La UE da barra libre a los Estados mientras debate movilizar otros 400.000 millones en bonos europeos para afrontar la crisis del coronavirus

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno.

“Antes muerta”, dijo Angela Merkel, en 2012, cuando se le sugería poner en marcha eurobonos para salir de la crisis económica. Pero, entonces, los países que peor estaban eran Grecia, España y Portugal.

La UE aparca los topes de deuda y déficit para que los gobiernos aumenten el gasto público contra el coronavirus

La UE aparca los topes de deuda y déficit para que los gobiernos aumenten el gasto público contra el coronavirus

Ahora, Merkel ya no dice eso, y su ex ministra Ursula von der Leyen, ahora presidenta de la Comisión Europea, ha defendido los coronabonos, unos bonos europeos para financiar la respuesta a la crisis de la pandemia.

¿Cuál es la diferencia? Ahora la crisis no afecta sólo a los países del sur, aunque hayan sido España, Italia y Francia los más fervientes defensores de una especie de plan Marshall europeo; sino a todo el continente, a todo el mundo. Es más, la recesión será global, pero, de momento, como en 2008, quienes lo piden son los del sur y quienes se muestran refractarios son los del norte –Alemania, Holanda, países bálticos...–.

Y, en el caso de la UE, a diferencia también de la de 2008, no responde a problemas de deuda o de burbujas que estallan, sino al frenazo en seco a causa del coronavirus.

Sin embargo, el ministro de Economía alemán, Peter Altmaier (CDU), ha rechazado este martes la idea de los coronabonos, según publica el diario económico Handelsblatt. Altmaier no ha tenido dudas en catalogar la posibilidad de mutualizar deuda entre os países europeos como un “debate fantasma”.  “Insto a la prudencia cuando se presenten conceptos supuestamente nuevos e ingeniosos, que a menudo no son más que ideas largamente descartadas que han vuelto de entre los muertos”, ha explicado el ministro.

Cláusula de escape

Por primera vez en la historia, la Comisión Europea propuso el viernes levantar la cláusula de escape del Plan de Estabilidad y Crecimiento durante 2020: es decir, dar vía a libre a los Gobiernos –que en realidad son los que mandan en la UE– para que gasten, sin temor a verse sometidos a procesos de infracción por déficit excesivo. 

Y este lunes, los 27 ministros de Finanzas de la UE han dado su visto bueno a levantar esa cláusula, que marca otro hito en comparación con la crisis de 2008: si entonces las recetas decretadas tenían que ver con recortes para ajustar los índices macroeconómicos; esta vez se apuesta por lo contrario, por descuadrar las cuentas para intentar sostener una economía en caída libre, con las consecuencias que eso tiene en las personas.

Eso significa que la UE suspende el conjunto de normas fiscales comunitarias y abre la puerta a que los gobiernos nacionales puedan elevar su gasto público todo lo necesario para combatir la propagación del coronavirus y mitigar sus consecuencias económicas.

“Proponemos la máxima flexibilidad de nuestras reglas para ayudar a los gobiernos nacionales, sus sistemas de atención médica, el personal y las personas tan gravemente afectadas por la crisis. Quiero asegurarme de que se responda a la dimensión humana y socioeconómica de la pandemia de coronavirus de la mejor manera posible”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento es el conjunto de reglas que, por ejemplo, limita los déficit y deuda públicos al 3% y 60% del PIB, respectivamente, y las autoridades comunitarias abren expedientes a los países que incumplen estos umbrales.

En esa línea expansiva de abordar la crisis, Bruselas ha introducido una mayor flexibilidad en las normas sobre ayudas de Estado, que permite a los gobiernos nacionales dar hasta 800.000 euros en ayudas directas a las empresas en dificultades ya sea a través de subvenciones directas o mediante ventajas fiscales.

Y el Banco Central Europeo (BCE), por su parte, ha lanzado un nuevo programa de compras de activos públicos y privados de 750.000 millones, tras aprobar otro de 120.000 millones.

Así, una vez que la Comisión ha dado barra libre y el Banco Central Europeo está inyectando liquidez, queda que los Estados acuerden algún tipo de acción coordinada como pueden ser los eurobonos para el coronavirus, los coronabonos, que este martes estarán encima de la mesa del Eurogrupo, la reunión de los ministros de Economía de la zona euro, y también de la cumbre de líderes de la UE de este jueves.

¿Y cómo se emitirían esos coronabonos? El comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, italiano, ha sugerido que el MEDE, el fondo de rescate de la zona euro, estaría en la mejor posición para emitir los eurobonos para financiar medidas de emergencia. Los bonos “son operaciones de mercado y deben ser lanzados por estructuras financieras. El más adecuado es el MEDE”, ha dicho Gentiloni: el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilización) podría poner en circulación los 410.000 millones de que dispone para prestar.

El francés ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, ha sido tajante: “No se equivoquen [Alemania y Holanda]: lo que está en juego en los próximos días y semanas es la unidad de la eurozona. O la eurozona responde de manera unida a la crisis económica y emerge más fuerte... o existe el peligro de desaparecer”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats