La Fiscalía abre una investigación sobre las devoluciones en caliente de menores en Ceuta

Aschraf, durante su devolución en caliente el pasado 19 de mayo.

La Fiscalía de Ceuta ha abierto una investigación sobre la devolución en caliente de menores durante la crisis humanitaria producida en Ceuta tras la llegada de entre 8.000 y 10.000 personas a la ciudad autónoma la semana pasada, según ha adelantado Diario Sur y ha confirmado elDiario.es. La organización Coordinadora de Barrios denunció ante el Ministerio Público el caso concreto de Aschraf, un chaval de 16 años que cruzó a nado a la ciudad el 19 de mayo y, tras llegar a Ceuta, fue devuelto ese mismo día a Marruecos por los militares y guardias civiles desplegados en la playa del Tarajal, algo prohibido en la legislación española.

La incoación de diligencias, de las que se encargará el fiscal Leopoldo Sánchez Valencia, llega después de la denuncia interpuesta por Coordinadora de Barrios el pasado 21 de mayo. La organización envió al Ministerio Público un vídeo, publicado por Reuters, en el que un adolescente suplicaba a las fuerzas armadas desplegadas en la playa que no le devolviesen a Marruecos. También la Fundación Raíces envió los hechos a la Fiscalía General del Estado, en un escrito más amplio que incluye otros casos de expulsiones inmediatas y la situación de desprotección en la que se han encontrado cientos menores desde su llegada a la ciudad, como ha documentado elDiario.es.

"Me van a golpear", clamaba Aschraf ante las cámaras. "No quiero volver, por favor", imploraba después de llegar a Ceuta a nado con un flotador fabricado con botellas de plástico. Al final de la grabación enviada a la Fiscalía, varios militares y un guardia civil le acompañan a la puerta del espigón fronterizo para conducirlo de vuelta a su país. Las imágenes del fotoperiodista Olmo Calvo también documentaron esta devolución en elDiario.es.

En su denuncia, Coordinadora de Barrios recuerda la obligación de España de cumplir con la legislación nacional e internacional al ejecutar rechazos en la frontera que incluye "prestar especial atención a los perfiles vulnerables", entre los que se encuentran los que aparenten "manifiestamente ser menores de edad", sobre todo cuando no se encuentren acompañados de sus familiares, como concluyó el Tribunal Constitucional. En el escrito, al que ha accedido elDiario.es, la ONG alega que los gritos del menor, pidiendo a los militares protección ante su temor a ser "golpeado" en Marruecos, deberían haber frenado el retorno del adolescente bajo el "principio de no devolución": "No hay meridiana de malos tratos que un niño llorando, aterrado, pidiendo comprensión ("Tenéis que entendernos") y pidiendo protección ("Me van a golpear"), reza la denuncia.

El menor se llama Aschraf, tiene 16 años, y fue abandonado por su madre biológica al nacer, según cuenta él mismo en una entrevista publicada en El País este jueves. El chaval denuncia haber sido devuelto en dos ocasiones ese miércoles 19 de mayo. Además del retorno documentado por la prensa, el menor explica que el día anterior había logrado llegar a Ceuta y pasó la noche del martes al miércoles en "un centro", previsiblemente la nave del Tarajal donde fueron alojados en condiciones indignas los menores recién llegados. Al día siguiente, fue devuelto desde las instalaciones donde pasó la noche, según su relato: "Me metieron en un centro, donde pasé la noche. Al día siguiente me dieron una toalla y unas galletas y me echaron”.

La semana pasada, especialmente a lo largo del martes 18 y el miércoles 19, el Ministerio del Interior devolvió de forma inmediata en Ceuta a toda persona que atravesasen a nado el espigón fronterizo, niños incluidos, como quedó reflejado en numerosos vídeos e imágenes publicados en prensa internacional y nacional. Las expulsiones inmediatas se produjeron tras la entrada de entre 8.000 y 10.000 personas a la ciudad autónoma, un tercio de ellos niños —según las cifras iniciales de Delegación del Gobierno — después de que Marruecos levantase las labores de control migratorio en este punto de su frontera con España.

La expulsión de menores extranjeros no acompañados solo puede realizarse si se contacta previamente con sus progenitores, se confirma la voluntad del niño de regresar a casa y se demuestra el interés superior del menor. Sin embargo, militares y guardias civiles devolvieron de manera inmediata a chavales, visiblemente menores, en la playa del Tarajal durante los días 18 y 19 de mayo. Después de cruzar a nado y pisar la ciudad autónoma, los soldados desplegados en la frontera los esperaban a la orilla y los acompañaban hasta el espigón fronterizo que limita España de Marruecos. La Guardia Civil abría entonces una puerta de la alambrada y los recién llegados, menores o adultos, regresaban a su país.

"Tenemos la orden de llevarlos a todos de vuelta. Da igual que sean menores y el punto al que lleguen de la playa. Si son niños muy claros, a veces se les separa en grupos y los entregamos a la Guardia Civil, pero tampoco sabemos muy bien cuál es el protocolo a seguir", explicaba un soldado del dispositivo de Ceuta a este medio la semana pasada.

Interior defiende que las devoluciones en caliente de adultos tienen cobertura legal porque son "rechazos en frontera", una figura regulada en la Ley de Seguridad Ciudadana. Sin embargo, las expulsiones inmediatas, sin aplicar trámite alguno, han sido seriamente cuestionadas por la falta de garantías. Aunque el Tribunal Constitucional avaló el pasado noviembre la normativa en la que se apoya el Ejecutivo para ordenar estas prácticas, exigía su aplicación en "entradas individualizadas" con "pleno control judicial" y en "cumplimiento de las obligaciones internacionales", algo que no se cumple en la actualidad.

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2021 - 11:18 h

Descubre nuestras apps

stats