eldiario.es

9

El mercado de trabajo se frena: los principales focos de desaceleración son autónomos, servicios y construcción

El crecimiento de empleo llega solo de la mano de los asalariados: los autónomos cayeron en 30.700 personas en verano y en 8.800 trabajadores en el último año

Sobresale la desaceleración en el sector Servicios, del que depende más del 70% de los trabajadores, y en la Construcción, mientras que la Agricultura continúa perdiendo trabajadores

"Hay un problema de expectativas que está afectando sobre todo al consumo. La gente salió muy tocada de la crisis y lo tiene ahí en el recuerdo", explica el economista Antonio González

Turistas en la Playa de Mogán

Imagen de archivo de turistas en la playa de Mogán, en el sur de Gran Canaria. Canarias es una de las dos CCAA que pierde empleo en el último año. Alejandro Ramos

Los últimos datos de la EPA de este verano han retratado que la desaceleración del mercado laboral se agrava. "Lo primero que llama la atención es la velocidad de la frenada, en dos trimestre la creación de empleo interanual ha caído casi a la mitad, del 3,2% al 1,77%", subraya Ángel Talavera, economista jefe para Europa de Oxford Economics, que recuerda que "la economía no ha frenado tanto" en este periodo. Hay varios focos que concentran malas noticias: por situación profesional, los autónomos están perdiendo trabajadores, y en cuanto a los sectores, el de Servicios –con tanto peso en nuestro mercado laboral– ha crecido mucho menos de lo esperado.

Entre julio y septiembre se crearon 69.400 puestos de trabajo, la menor subida desde 2013 para el tercer trimestre del año, que habitualmente registra buenos datos fruto de la temporada veraniega.

La rápida frenada del mercado laboral se refleja en los datos de crecimiento interanual del empleo. En los últimos doce meses el número de trabajadores aumentó en 346.300 personas, lo que supone un ritmo de crecimiento del 1,77%. El trimestre anterior era del 2,28% y en el primer del año, de 3,16%.

Las cifras desestacionalizadas –que marginan efectos temporales como la actividad turística y los altibajos propios de las campañas agrícolas– muestran de hecho que el empleo casi quedó congelado, con un pequeño incremento del 0,09%.

El empleo por cuenta propia es "el principal responsable de la ralentización de la ocupación", destacaba en su lectura de las cifras de la EPA el servicio de estudios del BBVA. En el último trimestre, los autónomos han perdido 30.700 trabajadores, mientras que los asalariados crecieron en 101.700 personas.

Caída de autónomos

Lo más preocupante es mirar qué ha ocurrido en el último año, en el que se comprueba la pérdida de 8.800 trabajadores (-0,3% respecto al tercer trimestre de 2018). "En esta caída mantenida en los dos últimos años es clave la pérdida de autónomos y autónomas en el sector comercio debido a la proliferación de grandes superficies, la liberalización de horarios comerciales y las plataformas online", ha destacado María José Landaburu.

La estadística del INE indica que la pérdida de empleo entre los autónomos del último año se concentra entre aquellos que son empleadores, por lo que tienen negocios que sustentan a otros trabajadores. Se redujeron en 13.400 personas (-1,4%), mientras que los autónomos sin asalariados o independientes aumentaron en 8.300 trabajadores (+0,4%).

En cuanto al tipo de empleador, tanto el sector público como el privado han frenado la creación de empleo, "si bien es mucho más importante el del primero debido a su mayor tamaño y al superior efecto arrastre sobre el empleo total", subrayan en Economistas Frente a la Crisis.

Los últimos datos de empleo recogen que en los últimos 12 meses hubo una mayor creación de empleo en las Administraciones Públicas (+1.93%) que en la empresa privada (+1,74%). Este verano, el sector privado apenas creó puestos de trabajo: 35.200 respecto a los 134.200 del mismo periodo del año pasado, casi cuatro veces más.

Por sexo, aunque los datos del último trimestre dejan muy mal situadas a las mujeres –con destrucción de empleo y un aumento del paro respecto a los tres meses precedentes–, la economista Lucía Gorjón de la Fundación Iseak sostiene que lo más adecuado es mirar el crecimiento interanual para evitar "los efectos de la estacionalidad". En los últimos doce meses, el empleo crece más entre las mujeres (+2,08%) que entre los hombres (1,52%).

En cuanto al paro, los datos no son tan favorables, de los 111.600 desempleados menos en el último año, 109.100 son hombres (-6,7%) y solo 2.500, mujeres (-0,14%). Ellas son en la actualidad el 53% del total de personas desempleadas.

Aun así, Gorjón subraya que las cifras de desempleo en las mujeres también se explican en parte por el aumento de la actividad, "muchas mujeres se han animado a buscar trabajo y ahora pueden ser desempleadas mientras que antes eran inactivas".

Preocupación por el sector servicios

No todos los sectores se están comportando igual. La agricultura sigue perdiendo trabajadores, con una caída casi del 3% en el último año, 22.200 trabajadores agrícolas menos. El resto de sectores crecen: destaca para bien la industria (con 90.100 trabajadores más el último año, +3,3%) y, por otro lado, subraya en el mal sentido la desaceleración en la construcción (con un ritmo de crecimiento interanual del 2,4% cuando el año pasado en el tercer trimestre era del 7,4%) y el de los Servicios (en el que el empleo crece al 1,7% interanual respecto al 2,4% del tercer trimestre del año pasado).

La clave con el sector servicios es su peso en el mercado laboral español: a él pertenecen más del 70% de los trabajadores. El dato de creación de empleo sorprendió a los analistas. "Los servicios crearon casi la mitad del empleo previsto", destacaba BBVA Research –respecto a los 87.700 trabajadores más en sector en el verano frente a los 167.700 que estimó el centro de estudios–, "en un trimestre con una estacionalidad especialmente favorable". 

La hostelería, motor del empleo en el pasado, se ha quedado con un saldo negativo en el crecimiento interanual con los últimos datos de empleo: perdió 7.700 trabajadores en los últimos 12 meses, respecto a los 98.800 puestos de trabajo que creó en el año anterior a estas alturas.

"El comportamiento del sector servicios está muy vinculado con el consumo", recuerda Antonio González, de Economistas frente a la Crisis, que achaca parte del frenazo del empleo en el sector al temor de la ciudadanía a una futura recesión. "Hay un problema de expectativas, que están afectando sobre todo al consumo. Hay todavía un crecimiento de salarios y del empleo, pero la gente salió muy tocada de la crisis y lo tienen ahí en el recuerdo, hay una inhibición tremenda del consumo", explica el economista.

Talavera insiste en la preocupación ante una mayor desaceleración del empleo en el sector servicios en los próximos trimestres: "Para una economía como la de España es difícil pensar en aguantar con este panorama en el que se debilite el sector servicios". Sobre las causas de esta caída, el tiempo dirá si está más justificada por una falta de confianza o por problemas específicos en el sector, explica el experto de Oxford Economics.

"Hay mucho nerviosismo en España. El relato ya está muy centrado en que la economía está frenado y en que las cosas van muy mal, a veces más que lo que dicen los números incluso. Los consumidores y las empresas están nerviosos, todo el mundo está como parado esperando a que llegue la recesión y la economía se basa mucho en las expectativas", recuerda Ángel Talavera.

Miedo a otra "debacle" a costa de los temporales

En este contexto de desaceleración, Economistas Frente a la Crisis urge a tomar medidas para evitar "otra debacle del empleo" a costa de la destrucción de trabajadores temporales. En la pasada crisis, estos fueron los trabajadores que primero salieron del mercado laboral y su número se redujo, pero con la recuperación volvió a aumentar. En la actualidad suponen el 26,7% del total de los empleados, más de uno de cada cuatro.

Como un círculo vicioso, en el que más pérdida de empleo va ligada al menor consumo y menos actividad interna, la economista Lídia Farré de la Universidad de Barcelona recuerda que en la anterior recesión, "la existencia de un porcentaje muy elevado de contratos temporales agudizó la crisis económica en España en relación a otros países y parece que vamos por el mismo camino". 

Por ello, Antonio González considera "muy urgente tomar medidas contra el fraude en los contratos temporales, que tendrían el efecto colateral de impedir que los rescindieran con tanta facilidad" ante un nuevo contexto de dificultades económicas coyunturales. "El problema en España es que se toman medidas estructurales, como el despido, para problemas coyunturales, que a lo mejor pueden durar unos trimestres. Veamos qué otras medidas se pueden tomar", reclama el economista.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha