Qué me conviene más: ¿una lavadora secadora o cada electrodoméstico por separado?

Lavadora secadora, también llamada lavasecadora.

Aunque hasta hace unos años las lavadoras y secadoras eran electrodomésticos independientes, ya es muy común ver en el mercado y los hogares estos aparatos que integran ambas funciones en una sola y que permiten disfrutar de prendas limpias y secas en tan solo unas horas: las lavadoras secadoras o lavasecadoras.

Pero, ¿qué es más conveniente para nosotros? ¿Mejor obtener una lavasecadora o comprar la lavadora y la secadora de manera individual? Para decidirnos e ir en busca de las ventajas y desventajas de cada una de las opciones, hemos hablado con José Antonio Braulio, gerente de la tienda zaragozana Novotec Electrónica, y con Clara Sabio, e-commerce Manager de la cadena de tiendas de electrodomésticos Euronics.

La capacidad de carga marca la diferencia

Este es uno de los aspectos más importantes al escoger una lavasecadora o comprar una lavadora y secadora independientes, sobre todo en casos en de familia numerosa o múltiples convivientes, ya que se suelen realizar lavados de gran tamaño y las capacidades son diferentes.

“Mientras que las lavadoras individuales suelen tener una capacidad de 9-10 kg, pudiéndose encontrar modelos de 13 o 14 kg, las lavasecadoras suelen oscilar entre los 8-9 kg en la función de lavado”, explica Sabio. 

Además, hay un punto que debemos tener en cuenta y es que “en las lavasecadoras es mayor la capacidad de lavado que la de secado, por lo que a la hora del secado hay que sacar la mitad de la colada que se ha lavado previamente o hacer lavados de media carga y así hacer el secado seguido”, apunta Braulio.

En el caso de las secadoras, su capacidad respecto a las lavasecadoras también varía: “las secadoras individuales rondan los 5-8 kg y las lavasecadoras cuentan con 5-6 kg para el secado”, explica Sabio. 

Esto quiere decir que las lavasecadoras tienen menor capacidad que dichos electrodomésticos independientes, por lo que son más adecuadas en familias poco numerosas.

Ahorro de espacio y tiempo: ¿qué opción es mejor?

Tanto Braulio como Sabio coinciden en que la principal ventaja de la lavasecadora es el ahorro de espacio, por lo que son una buena alternativa cuando no tenemos demasiado sitio en casa.

Esto se debe a que, como explica Sabio, “las lavasecadoras primero lavan la ropa y, después, emplean vapor para secarla en un mismo electrodoméstico, sin renunciar a las funciones que proporcionarían por separado y ahorrándote el espacio que supondría tener dos electrodomésticos individuales, uno para lavar y otro para secar”.  

Sin embargo, aunque las lavadoras secadoras reducen las arrugas al permitir programar el ciclo de lavado y secado seguidamente, debemos tener en cuenta que estos electrodomésticos suelen demorarse más en la sección de secado que una secadora.

Esto se debe a que las secadoras individuales funcionan habitualmente a través del sistema de evaporación, más rápido que el de condensación típico de las lavadoras secadoras, el cual suele tardar más; si bien tiene como ventaja que daña menos los tejidos de la ropa. 

¿Cuál se estropea con mayor facilidad? 

Una de las mayores críticas que reciben las lavasecadoras es que se estropean con más facilidad. Como explica Sabio, “hay que tener en cuenta que esta tipología de electrodoméstico realiza las funciones de dos, por lo que con el tiempo puede fallar una de ellas y que afecte a su rendimiento general”.

Por otro lado, Sabio afirma que el mantenimiento es muy similar tanto para las lavasecadoras como para los electrodomésticos individuales: “limpiar sus respectivos filtros, condensador (secadoras de condensación), tubo (secadoras de evacuación), evitar sobrecargar el electrodoméstico, usar la cantidad adecuada de detergente o producto, asegurar la correcta limpieza de la goma, etc.”.

El ruido y la potencia

Todos los electrodomésticos generan ruido con su funcionamiento, sea de mayor o menor nivel, algunos alcanzando ruidos muy molestos. De hecho, como explican desde Euronics, “de 55 a 75 dB el ruido en una lavadora ya es considerable: en este rango podría encontrarse el ruido de un aspirador en funcionamiento o en una calle con mucho tráfico”, por lo que lo ideal sería comprar aquellas cuyos dB sean menores, sobre todo durante el lavado. 

Sin embargo, debemos saber que “las lavadoras secadoras realizan más funciones que sus homólogos independientes, por lo que el nivel de decibelios producido es generalmente mayor”, apunta Sabio. 

Como cada marca y modelo son diferentes, lo recomendable es comprobar la ficha del producto, teniendo en cuenta que una lavadora individual se considera silenciosa por debajo de los 49 dB y una secadora rondando los 66 dB.

Respecto a la potencia, dice Sabio “las lavadoras secadoras suelen oscilar entre 1200 RPM hasta 1600 RPM, mientras que en lavadoras es más común encontrar modelos con 1000 RPM”

Las revoluciones por minuto de ambas categorías son similares, pero de manera generalizada se puede afirmar que las lavasecadoras tienen ligeramente mayor potencia que las lavadoras.

¿Cuál es más cara?

Como explica Sabio, “el precio medio de una lavadora secadora ronda los 734 euros”, aunque variará según los extras que se añadan: funcionamiento desde el móvil, funciones adicionales de vapor, tecnología de mantenimiento y diagnóstico de averías, lavado rápido, etc.

Este tipo de electrodoméstico suele tener un precio algo más elevado que una lavadora convencional o una secadora independiente: “el precio medio de una lavadora se sitúa en los 550 euros y el de una secadora en 552 euros”, apunta Sabio.

Sin embargo, aunque el precio de la lavasecadora es más caro, al realizar las funciones de ambos electrodomésticos resultaría una opción más barata en el caso de querer una lavadora y una secadora por separado.

¿Y qué opción consume más?

“El consumo es mayor en una lavasecadora: aparte de la energía, gastan más cantidad de agua ya que la emplean para hacer parte del secado y necesitan mayor potencia para realizar sus funciones. Además, hay que tener en cuenta que lavan menos cantidad de ropa”, apunta Braulio.

Sin embargo, como explica Sabio: “el consumo de las lavadoras secadoras es menor que si las adquirimos por separado siempre y cuando esta tenga una buena clasificación energética; será entonces cuando suponga una diferencia significativa en las facturas a final de mes”, explica Sabio.

Etiquetas
stats