Recuperación de especies, restauración de dunares... los proyectos ambientales que apoya el Santander

En los últimos años, el Santander ha destinado cerca de medio millón de euros a distintos programas de recuperación y conservación del medio ambiente.

La recuperación del patrimonio natural y medioambiental es una de las misiones fundamentales de la Fundación Banco Santander. Junto con diversas asociaciones dedicadas a la protección de la naturaleza, esta fundación vinculada al Santander ha puesto en marcha en los últimos años más de veinte programas de rehabilitación de ecosistemas degradados y de recuperación de especies amenazadas por toda la geografía española, a los que ha destinado cerca de 500.000 euros.

Todas estas iniciativas están encaminadas a lograr la restauración de las zonas elegidas y a desarrollar actuaciones de mantenimiento que permitan consolidar los resultados obtenidos en las primeras fases. Una labor que se complementa con campañas dirigidas a fomentar la educación e involucrar a la sociedad en la protección del medioambiente.

Los tres últimos proyectos que la Fundación ha puesto en marcha, diseñados en 2017, están localizados en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema (Cádiz y Málaga), en los Picos de Europa (Asturias, Cantabria y Castilla León) y en Badajoz.

El primero de ellos, en colaboración con la Asociación Medioambiental O-Live, se ha centrado en la creación y restauración de 45 puntos de agua para contrarrestar la fuerte sequía estival que sufre esta sierra, derivada de la temporalidad de las lluvias y su impacto negativo sobre la fauna local.  En el Parque Nacional de Picos de Europa, junto a la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, el proyecto de la Fundación Banco Santander tiene como objetivo la conservación del ave carroñera por excelencia de este paraje, en grave peligro de extinción en Europa. Los Picos de Europa albergan al 85 por ciento de toda la población europea de quebrantahuesos.

Por último, la labor en la provincia de Badajoz se hace de la mano de Acción por el Mundo Salvaje y tiene como finalidad la puesta en marcha de un programa de mejora del hábitat del buitre negro, además de la concienciación e implicación social en acciones de conservación.

La Fundación Banco Santander ya ha anunciado la próxima puesta en marcha de dos nuevas iniciativas medioambiental: la conservación de olivos centenarios de montaña en Las Garrigas (Lérida) y la restauración de ecosistemas dunares en la costa valenciana.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2018 - 09:46 h

Descubre nuestras apps

stats