Cómo sustituir el azúcar de turrones y polvorones por dulces más sanos

Turrón.

Estamos de lleno en plenas fiestas navideñas y con ellas ha empezado la época de comidas, cenas, aperitivos y postres de Navidad, en muchos casos excesivos. Con estas celebraciones ha empezado también uno de los retos nutricionales más exigentes del año: pelearnos con nosotros mismos para no caer en la tentación de abusar demasiado de los postres más típicos, los turrones y los polvorones.

Cinco ingredientes del turrón que deberían preocuparnos esta Navidad

Cinco ingredientes del turrón que deberían preocuparnos esta Navidad

Y es que solemos excedernos pensando en realizar más adelante conductas compensatorias como escoger versiones "sin azúcar" para el turrón, o "sin azúcares añadidos", "0% azúcar", etc. Es importante centrarnos tanto en la aportación calórica de como en su composición porque estos postres son alimentos ricos en azúcares y grasas saturadas.

Según un estudio de ANIBES, los turrones se situarían en el tercer puesto como fuente dietética de azúcar libre en la dieta de los españoles, por detrás de las bebidas azucaradas y el azúcar de mesa. Pero también podemos buscar alternativas más saludables a los turrones y los polvorones. 

Seis alternativas saludables a los postres de Navidad

Incluso durante estas fiestas, no es necesario que renuncies a llevar una alimentación saludable. Existen deliciosas alternativas a los tradicionales postres navideños que harán que te ahorres las calorías adicionales que suponen pero no la dulzura que tanto nos gusta en un postre. Algunas alternativas son:

  • Postres de fruta: la fruta da mucho juego a la hora de elaborar un sabroso y saludable postre para estos días. Podemos preparar brochetas de distintos tipos de fruta con un poco de caramelo, o una macedonia, carpaccio de fruta, o la típica piña, diurética y desintoxicante natural, perfecta para estos días. Podemos elaborar también manzanas asadas con canela. También son muy versátiles para preparar cualquier tipo de helado o sorbete como postre para la mesa navideña, como un helado de fresa o un sorbete de plátano y fresa. 
  • Trufas o mouse de chocolate negro: si es casero mejor y elaborado con chocolate sin azúcar con al menos el 70% de cacao. Para rebajar su amargura puede añadirse un poco de leche desnatada.
  • Frutos secos con dátiles o pasas: estos alimentos también típicos de la Navidad, aunque tienen un alto valor calórico, también nos aportan ácidos grasos esenciales y tienen un aporte de vitaminas y minerales importante. Aunque no debemos abusar de ellos porque también contienen un nivel alto de azúcares.
  • Sorbete de limón o de frutas frescas: además de ser fácil de preparar, este postre es refrescante y ligero y nos irá muy bien después de una comida o una cena copiosa.
  • Arroz con leche: puede elaborarse con leche de almendras y azúcar moreno. 
  • Pastel de queso bajo en grasa: puedes utilizar gran variedad de ingredientes, como el queso crema sin grasa y galletas bajas en grasa. Para adornarlo puedes añadir fresas, piña o la fruta que prefieras. 

La clave para hacer que los postres sean más saludables y ligeros

  • Buscar alternativas al azúcar refinado (azúcar integral de caña o sirope de agave, estevia o fructosa natural).
  • Reducir las harinas refinadas y priorizar las integrales.
  • Usar lácteos más ligeros y quesos menos grasos ya que las versiones desnatadas ayudan a rebajar las calorías. En el caso de los quesos, por ejemplo, el requesón es menos calórico que el mascarpone. 
  • Utilizar las versiones de fruta fresca o desecada, así como los frutos secos y las semillas para aportar dulzor sin recurrir a la nata o el chocolate. 

Que el postre no sea el protagonista

A pesar de todo lo expuesto, no significa que tengamos que renunciar al turrón, pero no es necesario que este sea el protagonista, sino una pequeña parte de la comida o como pequeño complemento de un postre más saludable. 

Debe tenerse en cuenta que una ración de turrón (unos 25 gramos de turrón, aproximadamente una barra de poco más de un dedo de ancho) contiene unas 160 calorías: si comemos dos o tres raciones, nos situaremos en 600-800 calorías en solo unos minutos.

Además de frutos secos, el turrón contiene azúcares diversos que pueden ir de la sacarosa, a la miel, jarabes de glucosa-fructosa, ágave, etc. En algunos casos pueden formar parte de su composición en niveles elevados. De ahí la importancia también de mirar la etiqueta para poder elegir de forma más responsable.

Una opción es presentar este tipo de dulces en porciones pequeñas y evitar que estén presentes durante toda la sobremesa. Esto evitará la tentación de ir picoteando todo el rato. No es necesario tampoco que los turrones o polvorones se conviertan en el postre habitual de todos los días: es preferible reservarlos solo para los momentos y los días más señalados y en cantidades moderadas. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
23 de diciembre de 2020 - 22:04 h

Descubre nuestras apps

stats