eldiario.es

9
Menú

El Gobierno niega a los protestantes que el 31 de octubre, Día de la Reforma, sea fiesta nacional

Compromís pregunta al Ejecutivo qué medidas va a adoptar para respetar todas las religiones presentes en España, especialmente en los días festivos, dado que es un Estado aconfesional

- PUBLICIDAD -
La Iglesia Evangélica El Buen Pastor de San Fernando (Cádiz) podría acoger la celebración / Foto: protestante.eu

La Iglesia Evangélica El Buen Pastor de San Fernando (Cádiz) podría acoger la celebración / Foto: protestante.eu

El Gobierno central niega a la federación que representa a la religión protestante que el día 31 de octubre, fecha que conmemora la Reforma Protestante, sea declarado festivo. La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) planteó esta propuesta, que los representantes de Compromís en el Senado recogieron y volvieron a plantear en pleno.

El Gobierno argumenta que el calendario de festivos de los trabajadores marca un máximo de 14 días anuales, dos de ellos de carácter local, y que se respetan las fiestas como la del trabajo, el 12 de octubre, Navidad... y remite al acuerdo con la Santa Sede, que reconoce como festivos los domingos y otras festividades religiosas -católicas-, que acaban regulando el calendario laboral.

De estos festivos que marca la Conferencia Episcopal, hay cuatro días al año que según el Gobierno pueden ser sustituidos, "para lo que habrá que dar cuenta a la Santa Sede (...) y contar con el consenso social necesario en la medida en que están vinculadas a celebraciones tradicionales en las que se añaden otros elementos no estrictamente religiosos sino económicos o sociales".

El Ejecutivo cuestiona si las festividades religiosas de otras confesiones "tienen un mínimo de arraigo social que justifique sustituir las ya existentes", algo que debería decidirse en el ámbito autonómico o local, y remite al ejemplo de Ceuta y Melilla, que celebran algunas fiestas musulmanas. Y acaba la respuesta señalando que en el ordenamiento jurídico español existen normas que amparan a los creyentes para celebrar sus festividades propias, además de acuerdos de cooperación con confesiones minoritarias, que contemplan celebración de festividades propias.

Coincidiendo con el 500 aniversario de la reforma religiosa, el senador Carles Mulet preguntó al Ejecutivo central si respondería positivamente a la petición, ya que España es un estado aconfesional. "Los días festivos por motivos religiosos los marca únicamente una religión, la católica", señala el senador valenciano, que interpela al Gobierno a tomar medidas "para respetar a todas las religiones presentes en España por igual, en especial en lo que a días festivos se refiere".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha