El precio mayorista de la luz pulveriza otro récord y supera por primera vez los 300 euros/MWh

Torre de alta tensión

Antonio M. Vélez


13

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista va a situarse este jueves en 302,48 euros por megavatio hora (MWh), pulverizando el máximo histórico de 291,73 euros/MWh de este miércoles. Con este nuevo récord, segundo consecutivo, el pool rompe por primera vez la barrera de los 300 euros, arrastrado por la subida estratosférica del gas natural por la creciente tensión entre Rusia y Occidente. La hora más cara de este jueves serán las 9 de la noche, con un nuevo máximo histórico de 345 euros/MWh, y la más barata, las 5 de la mañana, con 251,78 euros/MWh.

Tras unas semanas de relativa tregua en el mercado mayorista eléctrico, la escalada de los últimos días ha llevado al Gobierno a confirmar este miércoles la prórroga de las rebajas fiscales de la factura en vigor desde junio, que vencían a finales de mes. Según ha anunciado en el Congreso la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, se van a extender cuatro meses, hasta abril de 2022.

Los mercados apuestan por que, como consecuencia de la subida exponencial del gas, la situación no va a mejorar este invierno, más bien al contrario. Los futuros de OMIP para el mercado mayorista eléctrico ya se sitúan en 297 euros/MWh de media para el mes de enero, lo que apunta a nuevos récords para el mes que viene: en lo que llevamos de diciembre (que ya apunta a pulverizar el máximo de octubre) el pool se ha situado en 226 euros.

Para el primer trimestre del año que viene los futuros apuntan a 280 euros/MWh, otra cifra sin precedentes. Y lo mismo ocurre con los futuros para el conjunto de 2022. Cotizan ya en 204,5 euros, frente a los más de 115 euros en los que, según las previsiones del Gobierno, se va a situar en este 2021 que acumula récord tras récord en una escalada que comenzó en verano.

La explicación está en el gas, que alimenta las centrales de ciclo combinado y cuya cotización se ha multiplicado por siete en el último año. Esta materia prima ha vuelto a dispararse esta semana por las tensiones entre Occidente y Rusia. Sin visos de desbloqueo para la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2 con el que Moscú pretende suministrar gas a Europa sorteando Ucrania, uno de los termómetros para medir la escalada, la referencia holandesa TTF, ha llegado a rozar este miércoles los 133 euros/MWh, tras tres días subiendo en vertical al hilo de las noticias sobre el incremento de la tensión entre Rusia y Ucrania.

Con la llave del gas europeo en manos de Rusia, su principal suministrador, los niveles de los almacenes de gas en el continente se sitúan a las puertas del invierno en el 61,9% y en el nivel más bajo para esta época el año en la última década. Aunque hay grandes diferencias entre países: en Austria están en un exiguo 39%, y en Alemania, al 58%, frente al 70% de España o 66% de Francia. Así, la crisis energética que está golpeando con saña Europa por el shock gasista no amaina. Y el mercado eléctrico está sufriendo las consecuencias del sistema marginalista que impone la UE. Los precios récord de España para este jueves son inferiores a los de Francia (353 euros/MWh), Alemania (344 euros) o Países Bajos (333 euros).

Minutos antes del anuncio de rebaja fiscal de Montero, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reiterado en el Congreso que “este gobierno va a cumplir con su palabra” de que “en promedio” el recibo de los hogares acabe 2021 en niveles similares a los de 2018, descontando la inflación. No obstante, el Gobierno admite que habrá hogares que pagarán más: los acogidos a la tarifa semirregulada del precio regulado al pequeño consumidor (PVPC), que tradicionalmente ha sido la más competitiva.

En concreto, los precios registrados en el mercado mayorista repercuten directamente en el PVPC, al que están acogidos casi 11 millones de hogares y pymes en España, en torno al 40% del total de suministros. Pero también sirve de referencia para los otros 17 millones que contratan su suministro en el mercado libre, que a la larga también se verán afectados cuando se revisen sus contratos.

Ribera ha señalado que esa promesa de Pedro Sánchez se va a cumplir gracias a las rebajas fiscales, “de más del 60%”, y del recorte de los cargos de la factura. “Un esfuerzo colectivo impresionante” que, ha reconocido, “no es suficiente”. Ribera ha reiterado que en otros países europeos la situación del mercado mayorista es “similar o peor” a la de España y Europa “debe plantearse qué hacer de manera colectiva”, en alusión a la reforma de las reglas del mercado que lleva meses defendiendo España junto a otros estados miembros como Francia para desvincular los precios del gas de los de la luz.

Antes de la brutal escalada de este otoño, el Gobierno propuso dos medidas “estructurales” para abaratar el recibo: el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), para sacar las antiguas primas a las renovables de la tarifa eléctrica, y de la ley para atajar los denominados beneficios caídos del cielo de la hidráulica y la nuclear por la subida del CO2.

Pero, ante su lenta tramitación parlamentaria, a través de sendos proyectos de ley, para tratar de blindar las medidas de la artillería legal de las eléctricas, el Ministerio para la Transición Ecológica asume en el borrador de la orden de cargos para 2022 que estas medidas no van a estar en vigor hasta el segundo semestre del año que viene.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats