CaixaBank prevé abonar 1.440 millones al Estado en dividendos y recompras de acciones en tres años si no desinvierte

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (i), junto al consejero delegado de la entidad Gonzalo Gortázar, presentan el plan estratégico para el periodo 2022-2024, este martes en Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Diego Larrouy


0

CaixaBank ha presentado este martes su primer plan estratégico desde la absorción de Bankia y que engloba este año y los dos siguientes. La entidad ha anunciado que prevé abonar a sus accionistas 9.000 millones de euros en los próximos tres años a través de una recompra de acciones de 1.800 millones, un dividendo del 50% del beneficio y un exceso de capital que redundaría en los inversores. De este reparto se beneficiaría el Estado, que es el propietario del 16% del banco tras la fusión, y accedería a 1.440 millones de euros hasta 2024.

El FROB, fondo del rescate bancario a través del cual el Estado es accionista, obtendría este capital siempre y cuando decidiera mantenerse en el accionariado durante los tres años que dura el plan estratégico. Actualmente, el FROB tiene mandato de venta antes de finales de 2023, aunque esta fecha para la salida del accionariado bancario, si bien esta fecha ya se ha retrasado en dos ocasiones previas. No se descarta que el Estado pudiera seguir en el accionariado más allá de esa horizonte, ante la dificultad de recuperación de una parte relevante de las ayudas que se inyectaron en Bankia. Actualmente, las acciones valen una quinta parte de lo que falta por recuperar.

El plan estratégico sirve a CaixaBank para explicar al mercado cuáles van a ser sus pilares de actividad en los próximos tres ejercicios. Entre otras cuestiones, aspira a aumentar un 7% anual sus ingresos y un 15% su margen de explotación. “Tenemos una situación privilegiada de partida”, ha asegurado Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco.

Así, el banco prevé aumentar sus ingresos incluso en negocios donde ya tiene una posición de liderazgo en el sector bancario, como son los fondos de inversión y los seguros. Según ha explicado Gortázar, existen todavía vías de crecimiento en estos negocios ya que los clientes que procedían de Bankia no están igual de vinculados —más de un producto con el mismo banco— que los que ya se encontraban en CaixaBank. Además, la penetración de estos productos en el conjunto del sector es menor que en la media europea, por lo que Gortázar ha señalado estos apartados como vías de crecimiento para la entidad en los próximos tres años.

El banco señala otros nichos de negocio, como los servicios vinculados al envejecimiento de la población. También en hipotecas, donde prevé que la contratación de estos préstamos durante los tres próximos años sea un 50% superior a la que se ha producido durante los tres años previos. Además, prevé redondear este negocio para la compra de vivienda con servicios vinculados como la contratación de alarmas, la instalación de paneles solares, o la venta de electrodomésticos, ordenadores o televisores.

Este último apartado es una de las palancas de crecimiento que ha señalado el banco en el negocio de créditos al consumo. “Creemos que tiene un potencial de crecimiento importante y que se eleve un 30% respecto a los tres años previos”, ha asegurado Gortázar en una rueda de prensa en la antigua sede de Bankia, en las torres Kio de Madrid. Parte de este crecimiento se producirá por el incremento de la actividad que CaixABank prevé en Wivai, una plataforma para la compra (y financiación) de productos de electrónica y electrodomésticos propiedad del banco. Prevé 1.200 unidades comercializadas en los próximos tres años.

CaixaBank ha descartado realizar nuevos recortes de plantilla y de oficinas durante los años que dure el nuevo plan estratégico. “Hemos hecho la reestructuración de red y plantilla que teníamos que hacer”, ha asegurado José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad, señalando que ya se ha alcanzado el tamaño que se considera óptimo para el grupo bancario.

Las previsiones de CaixaBank para este plan estratégico están basadas en un contexto en el que ya se cuenta con subidas de tipos de interés. Así, para este año aspira que el euribor quede en el 0,32%, el próximo ejercicio en el 1,48% y en el 1,56% al final del periodo del plan estratégico. El banco considera esta como la “hipótesis base”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats