La batalla del recibo de la luz se desata en Bruselas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El problema se ha colado como primer punto del orden del día del Eurogrupo de este lunes. Hasta tal punto, que el director de la Agencia de la UE para la Coordinación de Reguladores de la Energía (ACER), Christian Zinglersen, informará a los ministros de Finanzas de la zona euro sobre la evolución reciente de los precios de la energía, que está disparando la inflación en toda Europa además de causar estragos en los hogares.

Iberdrola endurece su pulso con el Gobierno con la paralización de proyectos de renovables

Iberdrola endurece su pulso con el Gobierno con la paralización de proyectos de renovables

Las fuentes comunitarias consultadas reconocen que no esperan grandes conclusiones del lunes, pero, como explican en la vicepresidencia económica española, "lo importante es que el debate se produzca".

España es uno de los países que más está empujando para implicar a la Unión Europea en la solución de la escalada de precios, en tanto que el mercado eléctrico es común en la UE: "Es un tema importante que se vea a nivel europeo, es un reto común y tiene que haber una solución común. El hecho de que se discuta es relevante, y es un elemento que va a ser recurrente en las discusiones a partir de ahora. Lo principal es esperar a la reacción de la Comisión Europea, que ya ha anunciado que va a presentar un toolbox para posibles medidas".

El punto de este lunes en el Eurogrupo es de discusión, por lo que habrá un debate entre los 19. "Estamos esperando la contribución de las discusiones", reconoce el Gobierno español: "Es importante que haya una discusión rica de nuestros argumentos, de las medidas presentadas y un avance de posiciones y una discusión. Queremos que se centre la discusión en el tema de la luz".

La comisaria de Energía, la estonia Kadri Simson, ha explicado que lo que presentarán serán una serie de medidas que pueden tomar los Estados miembros dentro del marco legal comunitario tanto a corto como largo plazo para amortiguar los precios de la luz: "Se pueden utilizar diferentes medidas para ayudar consumidores vulnerables, para promover el autoconsumo y la energía, que es la que se vende a mejor precio para los consumidores".

"Los Estados miembros están pidiendo orientación", ha dicho Simson: "Y por eso también estamos proponiendo soluciones a largo plazo. Pero a corto plazo están dispuestos a tomar medidas temporales de acuerdo con la normativa de la UE".

Pero no sólo se debatirá este lunes en el Eurogrupo, aún sin las orientaciones de Bruselas. El Consejo Europeo ya ha confirmado que será un tema de la agenda de la cumbre de líderes del 21 y 22 de octubre, algo que pidió formalmente el Gobierno español.

Barend Leyts, portavoz del presidente el Consejo Europeo, Charles Michel, explica: "Europa, como muchas otras regiones, está experimentando un aumento importante de los precios de la energía. Por tanto, el presidente ha decidido incluir este importante tema en el orden del día de la reunión del Consejo Europeo de los días 21 y 22 de octubre".

El propio presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en la línea de la carta enviada por sus vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera a la Comisión Europea, insistía este viernes en la defensa de una plataforma europea para comprar gas y constituir reservas estratégicas. "El Gobierno de España ha presentado ante la Comisión Europea una propuesta para dar una respuesta común a la subida de los precios mayoristas de la energía", ha dicho en el III Foro de La Toja, informa Irene Castro. Sanchez, además, se ha preguntado: "¿Si funcionó la compra conjunta de vacunas, por qué no aumentamos nuestro poder de negociación haciendo una compra conjunta y una reserva estratégica de gas en Europa?".

Compra conjunta de gas a escala europea

En su non-paper o documento de reflexión enviado a la UE, el Gobierno español afirmaba: "La autonomía estratégica de Europa es incompatible con el nivel actual de exposición a las fluctuaciones de los mercados energéticos internacionales. Si bien no podemos reducir nuestra dependencia a corto plazo, podemos y debemos aumentar nuestro poder de negociación. Esto requiere una plataforma europea centralizada para comprar gas natural. Lo hemos hecho con bastante éxito para las vacunas y deberíamos reproducir este modelo en otros campos estratégicos como este. Además, podríamos utilizar nuestro mayor poder de negociación para constituir reservas estratégicas que nos permitan mitigar nuestra exposición a las fluctuaciones del mercado. Los productores de gas se están comportando estratégicamente para maximizar sus ganancias, debemos actuar juntos para evitar quedar a su merced. Esto no solo es importante para contener los precios actuales de la energía, sino también para protegernos de que los productores utilicen los precios de la energía como herramienta de negociación política en otros asuntos".

Según el portavoz del Consejo Europeo, "la actual subida de precios se produce durante la recuperación de la pandemia de la COVID-19, que ha afectado gravemente a nuestras economías y sociedades. Los elevados precios de la energía están ejerciendo una fuerte presión sobre el poder adquisitivo de nuestros ciudadanos. Muchas familias todavía sienten el impacto de las consecuencias de la pandemia". 

"A corto plazo", prosigue, "debemos centrarnos en las preocupaciones inmediatas de nuestros hogares, la industria y las pymes. Esta es, en primera instancia, responsabilidad de los Estados miembros. Pero tenemos que discutir cómo puede ayudar la UE. La Comisión Europea ha anunciado una comunicación al respecto. Los Estados miembros debatirán este punto en la preparación del Consejo Europeo. A medio y largo plazo, debemos seguir aumentando significativamente nuestra inversión en innovación y energía limpia. La situación actual subraya aún más la importancia de determinar un camino ambicioso y realista hacia el cumplimiento de nuestros objetivos climáticos colectivos para 2030 y 2050, al tiempo que se garantiza una transición verde justa que no deje a nadie atrás".

Pulso de las eléctricas

Iberdrola y Endesa, junto a grandes bancos y fondos de inversión, han enviado una carta al vicepresidente europeo de Pacto Verde, Frans Timmermans; a la vicepresidenta de Competencia, Margrethe Vestager; y a la comisaria europea de energía, Kadri Simson, para quejarse de las medidas tomadas por el Gobierno español para abaratar el precio de la factura de la luz.

Las grandes compañías energéticas piden a la Comisión Europea que tumbe la legislación sobre los beneficios de las empresas: el Gobierno busca rebajar en 2.600 millones la factura de la luz a cuenta de reducir los beneficios (caídos del cielo) que les ha producido a las eléctricas el incremento del coste del gas natural en otras tecnologías como las renovables, la hidráulica o la nuclear.

Según la carta, las grandes empresas que se reparten el mercado de la luz piden que "no distorsionen ni rompa la confianza de los inversores, porque el decreto podría infringir la normativa comunitaria". La misiva también va firmada por las patronales europeas de renovables y la Asociación de Grandes Fondos de Inversión en Infraestructuras.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha recordado a las eléctricas que tienen cumplir la ley y que deberían comprometerse "un poco" con el país. En declaraciones a la SER, Díaz ha afirmado: "Hay que dar debates democráticos, y las grandes empresas de nuestro país no pueden poner en tela de juicio esto. Este país tiene que hablar alto y claro sobre la democracia económica", ha dicho Díaz, quien ha insistido en que, según datos de Eurostat, el beneficio sobre ventas de las grandes eléctricas españolas es del 18,5%, frente al 10,5% de la media europea y el 5,6% de las alemanas.

Por su parte, La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha lamentado "la sorprendente falta de sensibilidad de algunas empresas" con respecto a la situación actual de altos precios de la luz y, ante ello, ha indicado, que debe ser el interés de todas las compañías energéticas "acompañar al Gobierno en la adopción de medidas para amortiguar el impacto sobre la factura de los consumidores". Además, ha afirmado que "las empresas energéticas tienen que cuidar y ser sensibles dado el impacto que pueda tener sobre su imagen pública y su reputación de cara a los ciudadanos y las empresas del país".

Medidas en otros países

Mientras el Gobierno chino ordena a las principales empresas energéticas estatales que aseguren el suministro de combustible para el invierno a toda costa mientras el país lucha contra la crisis energética, según publica The Guardian, las economías europeas también se mueven. España no es el único país que está aprobando medidas para amortiguar la escala de precios energéticos.

El Gobierno francés, por su parte, ha decidido bloquear los aumentos de los precios del gas y la electricidad para aliviar la presión, según recoge Financial Times. En un discurso televisado el jueves por la noche, Jean Castex, primer ministro francés, anunció que, después de un aumento ya programado del 12,6% en los precios de la gasolina para el viernes, el Gobierno bloquearía cualquier aumento adicional de precios hasta abril.

"Vamos a implementar lo que yo llamaría un 'escudo de precios' para el gas y la electricidad", dijo Castex en el canal de televisión TF1: "Vamos a protegernos de estos aumentos de precios". Con las elecciones presidenciales programadas para abril y los chalecos amarillos en la memoria, el gobierno es muy consciente de los riesgos de que los consumidores se enfrenten a precios más altos.

El gobierno francés ya había anunciado un subsidio energético excepcional de 100 euros para los 5,8 millones de hogares más pobres del país, lo que representa 580 millones de gasto público. Castex dijo que si las medidas para congelar los precios de la energía no lograban aliviar la presión sobre los hogares, el gobierno consideraría aumentar este pago.

Inflación galopante

La inflación de la zona euro alcanzó su máximo en 13 años el mes pasado, y parece probable que aumente aún más. La inflación en los 19 países que comparten el euro se aceleró hasta el 3,4% interanual en septiembre desde el 3% del mes anterior, la subida más alta desde septiembre de 2008 y justo por delante de las expectativas de los analistas del 3,3%, datos de Eurostat, la agencia de estadística de la UE.

Los precios subieron principalmente por un aumento en los costes de la energía, principalmente una reversión de la caída del precio del petróleo que tuvo lugar durante la pandemia de COVID-19.

Con el aumento de los precios del gas natural y los cuellos de botella que afectan a todo, desde la producción de automóviles hasta la fabricación de computadoras, la inflación podría alcanzar el 4% para fin de año, el doble del objetivo del BCE, antes de lo que el banco anticipa será una caída relativamente rápida a principios de 2022.

Por ahora, el BCE se mantiene fiel a su narrativa de que este brote de inflación pasará rápidamente y el crecimiento de los precios se mantendrá por debajo de su objetivo durante los próximos años. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, esta semana ha ido señalando que el aumento de los riesgos de inflación, si bien pidió paciencia y no reaccionar exageradamente.

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2021 - 21:55 h

Descubre nuestras apps

stats