eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

No es fácil ser una serie de ciencia ficción

'Perdidos', la ciencia ficción más polémica

Las series de ciencia ficción son casi tan antiguas como la televisión y del concepto de entretenimiento patentado por la pequeña pantalla. Han visto pasar modas, dramas y comedias de todo tipo y han sido capaces de ser uno de los pocos géneros que siempre ha sido fácil de encontrar en la parrilla… aunque parezca, sobre todo en las últimos años, que hay más fracasos que aciertos. El verano es una época propicia para hacer repaso de sus estrenos, es su temporada alta, y para recuperar esas series que ya son clásicos catódicos.

Imprescindibles. Cuando triunfan son de las series que dejan una huella profunda en sus fans. Solo en los últimos 15 años han podido celebrar las trayectorias, sufridas en algunos casos, de series como Fringe (en agosto en VOD en Movistar TV), Perdidos, Stargate SG-1, Futurama, Babylon 5, Expediente X, Battlestar Galactica o Firefly, un hito seriéfilo a pesar de solo haber tenido una sola temporada (más una película de remate). La lista de clásicos (más clásicos) es tan larga que mejor que cada uno elija los suyos (V, Star Trek, The Twiling Zone…)

Retornos veraniegos. Antes de que las cadenas, sobre todo estadounidenses, comprobaran que el verano también era una buena época para estrenar series, estos tres meses eran el dominio de las producciones de ciencia ficción. Esta semana coinciden en España los regresos de Falling Skies (TNT, dial 13 de Movistar TV), una serie con invasión alienígena apadrianada por Steven Spielberg que sin hacer demasiado ruido mantiene una audiencia que le ha permitido llegar cómodamente a la cuarta temporada y Defiance (Syfy, dial 18), una serie mucho más clásica en la forma que debutó el año pasado con la novedad de llegar a los espectadores como serie y videojuego al mismo tiempo.



Últimos éxitos. Por cada serie que funciona, o que por lo menos consigue seguir más allá de la primera temporada, hay unos cuantos estrenos que levantan expectativas y que se terminan estrellando. Vamos a quedarnos con los primeros, como Orphan Black (que suena para colarse en alguna categoría de los Emmy este año), Helix y la incombustible Doctor Who (en España en Syfy), que está en plena cuenta atrás de su octava temporada, primera post 50 aniversario y que tendrá nuevo Doctor a los mandos de la TARDIS.   

Próximos estrenos. La ciencia ficción es una apuesta fija en cada tanda de nuevos estrenos. De la temporada veraniega que estas semanas se acaba de poner en marcha (Dominion, Intruders, Outlander, segunda temporada de La cúpula…), de las que llegarán en la temporada de otoño (Extant, The Whisperers, The Messengers o Letter 44…) y de las que se vayan estrenando en España habrá tiempo para volver a hacer repaso más adelante.

Seguir leyendo »

¿Cuántas temporadas debería durar una serie?

Los protagonistas de 'The Walking Dead' en la 4º temporada

The Walking Dead ha vuelto estos días a la actualidad informativa por las declaraciones de uno de sus productores, quien ha asegurado que el equipo de la serie y la cadena que la emite en Estados Unidos estarían dispuestos a llegar hasta las 12 temporadas. The Walking Dead, disponible en Movistar TV en VOD, está en plena producción de su quinta temporada pero David Alpert ha asegurado que los guionistas tienen ideas suficientes para llegar como mínimo hasta la décima, siempre que las audiencias sigan respondiendo como hasta ahora.

Por el momento pueden estar tranquilos, ya que la serie que ha conseguido convertir a los zombis en un fenómeno televisivo es una de las más vistas en EEUU. Esto no quita para que muchos fans y no tan fans se empiecen a preguntar si además de luchar por su supervivencia, Rick y compañía tendrán también que emplearse a fondo para capear el desgaste que sufren muchas series a partir de la quinta temporada y el desánimo que invade a muchos espectadores ante ficciones que van sumando un número indeterminado de entregas.

