eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La precariedad se ceba con los jóvenes: triple temporalidad y el doble de jornadas parciales que el resto de trabajadores

CCOO denuncia la "mili laboral" que se impone a los jóvenes, con una precariedad que normaliza y se acepta como el inicio habitual de la carrera de los trabajadores

La tasa de temporalidad de los menores de 30 años afecta casi al 60% de los trabajadores, casi el triple de la tasa de los mayores de esa edad

La devaluación salarial en la crisis ha impactado sobre todo en los más jóvenes: entre 2008 y 2016, el salario medio de los menores de 20 años cayó un 28%

- PUBLICIDAD -
Camarera, en un establecimiento de bar con terraza

Imagen de archivo de una camarera.

Una precariedad que se da por hecho, que se normaliza como el típico inicio de la vida laboral de un trabajador en su juventud. Una "mili laboral", en palabras del secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, contra la que el sindicato pide combatir desde las instituciones, pero también a través de la organización de los más jóvenes, para que no se cronifique. Todos los principales indicadores de la precariedad en el empleo se ceban con los menores de 30 años: mayor pérdida de salario desde la crisis, más trabajo temporal, jornadas parciales y rotación en puestos de trabajo.

La Secretaría de Juventud y Nuevas Realidades de Trabajo de CCOO ha plasmado en un informe, #GeneraciónMóvil: Una radiografía de la juventud y 10 ejes de trabajo, el retrato de uno de los colectivo de edad más golpeados por la crisis económica. El temor del sindicato es que, poco a poco, "la precariedad ya no es un peaje que se deba pasar, sino que se cronifica, más allá de nuestra etapa de juventud", ha afirmado Carlos Gutiérrez, secretario de Juventud y Nuevas realidades del trabajo de la organización.

En cuanto a la pérdida de salario, en términos de salario medio, la imagen es clara: los menores de 20 años son los que más vieron menguar su retribución, un 28%, entre 2008 y 2016, último año para el que hay datos anuales de la Encuesta de Estructura Salarial del INE. A este grupo le siguen los trabajadores entre 20 y 24 años, cuyo salario medio cayó un 15% y el colectivo entre los 25 y 29 años, con un 9% de descenso. En conjunto, el salario medio de los trabajadores aumentó un 6% en este periodo, gracias a que otros colectivos de edad vieron mejorar sus retribuciones medias.

Unai Sordo ha recordado que, según un estudio del sindicato, un 30,4% de los trabajadores jóvenes percibe salarios por debajo de los mil euros al mes (14.000 anuales) con jornada completa. Para el líder de CCOO esta situación refleja una "paradoja cruel", ya que "el concepto de 'mileurista' que hace no tantos años se veía casi como un  sinónimo de la pobreza laboral ahora mismo es una aspiración ni más ni menos que para el 30% de los trabajadores jóvenes". 

Seis de cada diez trabajadores son temporales

La temporalidad, el porcentaje de asalariados con un contrato temporal, es uno de los principales indicadores de precariedad en el mercado laboral español, con datos muy elevados respecto al resto de países de la UE. Los contratos temporales constituyen casi la norma entre los menores de 30 años. El informe ilustra que la tasa de temporalidad se situó el pasado año en el 58% de la población joven (16 a 29 años), seis de cada diez trabajadores tenían contratos temporales. Ese porcentaje casi triplica el de los trabajadores mayores de 30 años (21%).

Además, el sindicato subraya que la tasa de temporalidad del conjunto de trabajadores y la de los mayores de 30 años se encuentra situada por debajo de los niveles precrisis. La temporalidad no es un problema nuevo del mercado laboral y durante la recesión disminuyó por la gran destrucción de empleo temporal, por encima del trabajo indefinido. En 2006 la tasa de temporalidad era del 34%, mientras que en 2017 estaba en torno al 27%.

En cambio, los trabajadores menores de 30 años registran en la actualidad una tasa de temporalidad superior a la que había antes del inicio de la crisis. En 2006 era del 55%, mientras que alcanzó el 58% el pasado año.

Mucho más empleo a tiempo parcial

Otro de los elementos que sirven para medir la calidad del empleo en España, la parcialidad, también muestra resultados más preocupantes entre la población joven. Los contratos con jornadas reducidas se han elevado mucho en la última década, con niveles muy superiores a los registrados antes de la crisis, gracias sobre todo al aumento de trabajadores que firman este tipo de contrato por no poder acceder a uno de jornada completa. Su porcentaje pasó del 32,9% en el tercer trimestre de 2007 al 54,3% en el mismo periodo de este año. Es decir, son trabajadores con contratos con jornada parcial no deseada.

Si se atiende al conjunto de trabajadores, el aumento en la tasa de parcialidad también tiene una brecha de edad, subraya CCOO. La tasa de temporalidad de los trabajadores mayores de 30 años se ha elevado del 10,6 (2006) al 13,1% (2017), mientras que para el colectivo de jóvenes se ha disparado del 15,4% al 27,3% en ese mismo periodo temporal.

Otro termómetro de la inestabilidad del trabajo es la rotación, que de nuevo ha aumentado más para los jóvenes: en 2007, los trabajadores con menos de 30 años firmaban 3,4 contratos para estar empleados durante todo el año. Ese número se ha elevado hasta el 5,2 en 2017. CCOO destaca que dentro de esa media, los más afectados por la rotación son los más jóvenes entre los jóvenes: los trabajadores con menos de 20 años deben firmar 7,8 contratos para estar empleados todo el año, mientras que los que tienen entre 25 y 29 suscriben 4,5.

El resultado de sumar unas y otras variables impacta socialmente en tres ejes, ha explicado Paula Guisande, secretaria de Política Social y Movimientos Sociales de la organización: el incremento de la pobreza entre la població joven, el retraso en su edad de emancipación y la constitución de menos hogares jóvenes, lo que impacta en la reducción de la natalidad.

Sordo ha animado a la población a no normalizar esta "mili laboral" y ha animado a los jóvenes a movilizarse en la calle y en las empresas para combatir esta precariedad. Como ejemplo, el líder de CCOO ha señalado al colectivo de pensionistas, que ha logrado situar sus reclamaciones en la agenda política y también ha posicionado a gran parte de la población a su favor.

Para los poderes públicos, el sindicato propone diez medidas en el informe ( descargable en pdf) para las condiciones de los trabajadores jóvenes. Entre ellas, figuran una educación infantil universal y gratuita, la ampliación de la educación obligatoria hasta los 18 años, la creación de becas-salario para garantizar la igualdad de acceso a la universidad, la elaboración de un Estatuto del Becario para impedir abusos de las prácticas y el fomento de la Formación Profesional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha