Esto es lo que necesitas para un picnic perfecto, viandas incluidas

Picnic

El 18 de junio se celebra cada año el Día internacional del Picnic, pero nosotros creemos que debería celebrarse todas las semanas, porque hay pocas actividades al aire libre más agradables, sobre todo cuando carecemos de playa, que extender un mantel sobre el césped a la sombra de un árbol, sacar las viandas de la cestita de mimbre, las copas y la botella de vino o las cervecitas de la nevera, y dedicarse, simplemente, a gozar del dolce far niente y de la conversación.

Excursiones campestres: cinco medidas para evitar las intoxicaciones alimentarias

Excursiones campestres: cinco medidas para evitar las intoxicaciones alimentarias

Pero para que la excursión salga redonda, tenemos que prevenir todos esos detalles que solemos olvidarnos porque están por casa pero, una vez en el campo, vamos a echar en falta al encontrarnos en situaciones como no poder descorchar el vino o encender la barbacoa. Así que hagamos una lista con todos los básicos con algunas propuestas y sus precios aproximativos para que te hagas una idea.

La infraestructura

Un carrito: en vez de abrir el maletero y coger todo suelto, que no tenemos brazos suficientes, lo mejor es meterlo todo en un transportable con ruedas. Pero espera, que hemos encontrado una verdadera joya 3x1: una nevera termo con ruedas convertible en mesa y sillas plegable para picnic, más cómodo imposible.

La cesta de mimbre: este artículo ha evolucionado sobremanera hasta el punto de que algunas ya vienen con los cubiertos, los platos, vasos, servilletas o incluso la funda para aislar el vino. Para los menos sofisticados, basta con meter todo ello en una cesta sencilla o en una mochila-nevera.

Una navaja suiza: de esas multiusos con cuchillo, sacacorchos, abrelatas y hasta trece herramientas más siempre viene a pelo en toda salida a la naturaleza que se precie. 

Bolsas de basura: hay que llevarse bolsas de basura para recogerlo todo al terminar, dejar la zona limpia y echarlo todo a los contenedores pertinentes. 

Mantel: típicas de picnic, las hay tan profesionales como esta enrollada e impermeable, que puede lavarse con un trapo sin tener que pasar por la lavadora. 

Para las bebidas, refrigeración

El abanico de bebidas para un picnic se abre desde las limonadas caseras, por ejemplo, de limón exprimido con jengibre y menta; pasando por la sangría, las cervezas con o sin alcohol y el vino blanco, rosado o espumoso y, acabando, sobre todo, por el agua, no sea que no haya potable a mano. 

Para mantenerlas frías, necesitarás una nevera plegable y mejor si llevas un refrigerador o funda térmica como esta de neopreno con asas y lavable para vino, cerveza o cava. No os olvidéis del sacacorchos, que no queréis abrir la botella con un cuchillo.

Y, por cierto, por ir al campo no tenemos que renunciar al placer de beber en copas altas, las hay muy auténticas en materiales irrompibles tal que el plástico de policarbonato, para no dejar cristales por el césped. Por descontado son reutilizables. 

¿Qué comida llevar?

Apostamos para esta comida desenfadada por un vermú de txacoli (que sí, existe), blanco o tinto, a elegir por 9 euros, de la bodega Talai Berri. 15% Vol que rebajaremos con unos hielos y una rodaja de limón. 

Para ir picoteando durante el aperitivo, hay unos tubos de pasta de morcilla de Villada (2,50 euros), que echarás en churrito sobre unas crujientes regañás artesanas individuales de Obando (la caja de 40 unidades vale 25 euros y te servirán para el resto de la comida). Con un poquito de membrillo encima, tendremos todas las texturas y sabores equilibrados.

Un generoso lote de quesos como la Caja Serrana de la quesería Elvira García es apuesta segura. Por 36 euros, incluye cinco porciones de Luna Nueva mini, Luna Roja o Negra, Musgo de Capra ó Musgo lavado, cuña de Canto de Gredos, Copitos de Iruelas en Aceite, Crema de Queso Viejo y una cerveza Artesana Raíz Cuadrada.

Pero si hay algo delicatessen y fácil de comer, son las conservas de pato. Y escogemos las de Selectos de Castilla porque es una marca palentina de los derivados del pato que se sirvieron en la cena de gala de los Premios Nobel. Desde el exquisito foie gras, pasando por las mollejas o los chutneys y geleés para combinar con el pie de seis latas de mousses de pato de diferentes sabores y patés de lechazo churro, de cochinillo o de avestruz (21,70 euros). 

Para el postre, te proponemos unas onzas de un buen chocolate negro 70% cacao regadas con aceite de oliva y sal de escamas. Y las maridamos durante la sobremesa con la sidra de hielo Valverán 20 Manzanas 2017, que os enamorará por su intensidad y saborazo goloso a la par que acidillo. 10% vol y 13,65 euros. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
20 de agosto de 2020 - 21:46 h

Descubre nuestras apps

stats