El debate también está abierto en la propia industria televisiva estadounidense. El formato de 22 capítulos por temporada comienza a ser visto como excesivo y se está poniendo de moda la miniserie y la serie antológica, es decir, diferentes historias y personajes cada temporada como lleva haciendo desde el comienzo American Horror Story o como harán True Detective o Fargo, si se confirma la segunda temporada. El modelo a seguir, o por lo menos al que aspirar, es de las series europeas sobre todo británicas, donde las temporadas no llegan a los 10 capítulos.  

Evolución de 'The Shield'

Evolución de 'The Shield'


Hay una leyenda urbana que afirma que las buenas series son las que duran 5 temporadas, alimentada en parte por el hecho de que coinciden con las que tuvieron The Wire (5), Los Soprano (6) o A dos metros bajo tierra (5), y que otras como Dexter (8), Cómo conocía vuestra madre (9) o Expediente X (9) se desdibujaron en sus tramos finales. Si fuera cierto, nos hubiéramos quedado grandes temporadas de series como The Shield (7), El ala oeste (7), Frasier (11) o Urgencias (15). En este caso, la web  Graph TV vuelve a ser muy últil para ver la evolución de muchas series y derribar unos cuantos mitos.

Seguir leyendo »

Una temporada de escenas espectaculares

Ellaria Sand, en Juego de Tronos

En menos de un mes los premios Emmy cerrarán la temporada en EE UU dando la lista de series que aspiran a coronarse como las mejores de la cosecha 2013-2014. Será la manera más tradicional de reconocer el gran momento que está atravesando la ficción televisiva, pero por supuesto que no será la única. Al final de año se volverá a repetir el ritual con las listas de las series revelación, los mejores personajes y también los mejores dramas y comedias con los estrenos que llegarán tras el verano. Este post está dedicado a recordar las escenas más memorables del curso televisivo, uno de los más trepidantes, más mortales y también uno de los mejores a nivel técnico. A continuación va una selección de siete momentos, de una lista mucho más larga que podéis completar en los comentarios .

Juego de Tronos. Es difícil elegir un solo momento de la cuarta temporada. Los lectores de la obra de George R.R. Martin estaban impacientes por ver el torrente de acontecimientos de Tormenta de espadas en la pantalla y la serie de HBO (en Movistar TV en Canal +1, dial 30) no ha defraudado. Muertes, traiciones y discursos de Tyrion aparte, por calidad técnica las dos escenas más espectaculares son la lucha entre Oberyn y la Montaña (con esa frenética sucesión de planos) y la secuencia casi circular de la batalla a los pies del Muro en el 4x09.

 

Mad Men mima al máximo su puesta en escena y aunque muchas de sus secuencias no destacan por su despliege técnico sí que lo hacen por su valor simbólico. La primera parte de la séptima temporada será recordada sobre todo por dos momentos musicales: el baile de Don y Peggy al son de My way y el número final de Bertram Cooper. Pura magia.

Seguir leyendo »

La revolución de los geeks

Los protagonistas de 'Silicon Valley'

Los geeks son los nuevos zombis de las series, los personajes de moda. Ya intentaron serlo hace más de 10 años cuando fueron el 50% de Freaks and Geeks, aquel título de culto que apadrinó Judd Apatow a finales de los noventa, o protagonizaron un spin-off (fallido) de Expediente X. Como el mundo todavía no estaba preparado, volvieron a su lugar natural de personaje- fondo de armario mientras preparaban una revolución silenciosa. Su momento ha llegado de nuevo.

The IT Crowd. Su cabecera – homenaje a los juegos arcade- ya eran toda una declaración de intenciones. Sus protagonistas eran los tres únicos integrantes del departamento de informática de una gran compañía de la que los espectadores nunca supieron a qué se dedicaba. Roy era el informático vago ("¿Ha probado a apagarlo y encenderlo de nuevo?"), el pringado con la colección de camisetas con guiños nerd. Moss el friki retraído que era lo más parecido a una Wikipedia con patas y Jen, la jefa metepatas que apenas sabía encender un ordenador.  Pues en escena sencilla, en la que no desentonaban las risas enlatas, y un tipo humor que por cada chiste fácil metía tres cargados de ironía y mala leche. The IT Crowd es un clásico.



