Yolanda Díaz, tras entrevistarse con Mónica Oltra, apuesta para la izquierda por "un proyecto a muchas manos, aunque sean contradictorias"

La vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, junto a la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanza Díaz.

Construir un nuevo contrato social con la vida en el centro; un contrato redactado "a muchas manos: manos plurales, mestizas, diversas, probablemente contradictorias", para la España del siglo XXI. Con estas palabras describía este lunes la vicepresidenta segunda del Gobierno y dirigente de Unidas Podemos Yolanda Díaz su proyecto político para los próximos años tras una reunión con la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana y dirigente de Compromís, Mónica Oltra.

Díaz ha comenzado una serie de encuentros institucionales y con otras formaciones políticas del Estado español para recoger las reivindicaciones de la llamada España periférica y trasladarlas al seno del Ejecutivo que comparte con el PSOE, pero también con la vista puesta en construir el proyecto ideológico y electoral a la izquierda de los socialistas. Las sesiones de trabajo de la vicepresidenta segunda parecen querer trascender el ámbito estricto de su ministerio -Trabajo y Economía Social- y recuperar el ánimo de la población, devastado tras la pandemia y la crisis económica que acarrea. En este proceso de escucha, como lo denomina la ministra, busca como dirigente política "hacer lo que tenemos que hacer: trabajar sobre las cosas cotidianas y sobre lo que la gente espera de nosotros".

En el trabajo de construcción del proyecto, expresaba la dirigente de izquierdas, "la centralidad no somos las personas públicas"; un discurso que rubricaba Oltra con su máxima desde el acuerdo de Gobierno de izquierdas en la Comunitat Valenciana, el Pacto del Botánico: primero el qué y luego el quién. La dirigente de Unidas Podemos considera que lo que reclama la ciudadanía es "ver a mujeres que, siendo diferentes, pueden ser capaces de trabajar juntas", en referencia al encuentro con la dirigente de Compromís, que ha anticipado a la visita a los dirigentes de su propio partido. "Esto es lo que espera la gente de nosotros, trabajar mucho con una única vocación que es la ciudadanía y desde luego en un nuevo país que tiene mucho que ver con el planeta, con las mujeres y los jóvenes, porque sin ellos no hay futuro posible", ha recalcado. "Sé bien que la gente no quiere que pensemos igual, sino vernos juntas caminando, labrando un camino que no es para nosotras sino para la sociedad", ha insistido.

Por su parte, la vicepresidenta valenciana ha puesto en valor que Díaz corrige el defecto de la política de "hablar mucho y escuchar poco". En ese sentido, defiende centrarse primero en el qué, que es "lo más importante", para luego abordar "el cómo y por último el quién". "El interés está siempre en el quién, pero ahora estamos en el qué porque aún no tenemos perspectiva para calibrar bien el daño que dejará esta pandemia", ha apuntado. Para Oltra, el reto está en "construir un proyecto colectivo y comunitario alrededor del qué en este país desde las miradas diversas, desde las diferentes maneras de abordar estos problemas y desde un diagnóstico compartido". La compleja arquitectura de Compromís requiere que las decisiones como las alianzas electorales pasen por los órganos de la coalición y por los partidos que la integran; una formación coliderada no puede tener voz única, aunque sí voces autorizadas. Con todo, las sensibilidades de Compromís se inclinan por favorecer alianzas con otros partidos de convicciones de izquierdas, ecologistas y feministas, como puso de manifiesto el antiguo Bloc, ahora Més Compromís, en su congreso de refundación.

La representante de Unidas Podemos arrancaba su visita a la Comunitat Valenciana con la presentación de un foro internacional de ministros de Trabajo en Alicante junto al presidente de la Generalitat, Ximo Puig. La agenda continuaba por la tarde con la vicepresidenta primera y líder de Compromís, Mónica Oltra, y el vicepresidente segundo, el que hasta el pasado jueves fue su director general de trabajo, Héctor Illueca, de Unides Podem. De los tres encuentros programados la titular de Trabajo, a la que el exdirigente de Podemos Pablo Iglesias apuntó como promesa para salvar la formación, eligió la reunión con Oltra para ofrecer una rueda de prensa y responder a las preguntas de los medios de comunicación. La dirigente gallega trasladó su admiración por la valenciana, a quien aludió como un "referente" para las mujeres en general y para las feministas en particular en una sintonía más que evidente entre ambas.

Precariedad juvenil y políticas públicas

El encuentro entre vicepresidentas versaba sobre las competencias que ambas tienen en común, con el foco puesto en la precariedad juvenil y el empleo, emplazándose a una reunión posterior y más extensa para avanzar en políticas de emancipación joven y en la gestión de los fondos de garantía juvenil. Díaz se ofreció a hacer de altavoz de las reivindicaciones valencianas en el Consejo de Ministros y a trasladar cuestiones como la tasa de reposición y las reversiones de servicios privatizados, así como la financiación autonómica. Durante su jornada de trabajo la vicepresidenta segunda enmendó las declaraciones de la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, que la pasada semana deslizó que la reforma de la financiación autonómica no era un asunto importante para el Gobierno central, generando un fuerte malestar en la autonomía peor financiada de España. La ministra de Unidas Podemos marcó distancias con la socialista para resaltar que "la Comunitat Valenciana es la peor financiada de España y es un problema acuciante que debe ser resuelto".

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2021 - 22:30 h

Descubre nuestras apps