Rutas de museos para escapar de las grandes capitales sin renunciar al arte

Bisonte magdaleniense en la cueva de Altamira

Las estampas japonesas, llamadas ukiyo-e, se adelantaron al consumo de la cultura actual: no estaban destinadas a las grandes élites, sino que eran un arte comercial como lo puede ser Hollywood hoy día. Eran un espejo desde el que se miraba la sociedad nipona de la época, de ahí que una de las postales más reconocidas sea la del monte Fuji, a medio camino de las dos ciudades más importantes de entonces, Edo (actual Tokio) y Kioto. Son documentos relevantes porque, entre otras cosas, sirven de enciclopedias visuales para comprender otras realidades. Y ninguno de ellos puede verse en estos momentos en Madrid: hay que ir hasta Valladolid, donde está el Museo Oriental.

Más allá de las pinacotecas de las grandes capitales, donde es habitual ver nombres como el Prado, el Reina Sofía, el Guggenheim o el MACBA, existe un amplio abanico de oferta cultural que quizá no cuente con los artistas de más renombre ni con la colección mejor actualizada, pero que igualmente posee un gran valor cultural y museístico. Un museo ruso en Málaga, uno oriental en Valladolid, otro de arte abstracto en Cuenca… Son muchos los espacios que escapan del centralismo y que bien merecen nuestro interés, ya vivamos en una de estas ciudades o estemos de paso.

Obviamente son muchos los museos del país como para recopilarlos en un solo artículo, por eso también os animamos a dejar vuestras sugerencias en la sección de comentarios para continuar alargando esta ruta poco convencional de galerías. Comencemos. 

Museo Fournier de Naipes

Dónde: en Álava (Euskadi).

Qué voy a ver: un museo fundado por el padre de la fábrica de naipes Fournier, que da salida a 16 millones de barajas al año. Esta colección es un recorrido histórico a través de las cartas desde el siglo XV hasta la actualidad, al mismo tiempo que se analizan las técnicas para la fabricación de las barajas y se explica el contexto en el que fueron creadas. Por ejemplo están las ganijfas de la india decoradas a mano; o las japonesas, que se utilizaban incluso para aprender poesía.

Museo de la minería y la industria de Asturias

Dónde: en el pueblo de San Vicente, en el concejo de San Martín del Rey Aurelio (Principado de Asturias).

Qué voy a ver: la historia de la actividad minera asturiana desde el siglo XVIII y los avances tecnológicos derivados de la Revolución Industrial en la zona. Comienzan desde el principio: explicando las herramientas más tradicionales, como las de tracción humana o animal para extraer materiales, hasta la llegada de la máquina de vapor y el consecuente uso del carbón como combustible para estos nuevos mecanismos.

Museo de la Evolución Humana

Dónde: Burgos, a 15 km de los yacimientos de la sierra de Atapuerca.

Qué voy a ver: los fósiles originales de los yacimientos de la sierra de Atapuerca. Es decir: restos humanos de más de 900.000 años que dieron lugar a una nueva especie, el homo antecessor, considerada la más antigua de Europa. Pero no se limitan a exhibir los huesos: explican qué teorías científicas se sacan de ellos y qué significado tienen para la sociedad. Es, como ellos mismos lo definen, la piedra de Rosetta de la evolución humana.

Colección del Museo Ruso de San Petersburgo

Dónde: en Málaga (Andalucía).

Qué voy a ver: la primera sede en Europa Occidental del Museo Estatal Ruso. En él se pueden contemplar exposiciones que reivindican la cultura de un país que, a pesar de su influencia y extensión, puede seguir siendo desconocido para muchos. Este 2021 su exposición anual, llamada Guerra y paz en el arte ruso, está dedicada a mostrar la tradición e historia del país a través de diferentes piezas. Se centran en el tema bélico porque, como afirman, fue tan importante en el país que dio lugar a un género propio con representaciones que hallan incluso en la Edad Media.

Museo Nacional de Altamira

Dónde: en Santillana del Mar (Cantabria).

Qué voy a ver: es la visita complementaria a la de las cuevas de Altamira, donde se descubrió arte rupestre paleolítico de los años 35.000 y 11.000 a. C. que representan una página clave de la historia de la humanidad. Su exposición permanente, Los tiempos de Altamira, está precisamente pensada para dar a conocer cómo eran los grupos de cazadores-recolectores del Paleolítico superior y la cueva de Altamira hace 15.000 años, ya que la capacidad de transmitir pensamientos a través del arte es algo que, como se puede comprobar, viene de muy atrás.

Museo Oriental

Dónde: Valladolid.

Qué voy a ver: es uno de los mejores museos de arte oriental en España. Cuenta con objetos como budas, ánforas o cerámicas de China y Filipinas desde el siglo II a. C. hasta el XIX. Su depósito, como explican en su web, es consecuencia del intercambio cultural efectuado por misioneros agustinos que viajaban a Oriente y que, al volver, traían consigo el arte del lugar al que habían viajado. Así nacen colecciones como las de varios centenares de grabados Ukiyo-e, también conocido como el arte de la estampa japonesa, que es una de las mayores expresiones artísticas de la historia nipona.

Fundació Joan i Pilar Miró

Dónde: Palma, Illes Balears.

Qué voy a ver: el legado de uno de los artistas españoles más importantes de la historia. Recoge la donación que en 1981 realizaron Mirón y su mujer, Pilar Juncosa, de los objetos que se encontraban en los talleres del artista. Se pueden encontrar desde ilustraciones, pinturas o esculturas. Casi 7.000 obras que dan buena muestra de la variedad de técnicas y materiales que utilizó en su proceso creativo y que abarca desde 1908 hasta 1981, aunque la mayoría de ellas son de los años 60.

Museo de arte abstracto español

Dónde: Cuenca (Castilla-La Mancha).

Qué voy a ver: en el interior de las Casas Colgadas de Cuenca, aunque a priori no pueda parecerlo, se encuentra un museo de arte abstracto fundado por el pintor Fernando Zóbel. En él se exhibe una colección de obras de artistas españoles de los años 50 y 60, aunque también acogen obras más recientes siempre con un sentido divulgativo en sus exposiciones. La actualmente, la muestra que se puede visitar, es un recorrido por la historia del arte reciente desde 1960 hasta 2020.

Museu del Joguet

Dónde: Figueres, Girona (Catalunya)

Qué voy a ver: juegos y juguetes industriales del siglo XIX hasta nuestros días. Por ejemplo, juguetes de hojalata realizados en el periodo de entreguerras, una maqueta ferroviaria analógica o muñecas de cartón catalanas. Además, se esfuerzan por explicar el contexto histórico y social de los objetos presentados como el del juguete más querido de Salvador Dalí: un osito de peluche que sus padres compraron como recuerdo en París.

Etiquetas
Publicado el
14 de agosto de 2021 - 22:35 h

Descubre nuestras apps