La portada de mañana
Acceder
Europa se conjura frente a Putin
Silencio y cabezas gachas en el colegio mayor de los cánticos machistas
OPINIÓN | 'No hay vertedero moral para tanto detritus', por Esther Palomera

Las llamas avanzan sin control en Bejís tras quemar 10.000 hectáreas, mientras la lluvia ayuda a contener el incendio de Vall d'Ebo

Un helicóptero libera agua en el incendio de Bejís.

Miguel Giménez

València —

0

A última hora de la tarde de este miércoles se ha reunido de nuevo el Cecopi (Centro de Coordinación Operativa Integrada) para analizar la evolución de los dos grandes incendios que asolan la Comunitat Valenciana (en Bejís y Vall d'Ebo), así como de los nuevos focos que han ido apareciendo a lo largo y ancho del territorio valenciano. Hasta el momento se han visto afectadas por el fuego más de 10.000 hectáreas en Castellón y unas 11.500 en Alicante y ha habido que desalojar a más de 3.000 personas.

El peor año en superficie quemada en casi tres décadas: así evolucionan los incendios activos en España

El fuego en Bejís está en una situación “muy difícil”, como ha reconocido el presidente Ximo Puig, quien ha explicado que el fuego está “muy activo, lejos de poder perimetrarlo. Todavía no se puede hablar de estabilización, ni mucho menos”. “Durante la noche continuarán trabajando los medios posibles en la medida de las posibilidades, para intentar que no aumente el perímetro y garantizar la seguridad de las personas”, ha explicado Puig, quien ha insistido en que la seguridad de las viviendas está asegurada pero que no se puede hablar todavía del retorno de los desalojados, “no sería prudente en estas circunstancias”.

Las condiciones meteorológicas en Castellón no han contribuido a facilitar las tareas de extinción en la comarca del Alto Palancia, “inicialmente, las previsiones de Aemet eran otras, pero no se han cumplido. Es posible que en las próximas horas pudiera haber una aportación de agua, que sería bienvenida, pero será insuficiente para combatir el fuego”. Desde la Generalitat esperan que la bajada de las temperaturas y el aumento de la humedad de las próximas horas contribuya a contener el fuego: “Mañana puede ser un día clave, porque será el día más fresco de toda la ola de calor y eso, probablemente, ayudará a los trabajos de los equipos terrestres con el refuerzo de los equipos aéreos”.

En Castellón ha habido otros dos incendios, en Villar de Cañas y Albocàsser, provocados por relámpagos, que parece que inicialmente no parece que hayan afectado a la masa boscosa.

Buenas noticias en Vall d'Ebo

Las buenas noticias se centran en el fuego que desde el pasado fin de semana amenaza el interior de Alicante: “Esta tarde ha tenido una buena aportación de lluvia, que ha supuesto un aliento para superar la conflictiva situación que hemos estado viviendo allí este tiempo”. Ello ha supuesto el aviso a las personas evacuadas en la zona para que puedan retornar a sus casas: “Pedimos la máxima prudencia en el regreso a sus hogares, ya que ha habido algunos desprendimientos”.

Además, el president ha apuntado que el perimetraje se está consolidando, “no ha aumentado el perímetro del incendio, por lo que estamos en condiciones de trabajar intensamente hacia la estabilización”.

También en la provincia de Alicante, se ha registrado este miércoles un incendio en Petrer, que ha podido ser sofocado rápidamente tras quemar unas 30 hectáreas gracias a la asistencia de los medios aéreos que estaban trabajando en Vall d'Ebo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats