eldiario.es

9

Cultura

Empieza la carrera: ¿Qué película española tiene más posibilidades de llegar a los Oscar 2020?

Dolor y gloria, Mientras dure la guerra y Buñuel en el laberinto de las tortugas, son las películas preseleccionadas para representar a España en la próxima edición de los Premios Oscar

Analizamos los puntos fuertes y débiles de cada película en una carrera que, este año, tiene a dos realizadores españoles compitiendo por ganar su segundo Oscar

Buñuel, Unamuno y Salvador Mallo (trasunto de Almodóvar): los tres protagonistas de las películas preseleccionadas para los Oscar

Buñuel, Unamuno y Salvador Mallo (trasunto de Almodóvar): los tres protagonistas de las películas preseleccionadas para los Oscar

Pocas veces la carrera hacia los Oscar de nuestro país se pone tan interesante en tan poco tiempo. Este miércoles se ha anunciado que Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar y Buñuel en el laberinto de las tortugasde Salvador Simó, son las películas preseleccionadas para representar a España en la próxima edición de los Premios Oscar, que tendrá lugar en Los Ángeles el 9 de febrero de 2020.

El año pasado, de las tres candidatas posibles, los académicos y académicas decidieron queCampeones de Javier Fesser era el título más adecuado para probar suerte en el Dolby Theatre. Y se quedó fuera. Como le pasó el año anterior a Estiu 1993, y el anterior aJulieta, y el anterior a ese a Loreaky el anterior a todos ellos a Vivir es fácil con los ojos cerrados. De hecho, el cine español no llega hasta los Oscar desde 2004 y en aquella ocasión, además, ganamos el premio a Mejor película de habla no inglesa con Mar Adentro.

Sin embargo, este año hay motivos para la esperanza: las tres candidatas tienen elementos que las potencian y sitúan muy bien en el panorama internacional. Este año el cine español no solo tiene posibilidades de llegar sino, incluso, de ganar un Oscar. La suerte está echada pero quién sabe si esta vez tenemos un poco más que otros años. 

Dolor y gloria: la fibra sensible de Hollywood

Almodóvar ha decidido sincerarse para hablar de sus dolencias, su relación con el éxito, con el cine. Sus recuerdos de infancia, el peso del pasado, la herencia maternal y las malas decisiones se dan la mano en una película de carácter biográfico.

A favor: Dolor y gloria se estrenó en España en marzo y luego compitió en Cannes dos meses después con excelentes críticas en ambos escenarios. En el festival, Antonio Banderas se hizo con el premio a Mejor Actor por su interpretación del trasunto del propio Amodóvar, Salvador Mallo. Gustó mucho a su paso por Reino Unido -de fuerte representación entre los académicos-, y es una de las favoritas de los Premios del Cine Europeo.

Además, se estrena en Estados Unidos en fechas clave: llega a los cines en octubre, no sin antes inaugurar la muestra GEMS que precede al Festival de cine de Miami, e incluso competir en el Festival de Cine de Nueva York, para el que el propio Almodóvar ha diseñado el cartel de esta edición. Y todo, sabiendo que al otro lado del charco el nombre del manchego tiene una fama y un prestigio reconocidos: se cuenta entre los mejores realizadores de la filmografía de nuestro país, estuvo nominado a la estatuilla con Mujeres al borde de un ataque de nervios y ganó el Oscar a Mejor Guion Original con Hable con ella, y el de Mejor película de habla no inglesa con Todo sobre mi madre, con la que se trajo el premio.

En contra: Agustín Almodóvar, productor de la cinta, reconocía que "cada vez es más difícil llegar a Hollywood" porque la industria ha cambiado mucho tanto en sensibilidades como en intereses. Y de ser la suya la cinta elegida, Almodóvar sería el realizador español que más veces ha optado a representarnos en los premios de Hollywood. Sería la séptima película del mismo director que enviamos a los Oscar, y los académicos y académicas españoles pueden creer que habría que darle la oportunidad a otros nombres de menos recorrido.

Además... pues eso, que Almodóvar ya tiene un Oscar a Mejor película de habla no inglesa y esto puede ser tan positivo como negativo. Ningún realizador español ha ganado dos veces este premio. Lo ganó José Luis Garci con Volver a empezar, Fernando Trueba con Belle Époque, él mismo con Todo sobre mi madre y Alejandro Amenábar con Mar Adentro, esta vez compañero entre las preseleccionadas.

