El BCE aumenta su artillería contra la crisis de la pandemia en 500.000 millones: gastará 1,85 billones de euros hasta marzo de 2022

La presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Más potencia de fuego. El Banco Central Europeo ha aprobado este jueves dedicar otros 500.000 millones adicionales a la compra de activos para rebajar la presión sobre las deudas galopantes de los Estados de la eurozona a cuenta de la respuesta a la crisis sanitaria y económica de la pandemia del coronavirus. En total, el BCE anuncia que empleará 1,85 billones de euros hasta marzo de 2022. Su última decisión era destinar 1,35 billones hasta junio de 2021.

La decisión de Lagarde tiene que ver con las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema para la zona del euro. Estas proyecciones prevén una caída del PIB del 7,3% en 2020; y crecimientos del 3,9% en 2021, del 4,2% en 2022 y del 2,1% en 2023. En comparación con las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del BCE de septiembre de 2020, las perspectivas de actividad económica se han revisado a la baja: en septiembre, la caída del PIB prevista para 2021 por el BCE era del -8%, en lugar del -8,7% que avanzó en junio. Asimismo, en 2021 el BCE esperaba que la economía creciera en un 5,2%, dos décimas más de lo previsto en junio, mientras que en 2022 preveía un crecimiento del 3,2%, una décima por debajo del 3,3% que proyectó en junio.

"En general, los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona del euro permanecen", ha dicho Lagarde, "pero se han vuelto menos pronunciados. Si bien las noticias sobre las perspectivas de lanzamiento de vacunas en el futuro cercano son alentadoras, los riesgos siguen relacionados con las implicaciones de la pandemia para las condiciones económicas y financieras".

"La recuperación está perdiendo impulso más rápido de lo esperado por el aumento de los casos de COVID-19", dijo Lagarde en octubre: "Todos los datos apuntan a un agravamiento en noviembre por las medidas de confinamiento que se están tomando contra la pandemia. No esperamos datos buenos para noviembre. El BCE estuvo para la primera ola [con su programa de compras de deudas y activos por valor de 1,35 billones] y estará en la segunda ola".

"En el entorno actual de riesgos", afirmaba el BCE, "se evaluará cuidadosamente la información, incluida la evolución de la pandemia, las perspectivas de vacunas y la evolución de los tipos de cambio. La nueva ronda de proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del eurosistema en diciembre permitirá una reevaluación exhaustiva de las perspectivas económicas y el equilibrio de riesgos. Sobre la base de esta evaluación, el BCE reajustará sus instrumentos, según proceda, para responder a la situación y garantizar que las condiciones de financiación sigan siendo favorables para apoyar la recuperación económica y contrarrestar el impacto negativo de la pandemia en la inflación".

Y ha llegado diciembre. Y, con ello, los reajustes. "En cualquier caso, el BCE realizará compras netas hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado", afirma la nota del Consejo de Gobierno del organismo: "Asimismo, el Consejo de Gobierno decidió extender la reinversión de los pagos de principal de los valores adquiridos con vencimiento en el PEPP [el programa de compras de la pandemia] hasta al menos finales de 2023. En cualquier caso, la futura roll-off de la cartera de PEPP se gestionará para evitar interferencias".

Además, el BCE ha decidido "volver a calibrar" las condiciones de la tercera serie de operaciones de financiación a plazo más largo (TLTRO III), y "ampliar 12 meses el plazo en el que se aplicarán condiciones considerablemente más favorables, hasta junio de 2022". Así mismo, el BCE ha elevado el importe total que se pedir prestado en las operaciones de TLTRO III del 50% al 55% de su stock de préstamos elegibles. Es decir, dinero más barato y durante más tiempo con el fin de proporcionar un incentivo para que los bancos mantengan el nivel actual de préstamos.

En esta línea, el BCE también ha decidido ofrecer cuatro operaciones de refinanciación a más largo plazo por la emergencia pandémica adicionales (PELTRO) en 2021, "que continuarán otorgando un respaldo efectivo de liquidez".

En paralelo, el BCE seguirá con las compras de deuda del programa de compra de activos (APP) a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros, unas compras que se prolongarán "durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto de los tipos de interés oficiales" y finalizarán "poco antes de que comiencen a subir los tipos de interés.

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2020 - 14:04 h

Descubre nuestras apps

stats