "Esos señores, que es otro nivel, me estaban pagando tres millones de euros por escultura", ha declarado.

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2021 - 22:45 h

Descubre nuestras apps

stats