The Big Bang Theory. Los reyes del gremio y parece que por muchos años. En realidad, la serie que emite en España TNT, mezcla todos los estereotipos que el cine y la televisión ha asociado siempre con lo friki/nerd/geek. Sheldon es el genio asocial, Leonard es el romántico que ha conseguido acabar con la chica inalcanzable, a Howard le gustaría ser Barney Stinson y Raj tardó unas cuantas temporadas en superar su incapacidad para hablar con las mujeres. Su fórmula de humor cargada de guiños pero asequible para el gran público la ha convertido en el éxito imbatible de momento: The Big Bang Theory lleva 10 temporadas en antena, es una de las series más vistas en EE UU y de momento tiene aseguradas dos temporadas más.

>

Seguir leyendo »

A las series no les gusta el fútbol

Los protagonistas de 'Friday Night Lights'

A pesar de ser dos de los programas que más audiencia arrastran, el deporte y las series no han conseguido encontrar demasiados puntos (buenos) de encuentro. Peor lo lleva el fútbol, un deporte minoritario en la meca de la ficción televisiva y un tema poco atractivo para las producciones de otros países más futboleros. Aún así hay series con deportes implicados y algunas de ellas muy recomendables. Hacemos repaso.

Friday Night Lights es una serie deportiva pero muy a su manera. El football, que no soccer, es solo una excusa asomarse a la vida de un pequeño pueblo de Texas llamado Dillon, donde se mezclan los dramas de instituto de sus vecinos más jóvenes con los conflictos políticos, sociales y económicos de una comunidad en decadencia que solo tiene como vía de escape soñar con una victoria de los Panthers en el campeonato estatal.  Una de las mejores series de la última década.

Seguir leyendo »

Todo vale por un Emmy

Campaña de 'The Walking Dead' para los Emmy

En la ficción estadounidense no salen de una para meterse en otra.  La actualidad informativa ya ha olvidado el cierre de la temporada 2013/14 para centrarse en la remesa de series veraniegas, las promos de las que se estrenarán en otoño y en los próximos premios Emmy. El 10 de julio se anunciarán las nominaciones y las cadenas se están empleando a fondo para conseguir la mejor posición para sus series.

Ya habrá tiempo para quejarse por las comedias, dramas, actores y actrices que se quedarán fuera de una competición que este año se presenta más apretada que nunca, o acordarse de las injusticias históricas como el paso casi testimonial de The Wire (y por extensión todas las series de David Simon), los galardones de carácter técnico con los que se tuvo que conformar Battlestar Galactica o que Martin Sheen nunca consiguiera un Emmy como mejor actor por El Ala Oeste de la Casa Blanca. Algunos dirán que en esto tienen mucho que ver las campañas de marketing y no les faltará razón. Algunas series se venden solas pero otras muchas necesitan un empujón extra.  

Una de las primeras series en asomarse al escaparate publicitario ha sido, como no podía ser de otra forma, Mad Men. Durante cuatro años consecutivos ganó el Emmy de mejor serie y se quedó a uno de superar el récord que todavía tienen Canción Triste de Hill Street, La ley de Los Ángeles y El Ala Oeste de la Casa Blanca. En las últimas dos ediciones los académicos le han dado la espalda, también en otras categorías en las que hasta hace poco era la gran dominadora, pero su equipo no se rinde y más ahora que Mad Men está en su recta final. Para sus penúltimos Emmy han tirado de creatividad y presentan una campaña que parece salida de la mismísima Sterling Cooper & Partners.

Seguir leyendo »

Cómo ganarle la guerra a los 'spoilers'

Juego de Tronos, paraíso de los spoilers

Spoiler, palabra maldita para muchos seriéfilos. Todos los día en las redes sociales se mezclan los mensajes de los fans temerosos de leer cualquier detalle de un capítulo que todavía no han visto, comentarios entusiastas de los que ya lo han visto, mensajes de las propias cadenas que emiten esas series e información de los medios con detalles de las siguientes entregas. La fobia por los spoilers se transforma en determinadas series en histeria colectiva y pone más difícil ponerse de acuerdo sobre qué se considera spoiler, cuánta vigencia tienen y cuál es la mejor manera de manejarlos.

Internet también ha derribado las barreras del espacio-tiempo y el auge de los maratones, que han traído cosas buenas como el poder el espectador de ver la series cuando y como quiera, también ha puesto más difícil comentar algunas series porque el ritmo de visionario ya no es mismo para todos los fans. En las ficciones que mantienen la emisión semanal, la cuarentena de los 'spoilers' se mide por horas. Solo hay pasarse hoy por Twitter y ver los comentarios- temeroso, cautos o maliciosos- del último capítulo de Juego de Tronos. Evitar disgustos no es tan difícil y hay unas cuantas herramientas para sortearlos.

En la vida real es mucho más fácil. Basta con huir de las conversaciones en corrillo que comienzan con un "¿vas al día con [insertar la serie] no?", saber qué amigos son los que saben guardar un secreto o, en los casos más extremos, adoptar la estrategia Ted Mosby ante las grandes citas deportivas. Para Internet en general y las redes sociales en particular, hay recurrir a unos cuantos trucos para ganarle la guerra a los spoilers.

En Twitter se puede recurrir a la lectura en vertical, desarrollar un sexto sentido para los hashtags o echar mano de la función de 'mute' de Tweedeck para silenciar cualquier conversación que haga referencia a una serie que se quiere proteger o Open Tweet Filter si se consulta Twitter directamente desde su página web. Muy curiosa (también muy útil en su momento) es Spoiler Foiler, una web creada por Netflix para poder eliminar cualquier referencia en Twitter.  Se puso a andar con el final de Breaking Bad y ahora mismo funciona con House of Cards.

Solución de Netflix para evitar los spoilers

Solución de Netflix para evitar los spoilers

Seguir leyendo »

Las canteras seriéfilas de moda

Debra Messing, la Laura Lebrel estadounidense

Los remakes llevan varias temporadas ganándole terreno a las ideas originales en la ficción estadounidense. Son nuevas versiones de grandes éxitos del pasado, adaptaciones de películas o mudanzas geográficas de series nacidas en otras latitudes. Las primeras cuentan con más fracasos que aciertos (V, Ironside, Los Ángeles de Charlie…), las segundas están dando como resultado reinterpretaciones sorprendentemente originales (Hannibal, Fargo…) y las terceras han propiciado que muchos aficionados amplíen sus fronteras televisivas.

Por razones obvias, Reino Unido sigue siendo la cantera preferida a pesar de que canales como BBC America o PBS emiten las series originales en un margen temporal cada vez más corto. Hay fracasos sonoros, también éxitos como The Office o Shameless y dentro de unos meses Fox intentará rizar el rizo con Gracepoint, una miniserie que adapta la primera temporada de Broadchurch conservando al mismo actor protagonista (David Tennant). Hay otras versiones que ya han empezado a dar sus primeros pasos como la que quiere hacer HBO de Last tango in Halifax, con Diane Keaton como productora, o de Utopia bajo la dirección de David Fincher, quien ya dirigió los dos primeros episodios de la versión que ha hecho Netflix de House of Cards.

Seguir leyendo »

Las series lo contaron primero

Brody, en el inicio de 'Homeland'

La historia del sargento estadounidense Bowe Bergdahl ha dejado a más de uno con una extraña sensación de déjà vu. El militar de 29 años fue liberado hace unos días tras permanecer cinco años secuestrado por un grupo talibán en Afganistán. Desde el principio, la trayectoria personal de Bergdahl y las circunstancias que rodearon su captura despertaron dudas que han vuelto a reavivarse tras su liberación. Imposible no acordarse de Homeland y pensar que esta vez ha sido la realidad la que ha plagiado a la ficción, salvando las distancias.

No es el primer caso y seguro que no será el último en un momento en el que muchas series viven más que nunca pegadas a la actualidad, buscando inspiración o adelantándose a lo que los fans esperan de ellas. Una de las que mejor maneja el pulso informativo es The Good Wife, que además ha sabido convertirlo en ingrediente fundamental de su éxito. Arrancó muy fuerte con la presentación del matrimonio Florrick en el primer capítulo, que estaba inspirada directamente en el escándalo sexual del exgobernador de Nueva York Eliot Spitzer...

 

... y después la trama se adelantó a las noticias en el episodio centrado en el incidente sexual protagonizado por un Premio Nobel en un hotel de Nueva York, inspirado en Al Gore pero que se emitió unos meses antes del escándalo de Strauss-Kahn. También está aquel en el que Alicia luchaba contrarreloj y conseguía detener una ejecución por inyección letal por irregularidades en uno de los fármacos. En temporadas más recientes ha ido en paralelo a la actualidad con casos relacionados con el espionaje de NSA, Bitcoin, los algoritmos de búsqueda que utilizan páginas como Google (transformada en la serie en ChumHum), los drones que el Ejército estadounidense teledirige desde el desierto de Nevada o en cómo Twitter y otras redes sociales han revolucionado la forma de hacer las campañas electorales.

En política, más concretamente en la sección la Casa Blanca y sus alrededores, el oráculo sigue siendo El Ala Oeste, a pesar de que ya han pasado casi nueve años desde la emisión del último capítulo. Sus siete temporadas siguen siendo la mejor guía para entender en qué consiste un bloqueo en el Congreso, los caucus, el filibusterismo o las consecuencias de elevar el techo fiscal.

Sin embargo, el mayor logro adivinatorio de la serie de Sorkin fue anticiparse a la victoria de Obama. Es verdad que 24 (en Fox y en VOD en Movistar TV) fue más lejos presentando al primer presidente negro de Estados Unidos, pero los guionistas de El Ala Oeste demostraron tener mucho ojo al tomar como inspiración el discurso que pronunció un desconocido Barack Obama en la Convención Demócrata de 2004 para elaborar el programa político de Matthew Santos y luego adelantarse a lo que haría y diría años más tarde el actual presidente estadounidense. Con House of Cards casi ocurre lo contrario, porque la esperanza es que nada de lo que cuenta sobre los bajos fondos de la política termine haciéndose realidad.

Seguir leyendo »

Cuando lo que funciona es el plan B

Los protagonistas de Sherlock

Hace unos días, Steven Moffat, responsable de Sherlock y actual jefe de Doctor Who, contó que la BBC tuvo sus reservas con la elecciones de Benedict Cumberbatch para ser Sherlock Holmes (en junio en VOD en Movistar TV) y David Tennant para la miniserie Casanova, papel que le abriría las puertas de Doctor Who, porque no eran lo suficientemente "sexys". Es fácil pensar ahora que la cadena británica estuvo a punto de cometer dos errores garrafales pero no faltan los ejemplos de cadenas que estuvieron en la misma situación.

En este proceso de selección está ahora HBO con los tres protagonistas de la segunda temporada de True Detective, con la diferencia de que los rumores y desmentidos están convirtiendo el anecdotario del 'podrían haber sido' en el debate del 'deberían ser'. En la primera temporada demostraron tener buen ojo cuando apostaron por un Matthew McConaughey que estaba al comienzo de su multipremiada reinvención, pero ahora lo tendrán difícil ajustarse a las expectativas que ha generado, por ejemplo, el posible fichaje de Brad Pitt. Mientras esperamos es un buen momento para repasar actores que triunfaron a pesar de no fueron la primera opción para el papel que los lanzó a la fama.

Antes de que los espectadores se tuvieran que acostumbrar al cambio de registro de Bryan Cranston, de Malcolm in the Middle a Breaking Bad, lo tuvieron que hacer los ejecutivos de la cadena AMC, que tenían muy claro que el actor ideal para ser Walter White era Matthew Broderick. Solo la persistencia de Vince Gilligan, que había escrito el papel pensando en Cranston después de trabajar con él en Expediente X, logró que cambiaran de opinión.

Seguir leyendo »