Mientras dure la guerra: un buen drama histórico siempre funciona

Superproducción de época, Guerra Civil, discurso moral, Unamuno, Karra Elejalde en un papel que apunta a memorable... los ingredientes de la nueva película de Alejandro Amenábar están muy claros y debería ser el gran retorno de su cine tras Mar adentro.

A favor: Los dramas históricos gustan a los académicos hollywoodienses. Roma y el México de los setenta, El hijo de Saúl y el holocausto nazi, Ida y las secuelas de la Guerra Mundial en la fría Polonia... Mientras dure la guerra parte de una factura y una puesta en escena que parecen hacer justicia a su producción de alto copete, que cuenta con la distribución de Buena Vista International. De hecho, el propio Amenábar se mostraba optimista con la preselección y afirmaba el miércoles a EFE:  "La (película) favorita evidentemente es la mía".

Además, el estreno mundial de la cinta en el festival de Toronto, uno de los más prestigiosos a ese lado del charco, le asegura cierta repercusión para una película española. Amén de, por supuesto, el reconocimiento del nombre de Amenábar en la industria norteamericana habiendo trabajado con estrellas como Nicole Kidman, Rachel Weisz o Ethan Hawke. Sin olvidar el Oscar a Mejor Película de habla no inglesa que ganó en 2004 con Mar adentro.

En contra: Que lo conozcan en la industria no significa que lo conozcan en Hollywood. Ninguna de sus películas protagonizadas por estrellas internacionales ha sido un verdadero éxito allí. Si bien Los Otros goza de cierto culto, Ágora fue un fracaso en taquilla, al igual que Regresión. Y el remake de su Abre los ojos -Vanilla Sky-, protagonizado por Tom Cruise y dirigido por Cameron Crowe, tuvo una recepción nefasta.

Aunque bien es cierto que el éxito no es un factor demasiado relevante para la Academia en la categoría que nos ocupa. Pero al igual que Almodóvar, ningún realizador español ha ganado dos veces este Oscar y lo de Amenábar sería aún más insólito dada su trayectoria.

Buñuel en el laberinto de las tortugas: difícil no es imposible

"Buñuel en el laberinto de las tortugas surge por casualidad", contaba a eldiario.es Fermín Solís, autor del cómic en el que se basa esta película dirigida por Salvador Simó. Pero la casualidad parece que cada vez les lleva más y más lejos a ambos. El cómic se publicó hace una década y se ha reeditado recientemente. La película podría llegar hasta el Dolby Theatre.

A favor: Este largometraje está gozando de un recorrido que no se veía en un film animado español desde Arrugas. Tras su estreno en el Animation is Film festival de Los Ángeles, donde obtuvo el Premio del Jurado, no ha cesado de recibir galardones y reconocimientos entre los que destaca la Mención especial de jurado en el festival Annecy, el más prestigioso del mundo de la animación. 

Además, su estreno en Estados Unidos, aunque muy pequeño -se pudo ver en el Nuart Theatre de Los Ángeles y el Quad Cinema de Nueva York- la hace elegible para figurar entre las nominadas a Mejor Película de Animación. Y no ha pasado desapercibido entre la crítica: Bill Desowitz decía de ella en Indiewire que era "perfecta para explorar cómo Buñuel encontró su voz artística", Peter Debruge en Variety la apodaba de "innegablemente encantadora" y Glenn Kenny afirmaba en The New York Times que se trataba de "un trabajo hermoso y meticuloso".

En contra: Justamente, el hecho de ser elegible para el Oscar de película animada. No porque sean galardones contradictorios, ni porque optando a uno no pueda estar nominado a otro, sino porque nunca, jamás, una película animada ha ganado el Oscar a Mejor Película de habla no inglesa. Enviarla para representar a España, en este sentido, es más una complicación que otra cosa.

Por si fuera poco, tampoco lo tiene fácil si consigue la nominación a Mejor película de animación: los Oscar las prefieren de casa y prácticamente todas las ganadoras son norteamericanas. Solamente El viaje de Chihiro ha conseguido este galardón siendo japonesa.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha