La portada de mañana
Acceder
Los países más vulnerables al coronavirus están en América Latina y Europa del Este
Los seguros privados de salud se hacen fuertes en Madrid
Opinión – Contra la ignorancia, siempre, por Antón Losada

La CEOE se escuda en las elecciones madrileñas para oponerse a negociar el desmontaje de la reforma laboral

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi

Los empresarios no quieren ni oír hablar del desmontaje de la reforma laboral del PP. Ha sido el balance de la primera reunión de diálogo social que tiene por objeto, precisamente, derogar parte de esa legislación del Gobierno de Mariano Rajoy, así como revisar otros aspectos de la normativa laboral para reducir la excesiva temporalidad del empleo, por ejemplo. Las patronales CEOE y Cepyme se han cerrado en banda este miércoles a retomar la negociación ya iniciada antes de la pandemia con el argumento de que "no es el momento". Debido a la crisis por la COVID, pero también se aferran a un nuevo motivo: las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo, explican fuentes del diálogo social.

Yolanda Díaz: la ministra del diálogo social sucede a Pablo Iglesias

Yolanda Díaz: la ministra del diálogo social sucede a Pablo Iglesias

La reunión de este miércoles, 17 de marzo, generaba una gran expectación. Después de meses de suspensión de esta mesa de negociación, tras la irrupción de la COVID, el Ministerio de Trabajo ha retomado esta tarde el debate con los agentes sociales de uno de sus principales compromisos en materia laboral: la derogación de la reforma laboral del PP. Lo ha hecho tras concluir la negociación sobre la llamada 'Ley Rider', contra los falsos autónomos en plataformas digitales de reparto como Glovo y Deliveroo, una negociación que se ha demorado durante meses.

Ahora, la reapertura del diálogo social sobre la reforma laboral ha coincidido con el terremoto político desatado tras la moción de censura en Murcia, sucedido por la convocatoria de elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid y el movimiento de Pablo Iglesias desde el Gobierno central hacia la política madrileña, que ha aupado a una vicepresidencia a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Este contexto ha sido utilizado por los empresarios para reafirmarse en que no es el momento para abordar esta negociación, explican desde el diálogo social. Las patronales han venido a decir que no quieren hacer el juego a Unidas Podemos en estos momentos, al entrar a negociar este compromiso electoral de la formación política, y que en cualquier caso no quieren cerrar ningún aspecto antes del día 4 de mayo, fecha de los comicios en la Comunidad de Madrid.

Próxima reunión el 30 de marzo

El encuentro de este miércoles, dirigido por el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, ha sido intenso. Se ha alargado durante unas cuatro horas, hasta las nueve de la noche y ha estado centrado en qué temas abordar y cuándo se tratarán. Al menos, eso han intentado, pero no se ha llegado a ninguna conclusión al respecto en esta primera reunión, explican fuentes del diálogo social.

Gobierno y agentes sociales han acordado volver a reunirse "antes de Semana Santa", posiblemente el 30 de marzo, para seguir negociando. Aunque esta es la negociación más difícil que afronta el Ministerio de Trabajo, el equipo que lidera Yolanda Díaz ha logrado ya numerosos y complejos pactos con los empresarios y sindicatos, como el referido a la ley de teletrabajo y en la mencionada 'Ley Rider'.

CCOO y UGT han exigido este miércoles retomar en primer lugar la negociación ya iniciada a comienzos de 2020 para revertir algunos elementos de la legislación del PP, como la supremacía del convenio de empresa sobre el sectorial, las facilidades en los descuelgues de los convenios colectivos y la limitación de la ultraactividad. Estos aspectos en realidad ya habían sido abordados por el anterior Gobierno monocolor de Sánchez, por lo que estaban muy avanzados.

Los sindicatos mayoritarios consideran que, una vez acordados estos cambios, entre los que también incluyen la reforma de la subcontratación para combatir la precariedad, se podría pasar a una segunda etapa en la negociación. Esta, de mayor dificultad y profundidad –y por tanto a largo plazo–, abordaría materias como la contratación y el despido, entre otras.

Ni hablar de la subcontratación

Los empresarios difieren por completo en la hoja de ruta. "Hemos trasladado en la mesa que no es el momento de abordar la reforma laboral que se plantea, sino de avanzar en las políticas activas de empleo o la reducción de la dualidad del mercado laboral, como nos indican desde la UE", sostienen fuentes de CEOE a este medio.

La mesa de diálogo social que aborda el desmontaje de la reforma laboral en realidad lleva por nombre la "modernización del mercado laboral", ya que busca revertir algunos de los llamados "aspectos más lesivos" de la legislación del PP, pero también pretende abordar más materias. Por ejemplo, la reducción de la excesiva temporalidad de los contratos de trabajo y la meta de evitar los despidos con otras fórmulas de flexibilidad interna como los ERTE, como ha explicado la ministra Díaz.

La CEOE y Cepyme se han amparado en estas otras metas, que el Gobierno trasladó a la Comisión Europea dentro del Plan de Recuperación, para oponerse a retomar el desmontaje de la reforma laboral. Sobre todo, se niegan a reformar la subcontratación, explican fuentes de la negociación. Este último punto es el más polémico para los empresarios y al que más se ha opuesto públicamente el líder de los empresarios, Antonio Garamendi.

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2021 - 22:53 h

Descubre nuestras apps

stats