La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

La guía de Banco Santander de las nuevas profesiones del futuro

Dos trabajadores.

La sociedad evoluciona y cambia a gran velocidad, y esto se refleja en el nacimiento de nuevas profesiones. Surgen puestos de trabajo, hasta ahora totalmente desconocidos, que van a ser esenciales en la formación de futuros profesionales. 

Banco Santander se está adaptando para apoyar estas nuevas tendencias laborales y ofrecer formación, no solo a sus empleados, sino a la sociedad en general. Y lo hace impulsando distintos programas de becas y educación que pretenden facilitar las habilidades y conocimientos complementarios necesarios para fomentar la empleabilidad de los jóvenes estudiantes y también de los profesionales ya en activo. Tecnología, idiomas, herramientas digitales, soft skills… son algunos de los temas que están potenciando de la mano de prestigiosas instituciones. 

“Todos los sectores económicos, incluyendo el financiero, tienen que reinventarse. Empresas grandes, medianas y pequeñas y nosotros, las personas; desde estudiantes hasta los jóvenes de 50 años”, asegura Ana Botín, presidenta del grupo financiero, en referencia a la necesidad de dar respuesta a través de la formación y el aprendizaje continuo a los nuevos retos y necesidades que tiene por delante el mercado laboral: las nuevas tecnologías y la digitalización. Precisamente, este el objetivo de los nuevos programas de becas —3.000 en total— que ha estrenado el banco con motivo del 25 aniversario de Santander Universidades.

Se estima que del 3% al 14% de la fuerza laboral mundial deberá cambiar de categoría ocupacional para el año 2030 a causa de la automatización, la inteligencia artificial y la digitalización, según el estudio Jobs lost, jobs gained: workforce transitions in a time of automation, de McKinsey Global Institute. También el informe The Future of Jobs Report 2020 del Foro Económico Mundial insiste en que solo el 60% de los conocimientos actuales de un profesional seguirán siendo necesarios para el desempeño de sus funciones en 2027.

Banco Santander, a través de Santander SmartBank, ha desarrollado un orientador laboral, Smart Talent Scanner, que permite conocer las principales habilidades y aptitudes para saber en qué profesiones puede cada uno desenvolverse mejor, o incluso para dar un giro a la carrera profesional. Además, ofrece una guía para conocer las tendencias del futuro

La primera de ellas es el facilitador del teletrabajo, una ocupación impulsada por la reciente pandemia. Si antes del coronavirus apenas un 5% de las empresas contaban con políticas de teletrabajo, ahora este modelo se ha convertido no solo en cotidiano sino imprescindible: es uno de los requisitos que demandan muchos empleados a la hora de cambiar de puesto. Esta modalidad de trabajo tiene nuevas reglas, lo que hace fundamental la figura de una persona encargada de poner orden y desarrollarlo.

Como consecuencia del mayor sedentarismo y las largas jornadas de trabajo en casa, también ha adquirido importancia el consejero de compromiso con la salud, encargado de velar y proveer una serie de enfoques predictivos y preventivos a los empleados. De hecho, según el índice Cognizant Jobs of the Future (CJoF) este papel ha crecido un 28,7% en 2021. Asimismo, ganan peso el diseñador de casas inteligentes y el arquitecto del entorno del lugar de trabajo. Con el confinamiento, muchas personas tuvieron que trabajar en lugares que no tenían preparados ni adecuados para el desarrollo de sus funciones y ahora, con el establecimiento del teletrabajo como norma, el diseñador de casas inteligentes será clave tanto para la reforma como la construcción de hogares con espacios dedicados a la oficina en casa: rincones diseñados para tener el router en el sitio adecuado, insonorización, pantallas para intimidad en videollamadas, etc. Por su parte, el arquitecto del entorno del lugar de trabajo se ocupará de la construcción de las oficinas post-pandemia, cuya estructura se está replanteando para poner el foco en el bienestar de los empleados y con un diseño centrado en el ser humano y cómo el inmueble puede influir en él.

Otra de las profesiones en alza es la de consejero de inmersión en Realidad Aumentada y Virtual, ya que, tras el teletrabajo, el siguiente paso es el desarrollo de oficinas y entornos de encuentro virtuales en 3D, junto a espacios digitales de formación y colaboración, con plataformas como Strivr o Mursion

Perfiles tecnológicos

Los perfiles tecnológicos también se encuentran entre los futuros puestos laborales más demandados. La tecnología es un aliado que permitirá realizar trabajos de forma más flexible y satisfactoria, dejando aquellas tareas más repetitivas y mecánicas en manos de las máquinas. De hecho, se calcula que a nivel global más de 75 millones empleos serán realizados por máquinas en un futuro no muy lejano, si bien al mismo tiempo se prevé que la tecnología creará más de 133 millones de puestos de trabajo ligados a estas nuevas profesiones.

En este sentido, Banco Santander apunta al auditor del sesgo de los algoritmos. Con la aceleración de las actividades online para casi cualquier cosa tras 2020, la ventaja competitiva de las empresas digitales y sus algoritmos se ha acrecentado. No obstante, esta situación ha provocado un mayor escrutinio legal sobre los datos, cómo se construyen y acumulan. Para garantizar su ‘uso justo’ una de las figuras que emergerá será la del profesional encargado de supervisar todos los procesos. El detective de datos es otro de los puestos más solicitados actualmente, y se espera que siga así en el futuro, con un crecimiento del 42% en el primer trimestre de 2021. De cara a 2030, en este ámbito aparecerá un nuevo rol, el del detective de datos encargado de investigar los “misterios” del Big Data. Por último, el director de equipo humano-máquina formará parte de equipos híbridos en los que la colaboración entre ambos supondrá un cambio paradigmático. Las vacantes para puestos como los técnicos en robótica aumentaron cerca de un 50% este año, según el índice del CJoF.

Para culminar esta guía, la entidad destaca las profesiones de pronosticador de cibercalamidades y el arquitecto de inundaciones. El primero, será el responsable de prevenir los ciberataques, cada vez más sofisticados mediante malware informático. Como muestra, solo este año la demanda de estos puestos se ha incrementado en un 28%. Las consecuencias del cambio climático y la subida del nivel del mar son otro desafío constante para la ingeniería civil. Por este motivo, el Arquitecto de inundaciones es el profesional que trabaja con la naturaleza y no contra ella, diseñando proyectos capaces de adaptarse a estos factores y minimizando su impacto medioambiental. Un tipo de profesionales que han visto crecer la demanda de su perfil en un 37% en lo que va de año.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats