La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

La indignación del 15M se sube al tablado para seguir luchando por una democracia real

Personas concentradas en la Puerta del Sol, en Madrid, durante el décimo aniversario del movimiento 15M

El 15 de mayo de 2011, en la España gobernada por José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo lugar un tsunami de protesta que cambió para siempre el panorama nacional. Todo se inició con colectivos de jóvenes congregados por Internet para salir a la calle y pedir una "democracia real ya", en contra de los recortes públicos defendidos por los principales partidos políticos. La movilización se trasladó a 58 ciudades españolas y el hashtag #SpanishRevolution sirvió como bandera en Twitter, tanto para la organización de los manifestantes como para compartir la indignación.

Este 2021 se han cumplido 10 años del 15M y, aunque parte del fenómeno aún tiene su réplica hoy día, la actualidad política ya no es la misma. Por las instituciones han pasado algunos de sus participantes y ciertas de sus principales demandas, como la lucha contra los desahucios o la subida del Salario Mínimo Interprofesional, se han cumplido. Otras, sin embargo, quedaron en el tintero.

Por todo ello surge Spanish Revolution Live Show, una función teatral que podrá verse en el Teatro La Latina de Madrid desde el 28 de enero de 2022 y que combina espectáculo, sketches y comedia con la crítica política. "Es un espectáculo de comedia en el que por delante está que la gente se divierta y se ría, pero también pensamos que desde la ironía se puede hacer pensar a la gente y fomentar el espíritu crítico", explica a este periódico por videollamada Jazmín Abuín, una de las actrices que da vida a este evento durante los aproximadamente 90 minutos que dura. Junto a ella se encuentran Moi Camacho y Jose Parnaso, los otros dos integrantes del plantel. "Va a ser un poco como Noche de Fiesta pero sin que nos detengan por corrupción", bromea este último.

"Ya solo por esto vale la pena venir: por ver a Ayuso interpretar un musical. Hasta aquí podemos leer", ofrece como adelanto Camacho. "Nos hemos adelantado, porque si no lo va a hacer ella con Nacho Cano como productor. Entonces o lo hacíamos primero o con más infraestructura no vamos a ser capaces de igualarles", añade de forma irónica Abuín.

Pero no solo se centrarán en poner el dedo en la llaga de la política, también en los medios de comunicación y su capacidad para influir en la opinión pública en función de los intereses informativos. "Vamos a utilizar diferentes formatos televisivos llevados a la parodia, como un debate, un late night o una tertulia como justificación para abordar temas que son actuales y de los que queremos hablar", afirma Abuín. "También están los anuncios de 'ponte la alarma porque te van a ocupar la casa' o los de las casas de apuestas. Por eso en el show vamos a tener nuestra propia publicidad, ya imaginas por dónde puede ir", comenta Parnaso.

Qué queda del 15M

"El 15M significó nuestro comienzo. Fue un cambio tanto social como cultural en España y supimos aprovecharlo junto con muchísima gente para poder llevarlo a redes y difundirlo mucho más allá de donde comenzó, en Madrid", indica Javier F. Ferrero, director de Nueva Revolución, de Contrainformacion.es y gestor de Spanish Revolution. Sin embargo, el 15M fue solo un adelanto de las sacudidas que vinieron después: la marcha minera, el primer rodea el Congreso, la abdicación de Juan Carlos I o el surgimiento de Podemos. Pero en el décimo aniversario de la jornada de protestas, con la extrema derecha representada en el Congreso de los Diputados y gran parte de las "alcaldías del cambio" perdidas, cabe preguntarse qué queda de todo aquello. 

"La necesidad de seguir dando batalla sigue estando vigente, y últimamente más que nunca con el auge de la extrema derecha. Entonces tenemos que aprovechar las herramientas que tenemos, que en nuestro caso es la comedia", defiende Parnaso. Abuín, por su parte, cree que el mero hecho de que el 15M haya estallado ya implica "un antes y un después" a pesar de que luego se haya diluido. "Hacer a la gente pensar y salir de su casa me parece que es bueno y que siempre suma, porque la otra opción es quedarnos como estamos", apostilla la actriz. 

El panorama social y económico de la actualidad tampoco parece el mejor, especialmente tras una crisis derivada de la pandemia del coronavirus que ha agravado problemas ya presentes en la sociedad. Entonces, ¿por qué en el presente no existe una réplica de aquel 15M? "Creo que va un poco en la idiosincrasia española, que parece que nos hemos acostumbrado al desafecto. Es como el ejemplo de la rana: que si la metes en agua hirviendo automáticamente salta; pero si la introduces en agua templada y vas aumentando la temperatura al final se cuece viva sin enterarse", observa Camacho. "Hay muchas cosas que contribuyen al aletargamiento, pero también hay formas de intentar romperlo. Y la risa es una de ellas", culmina Abuín.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats