La portada de mañana
Acceder
España se aferra a la tercera dosis para no aplicar nuevas limitaciones en Navidad
Cómo el sistema educativo falla a las clases bajas frente a las altas
Opinión - Cosas que aguantan, por Esther Palomera

La Comisión Europea se resiste a las medidas urgentes que piden España y Francia para reformar el mercado eléctrico

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, la vicepresidenta económica española, Nadia Calviño, y la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

España y Francia quieren acabar con el vínculo que existe entre el precio del gas, que está desbocado, y el de la factura de la luz. Argumentan que tiene más sentido para el pacto verde europeo. España, por ejemplo, ha propuesto compras colectivas de gas y almacenamientos estratégicos, como recordaba la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, a la entrada del Eurogrupo en Luxemburgo este lunes. Y el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, afirmaba: "Es necesario cambiar y abordar la situación del mercado europeo de la energía, porque no está preparado para lo que queremos conseguir, que es la lucha contra el cambio climático".

"Hay un repunte sin precedentes de los precios de la energía", ha dicho la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, "que obedece a diferentes motivos, pero que está muy ligado a la evolución de los precios de la energía en los mercados internacionales. Este no es un problema que podamos abordar a nivel nacional. Necesitamos una respuesta europea coordinada, que pueda abarcar una serie de medidas. Hemos proporcionado un documento de debate con diferentes propuestas. Otros Estados miembros se están uniendo a este esfuerzo y espero que las instituciones europeas tomen medidas decisivas y urgentes para abordar este problema y garantizar que el proceso de transición verde sea lo más fluido y justo posible".

¿Qué opina la Comisión Europea al respecto, que está preparando una serie de orientaciones para abordar la escalada de precios en los Estados miembros? Pues no contesta directamente. "Los debates tienen su curso", responde el comisario europeo de Finanzas, Paolo Gentiloni, sin llegar a responder a la pregunta, formulada varias veces en la rueda de prensa tras la reunión de los ministros de Economía de la eurozona: "Hay un aumento destacado de la demanda, consecuencia también de la transición energética, porque hay un problema de suministro de gas también por la demanda expansiva que hace que el gas sea esencial para reemplazar el carbón. Esos elementos, junto con los factores temporales y estacionales explican la subida brusca y súbita. Y sabemos que hay países con un mix diferente, donde el precio del gas determina mucho los precios. Es algo que vamos a debatir. Vamos a presentar soluciones y, si procede, contaremos con soluciones innovadoras".

"Algunas propuestas estarán en la comunicación que presentaremos en los próximos días, y otras en el paquete energético que presentaremos en diciembre". 

¿Qué medidas? "Se trata de un intento de identificar nuevas iniciativas y nuevas herramientas dentro de las normas de mercado interior y de ayudas de estado", responde Gentiloni: "No hay soluciones fáciles ni tradicionales, y para estudiarlas, se requiere una actitud seria y un poquito de tiempo. Por eso, he dicho que algunas de estas propuestas podrían encontrarse en las medidas de octubre y otras en el paquete energético para diciembre".

¿Teme que los altos precios de la energía pongan en peligro el pacto verde europeo? "Deberíamos reaccionar, pero no exagerar", responde Gentiloni, "porque tenemos una estrategia fundamental para el futuro de nuestras economías, no solo para la vida del planeta. Hay que reaccionar, pero evitando una reacción que socave la transición y el esfuerzo por descarbonizar nuestra economía".

"Reaccionar sin exagerar", dice el comisario.

"El precio del gas ha aumentado enorme y brutalmente en las últimas semanas", afirma el ministro de Finanzas francés: "Ees un asunto que nos preocupa enormemente a todos. Es muy injusto, ineficiente y muy costoso. En primer lugar, para nuestros ciudadanos y especialmente para los ciudadanos europeos más pobres; es injusto, ineficiente y muy costoso para nuestras empresas privadas. Por tanto, es necesario actuar y es necesario tomar decisiones".

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya ha tomado decisiones, como congelar el precio del gas en Francia hasta la primavera. "Pero también es hora de tener una respuesta europea", dice Le Maire: "Es hora de fijarnos en el mercado energético europeo. El mercado energético europeo tiene una desventaja importante, que es la alineación de los precios de la electricidad con el precio del gas. Y claramente, esto es totalmente ineficiente, y ya no podemos aceptar que los precios de la electricidad se alineen con el precio del gas porque no es la mejor manera de tener el nivel adecuado de precios de la electricidad. Y en lo que se refiere al cambio climático, no podemos tener cada vez más consumo de electricidad y el precio de la electricidad dependiendo totalmente del precio del gas. Este es claramente un callejón sin salida para la lucha contra el cambio climático. Por lo tanto, es necesario actuar".

Y, de momento, la Comisión Europea no termina de entrar al debate que plantean Francia y España. "Todos hemos estado de acuerdo en que una parte significativa de los desarrollos actuales serán temporales y que la inflación caerá el año que viene", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Pachal Donohoe, tras la reunión: "También existe el ángulo humano, el impacto social al alza de precios y la necesidad de proteger a familias vulnerables del precio. No son los únicos afectados. toca a todos los ciudadanos y pymes. Por eso hemos acordado seguir supervisando los precios de la energía e incluirlo. La situación actual no puede socavar nuestros objetivos climáticos. La transición verde no es un problema, es parte de la solución.  Hay que mejorar los esfuerzos para eficiencia energética y reducir el carbono y nuestra dependencia de energía importada". 

Gentiloni, por su parte, ha insistido en que los precios eléctrico "se consideran algo temporal, pero el elemento estacional e invernal será fundamental. Diferentes países han tomado iniciativas y la Comisión presentará medidas que puedan usarse ante las repercusiones del precio de la luz. Es importante que sean temporales, selectivas, para respetar el mercado único y las ayudas de Estado, y deben ser coherentes con la transición de una economía descarbonizada. Además, vamos a lanzar una reflexión para garantizar un suministro para empresas a medio plazo".

El comisario ha insistido en que, en los próximos días, se presentará una toolbox, "una comunicación que va a sacar conclusiones sobre el origen de esta crisis, de la característica temporal y no temporal. Y vamos a aclarar las herramientas a disposición de los Estados miembros para esta situación, de acuerdo con la legislación de la UE y las reglas de ayudas de estado, y el mercado interior único. Al mismo tiempo, hay un trabajo en curso para intentar identificar más propuestas, en las que estamos trabajando, algunas que se han planteado en las discusiones de los ministros, como la compra de gas, el almacenamiento de gas... Todos estos trabajos siguen adelante para comprender de la mejor manera posible cómo vayamos a presentar estas propuestas. Algunas estarán en la comunicación y otras en el paquete energético que presentaremos en diciembre". 

Etiquetas
Publicado el
4 de octubre de 2021 - 20:31 h

Descubre nuestras apps

stats