La portada de mañana
Acceder
Transición Ecológica dinamita el negocio de los clubes náuticos
Trabajo plantea responsabilidades penales por no cumplir la Ley Rider
Opinión – Recúrreme otra vez..., por Elisa Beni

Valencia deja escapar el mural inédito (y gratis) de Josep Renau: “Nadie ha descolgado el teléfono para interesarse”

Versión del mural inédito de Josep Renau instalada en la Facultad de Informática de la Universitat Politècnica de Vèalncia.

Lucas Marco


2

“Nadie ha descolgado el teléfono para interesarse, en siete meses desde que lo acabé no he recibido ninguna llamada”, lamenta Javier Parra, secretario general del Partido Comunista del País Valenciano (PCPV) y autor de un mural inédito del artista Josep Renau (Valencia, 1907 - Berlín Este, 1982). El dirigente comunista ejecutó la obra, titulada El futuro trabajador del comunismo y que las autoridades de la República Democrática de Alemania (RDA) encargaron en 1969 al artista exiliado y luego rechazaron. Lo hizo, sin subvención alguna, tras elaborar un trabajo para el máster de diseño e ilustración que cursaba en la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València (UPV) y con autorización de la Fundació Josep Renau.

El dirigente comunista que ha resucitado un mural inédito del camarada Josep Renau

El dirigente comunista que ha resucitado un mural inédito del camarada Josep Renau

Parra ha intentado que alguna institución pública valenciana instalara la enorme obra, de 32 metros cuadrados. Sin embargo, las gestiones han sido infructuosas (en algún caso ni siquiera ha obtenido respuesta) y el autor del mural, discípulo artístico y político de Josep Renau, ha recurrido a instituciones culturales de primera línea en Madrid y Barcelona, que se han interesado sin dudarlo en exponer el mural. “Ya es mucho más que lo de aquí en Valencia”, declara a elDiario.es el dirigente comunista. “Que nadie se haya interesado formalmente en Valencia contrasta bastante con la rapidez de repuesta en Madrid y Barcelona”, agrega Javier Parra.

El artista se puso en contacto con numerosas instituciones públicas (el Ayuntamiento de Valencia, la Diputación o la Conselleria de Cultura, entre otras) en un intento de ceder el mural para que se quedara en la ciudad natal de Renau, autor de una descomunal obra como cartelista y muralista.

“La única persona que se interesó a título particular por el tema del mural fue [el vicepresidente segundo de la Generalitat Valenciana] Héctor Illueca [de Unides Podem], sé que hizo alguna gestión pero no fue mas allá, no hubo ningún resultado”, cuenta Parra. Algunas instituciones declinaron la oferta debido al tamaño de la pieza y otras ni siquiera contestaron. A través de un ex concejal de Esquerra Unida (EU) en el Ayuntamiento de Valencia, el secretario general del PCPV hizo llegar la propuesta a la concejal de Cultura en el consistorio, Glòria Tello, de Compromís. “Nunca me llegó a contestar”, señala Parra. Fuentes municipales señalan que el exedil de EU hizo un “comentario de pasada” ante un asesor de Glòria Tello. Así, el Ayuntamiento de Valencia alega que no se hizo un ofrecimiento oficial de la pieza. Las mismas fuentes señalan que ese debería ser el primer paso.

Ninguno de los cargos públicos invitados a la presentación del mural asistió. ¿Cómo se explica tal desinterés por una obra cedida gratuitamente? “Hay cuestiones ideológicas claras con Josep Renau concretamente”, afirma Javier Parra, quien también sugiere: “Si yo tuviera padrino, el mural estaría puesto en seis meses, Valencia funciona así en muchos sentidos”. En contraste con el desinterés por la obra inédita de Renau, el Ejecutivo autonómico que preside el socialista Ximo Puig ha comprado recientemente la colección artística de la familia Lladró por 3,7 millones de euros.

El autor del gigantesco mural lamenta la poca atención que se ha prestado al genial artista: “Hay aún un montón de escritos suyos sin editar”, critica. El desinterés de su ciudad natal en conservar la obra contrasta también con Alemania, que ha invertido en restaurar y recuperar varios murales de Renau elaborados durante la segunda fase de su exilio en la RDA. “Es curioso como en Alemania sí que se preocupan por recuperar y restaurar estos murales, incluso cuando tienen un cariz ideológico muy marcado”, agrega Parra.

El mural El futuro trabajador del comunismo “está politizado en la esencia pero no hay simbología”. “No llego a entender qué pasa con Renau en Valencia”, declara el autor. Además de la exposición del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) sobre la obra de Renau en el exilio y la reciente edición de su libro Arte en peligro, sobre la evacuación del tesoro artístico español de los bombardeos franquistas durante la Guerra Civil, el festival internacional de 'street art' Graffitea de Cheste propició que se pintaran murales en homenaje a uno de los artistas con más proyección internacional del País Valenciano. 

Sin embargo, Javier Parra considera insuficiente la reivindicación de la figura de Renau en su ciudad natal. La única institución que se interesó por el mural inédito fue la UPV. “Cuando la Facultad de Informática se enteró de que estaba pintando el mural, me llamaron interesándose y me propusieron una versión seis veces más pequeña para que pudiera caber en sus instalaciones”, relata el dirigente comunista. Así, el edificio 1E de la Facultad de Informática de la UPV cuenta con una versión reducida, compuesta por quince tableros de madera pintados con acrílico.

La versión original que diseñó Josep Renau del mural, materializada durante tres años por su discípulo, partirá después del verano hacia Madrid y Barcelona. “De momento, es lo que hay”, deplora Javier Parra.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats