eldiario.es

Menú

Cultura

Testa y Márquez, los noveles cineastas argentinos que aterrizan en Cannes

Cris Terceiro
- PUBLICIDAD -
Testa y Márquez, los noveles cineastas argentinos que aterrizan en Cannes

Testa y Márquez, los noveles cineastas argentinos que aterrizan en Cannes

Los noveles directores argentinos Andrea Testa y Francisco Márquez entraron en la industria del cine por la puerta grande, después de que su ópera prima, "La larga noche de Francisco Sanctis", ganase el BAFICI 2016 y esté presente en una sección de la 69 edición del Festival de Cannes.

"Estamos muy sorprendidos porque no estábamos esperando tal magnitud" tras el estreno, aseguró a Efe la codirectora del film, Andrea Testa, maravillada con la buena acogida de la cinta.

"La larga noche de Francisco Sanctis" es un drama argentino basado en la novela homónima de Humberto Costantini que narra la encrucijada de un civil apolítico a quien filtran, en plena dictadura argentina (1976-1983), el nombre de dos personas que van a ser secuestradas por el régimen.

La cinta será proyectada en la sección "Un certain regard" (Una cierta mirada) del Festival de cine de Cannes, una competición paralela a la célebre "Palma de Oro" que busca reconocer a jóvenes talentos y fomentar aquellas obras innovadoras y atrevidas.

Una oportunidad para dar a conocer al mundo a este equipo que ha logrado elevar "una película chiquita" a un lugar de "exposición y reconocimiento que es muy gratificante", cuenta Testa.

El "conflicto interno" del protagonista, interpretado por el actor Diego Velázquez, consiste en decidir si se involucra y salva a dos desconocidos, o no; algo que los directores del film quisieron contar desde el clima real de "asfixia y presión" de la época.

"El peligro latente lo pudimos transmitir y el mayor miedo era si íbamos a poder llegar a quienes lo vivieron", matizó Testa, pero siempre con "mucho respeto y sin juzgar", porque eran conscientes de que "existían miedos" durante esa época.

La cinta pudo ver la luz gracias al Premio de Óperas Primas del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el galardón del Fondo Metropolitano de las Artes y la Ley de Mecenazgo porteño.

Premios que, con el tiempo, "se van quedando cortos por la inflación", asegura la directora, lo que obliga a estar "siempre buscando plata" o formas de optimizar recursos.

En total, "cerca de tres millones de pesos" (211.000 dólares) de presupuesto que distan mucho de los cinco millones ochocientos mil pesos (408.000 dólares) que fija el INCAA como media para hacer una película en Argentina.

El esfuerzo valió la pena cuando, sólo unos días después de tener su primer contacto con el público en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), resultaron ganadores del certamen pese a las "inseguridades y miedos" de dos directores noveles que sólo aspiraban a "mostrar" su obra y poder "intercambiar impresiones" con la gente.

"Estábamos muy ansiosos de que el público viese la película para poder empezar a pensar en común", especificó el otro director de la película, Francisco Márquez, en una conversación con Efe.

Márquez recordó emocionado cómo se le acercó un espectador en el estreno y, con lágrimas en los ojos, les trasladó sus impresiones de la película.

"Yo conozco el sonido de esos pasos en el silencio de la noche", agregó otro telespectador que vivió en primera persona uno de los episodios que describe el film.

Ambos directores coinciden en que jamás harían una película que no les hiciese pensar; pero también en que pese a la distancia en el tiempo, su historia es "bastante contemporánea", pues tanto el "dilema" del protagonista como "todas las desigualdades por las que luchó la gente en los 70 siguen estando vigentes".

Al amor por el cine, Testa y Márquez suman su devoción por Sofía, su hija, que "nació casi con la película" y que el próximo martes les acompañará a cumplir otro sueño.

La pareja de cineastas no se queda anclada en la ficción de los reconocimientos, para ellos la simple nominación en Cannes es "suficiente" y sólo les agrega "tranquilidad" ante un trabajo bien hecho que -ahora- tendrá nuevas posibilidades de mostrarse al mundo.

"Uno no hace una película por los premios si no porque siente que tiene una necesidad interna y lo que quiere contar tiene algún tipo de relevancia social o política", relató Márquez.

Este tándem de cinéfilos ya está seleccionando distribuidora para que su film se vea en salas de Latinoamérica y Europa.

Un total de ocho producciones argentinas participaran en diversas competencias del Festival de Cannes, entre los que también se encuentran "Neruda", de Pablo Larraín y "Gallo rojo", de Alejandro Fadel, entre otros.

La delegación argentina, conformada por cerca de cuarenta personas entre directores, productores y otras autoridades de la industria, partirá el próximo 10 de mayo rumbo a Cannes, una ciudad francesa que acoge cada año uno de los festivales más prestigiosos de la industria del cine mundial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha