eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La misma funcionaria que modificó las notas de Cifuentes en 2014 la acompañó a recoger su título en 2017

77 Comentarios

La primera respuesta que recibió eldiario.es por parte del gabinete de Cristina Cifuentes cuando preguntamos por Amalia Calonge –la funcionaria que había cambiado sus notas– es que la presidenta de Madrid no sabía quién era. "He hablado con la jefa y me dice que no tiene ni idea de quién es", nos aseguraron el martes por la tarde desde su gabinete.

Solo 24 horas después, Cifuentes  cambió radicalmente su versión de los hechos, tanto sobre el máster en sí –ya no se había dejado nada pendiente– como sobre esta funcionaria que había modificado sus notas en la base de datos de la Universidad. En una entrevista en Onda Cero, Cifuentes aseguró que "conoce a mucha gente", también a Amalia Calonge. "Esta persona no es amiga mía, pero la conozco, como conozco a muchas otras personas en la universidad. Fue la que me acompañó amablemente a recoger finalmente mi título".

Pero, ¿cuándo recogió amablemente su título Cristina Cifuentes? No fue en octubre de 2014, cuando Amalia Calonge entró en la intranet de la Universidad Rey Juan Carlos y modificó las notas de su "conocida". Fue tres años después, en 2017. Un plazo lo bastante amplio para creer menos en la casualidad.

Seguir leyendo »

Las mentiras de Cristina Cifuentes sobre su máster en la Universidad Rey Juan Carlos

150 Comentarios

Cristina Cifuentes: "No hay ninguna irregularidad relacionada con este máster"

Falso. Por mucho que la Universidad Rey Juan Carlos quiera vestir lo ocurrido de normalidad, cayendo en varias contradicciones, no es en ningún caso habitual que una funcionaria de otro campus distinto modifique dos notas de una alumna dos años después de que se cierre el curso. Como bien sabe cualquier profesor universitario – Antón Losada hoy lo explica muy claro– los protocolos para modificar una nota no se parecen en lo más mínimo a lo que ha explicado Cifuentes o la Universidad. No es esta siquiera la única irregularidad.

Cifuentes: "Como ha explicado la propia Universidad, hubo un error de transcripción de las calificaciones en el sistema informático".

Seguir leyendo »

Que te regalen un máster es otra forma de corrupción

131 Comentarios

Cuando Cristina Cifuentes se matriculó en un máster de la Universidad Rey Juan Carlos no era una alumna cualquiera que pasara por allí. Fue en el año 2012. Cifuentes ya era la delegada del Gobierno en Madrid. Antes había sido miembro del Consejo de Universidades de Madrid. Su nombre, en ese año, ya sonaba como probable candidata a las elecciones autonómicas por el PP. Llevaba más de treinta años en política –se afilió en 1980 a las juventudes de AP– y hacía ya dos décadas que era diputada en la Asamblea de Madrid. En esta universidad pública, que financia la misma administración que hoy preside, Cristina Cifuentes recibió un claro trato de favor. Solo se explica por ser quien es.

Ni Cristina Cifuentes ni la Universidad Rey Juan Carlos ni ningún otro de los protagonistas de esta exclusiva que nuestra compañera Raquel Ejerique publica hoy  han sabido aclarar a eldiario.es cómo la hoy presidenta de Madrid logró sendos notables en dos asignaturas a las que no se presentó. Tampoco saben explicar por qué modificó esas notas una funcionaria administrativa de otro campus distinto, en vez de los profesores del máster. Ni por qué Cifuentes logró dos notables en su expediente el 23 de octubre de 2014: dos años después de terminar su máster y sin que figure ningún nuevo pago de matrícula por repetir.

No eran dos asignaturas cualquiera. Una de ellas era el trabajo de fin de máster. Entre las dos asignaturas pendientes, a Cifuentes le faltaban casi la mitad de los créditos necesarios para aprobar: 27 de 60.

Seguir leyendo »

Cuando la presunta asesina es mujer, inmigrante y negra

154 Comentarios

“Quiero dar el pésame a los padres y felicitar a la madre por el mensaje que ha dado, que me parece de altura. Sobre todo en relación con lo que estamos leyendo en redes sociales, un discurso de odio que creo que está azuzado por tres motivos: porque, además de ser una presunta asesina, es una mujer, es una inmigrante y es negra”.

Las frases con las que abro este artículo son mías y no me arrepiento de ellas, a pesar de los disgustos que me han dado. Lo dije este lunes, en Al Rojo Vivo, tras escuchar a la madre del niño asesinado en Almería, pidiendo que parasen los mensajes de rabia en las redes sociales. Poco después, un diario digital que hasta hoy desconocía manipuló mis afirmaciones y se inventó un titular, entrecomillando una frase supuestamente literal que nunca he dicho.

Publicación de Caso Aislado

Publicación de Caso Aislado

Seguir leyendo »

Yo también soy machista

202 Comentarios

No esperen aquí un discurso sobre el orgullo de mi género con puñetazos en el pecho. No me siento en absoluto orgulloso ni de los privilegios que he tenido a lo largo de mi vida por ser hombre ni de las veces que me he aprovechado de ellos. No hablaré de esos valores supuestamente ‘cojonudos’ frente al ‘coñazo’ de ellas. Esa valentía aguerrida que se nos presupone a los hombres. Esa supuesta nobleza de los tíos, que vamos de frente. Solo otro testimonio más, sin ánimo de protagonizar nada, de lo que soy y he sido, de lo que quiero ser, de lo que gracias a la lucha feminista he aprendido.

Como a muchos hombres de mi edad –42 años–, me educaron fuera de la caspa en la que vivió la generación de mis padres y mis abuelos. Nadie me enseñó jamás que las mujeres tenían menos derechos, o que eran inferiores, o que tenían que estar en la cocina, o que eran ellas quienes debían ocuparse de la casa. Nos sentíamos vacunados del machismo porque, por supuesto, no pensábamos esas cosas, aunque alguno entre cervezas bromeara con ellas –mientras todos reíamos la gracia–. El machismo era cosa de nuestros abuelos, que se quedaban sentados en la mesa mientras las mujeres fregaban. Estudié en una facultad, la de periodismo, donde había más mujeres que hombres. Jamás me habría reconocido como machista. Para mí y para muchos hombres de mi generación, el machismo era una rémora del pasado donde no nos sentíamos reflejados. Machistas eran esos cavernícolas que piropean a las chicas en la calle y no saben ni hacerse la cama. Los que pegan, matan y violan a las mujeres. Machistas eran ellos y no nosotros.

Gracias en gran medida a mis compañeras de eldiario.es, he aprendido que todo esto no era cierto. Que en el día a día hay aún mil situaciones donde los hombres no estamos a la altura. Que incluso en una redacción como eldiario.es, que está sinceramente comprometida con esta causa, aún nos queda mucho por hacer. Que el machismo impregna nuestra vida cotidiana. Está en el aire que respiramos.

Seguir leyendo »

Las buenas feministas

37 Comentarios

Portada revista Mujeres

Portada revista Mujeres

Lo podemos llamar el pensamiento Ana Botella, en homenaje a una de sus principales promotoras. Consiste en reconocer la necesidad y virtud del movimiento feminista, pero como algo antiguo y del pasado, como una vieja lucha que hace muchos años se ganó. En palabras de Botella, que lo resume de forma excepcional: “Las reivindicaciones a favor de la igualdad de la mujer, afortunadamente, ya son innecesarias". "A lo largo de la historia y hasta fechas muy recientes, las mujeres han sido consideradas objetos con los que se comercia”, escribió Ana Botella ¡en 2009! Si las reivindicaciones por la igualdad le resultaban “innecesarias” hace casi una década, si entonces ya creía que las mujeres no eran tratadas como objetos, imaginen cuán extemporánea le debe de parecer la lucha feminista de hoy.

Lamentablemente, Ana Botella no está sola. Y esta vía de pensamiento no es minoritaria, ni tampoco exclusiva de la derecha conservadora. El feminismo, en muchos ámbitos, aún se percibe así: como una lucha antigua y superada; como algo que ya se consiguió. Y es cierto que se ha avanzado. Pero que las mujeres ya puedan votar (en España lo lograron en 1933), no sea legal matar a tu esposa adúltera (desde 1963), puedan abrir una cuenta corriente o una empresa sin permiso de su padre o esposo (1973) o tengan derecho a la patria potestad sobre sus hijos (1981) no significa que la lucha por la igualdad haya terminado. La abolición de la esclavitud y de las leyes segregacionistas no acabó con el racismo. Y que los privilegios del hombre hayan salido de la mayoría de las leyes –no todas, que le pregunten a Elena de Borbón– tampoco ha acabado con el machismo y la desigualdad. Las mujeres siguen siendo tratadas como objetos y son víctimas cotidianas de distintos grados de acoso sexual. El machismo sigue matando, y las asesinadas son solo la parte más visible de una violencia mucho más amplia y estructural. Siguen discriminadas en el trabajo, tienen menos oportunidades y cargan con el peso de los cuidados como norma general.

Elogiar la lucha del pasado para deslegitimar la del presente. Es un axioma universal. Todo líder revolucionario solo es respetado por el poder cuando ya está desactivado o está muerto. Y las buenas feministas son las sufragistas del XIX, no las “feminazis” de hoy.

Seguir leyendo »

Los bocazas no merecen la prisión

71 Comentarios

Hace unas horas descubrí que tenía bloqueado en Twitter al rapero Pablo Hasel. No recordaba por qué, no suelo bloquear a nadie salvo en caso de insultos, así que recurrí al buscador y encontré la razón. Fue por unos tuits que, hace varios años, me dedicó.

El hijodeputa de Público, Ignacio Escolar, dando la bienvenida a twitter a Pilar Rahola. Los progres son el colmo de los colmos

Seguir leyendo »

El himno nacional que más me gusta

111 Comentarios

El himno nacional es un símbolo. Su entrada en el debate público hoy simboliza mucho más.  El inesperado éxito que ha logrado Marta Sánchez entre una parte de la sociedad y los principales dirigentes de PP y Ciudadanos, con su letra para el himno, solo se explica por esta situación excepcional en la que vive España. El procés catalán ha sido respondido por un “a por ellos” español, tan unilateral y anacrónico como el propio independentismo que pretende combatir. Hemos caído en una espiral nacionalista donde los dos partidos de la derecha española compiten por ser muy español y más español, subiéndose a esa ola que realmente vive una gran parte de la sociedad. 

No es siquiera novedad y la simetría es evidente. Lo mismo pasó antes en el mundo independentista, donde la competencia entre los partidos provocó otra espiral nacionalista, que desembocó en una DUI irresponsable, apoyada por menos de la mitad de la población catalana. Ahora es la competencia entre la derecha española, entre Ciudadanos y el PP, la que achica el espacio para cualquier salida política de largo plazo al conflicto catalán y abona un terreno fértil para himnos y banderas. O para cuestionar desde Madrid el modelo autonómico en asuntos tan sensibles como la educación. Vivimos un reflujo centralizador, en gran medida provocado por los excesos del nacionalismo catalán. Vivimos una contrarreforma y el auge del himno es un símbolo, un síntoma más. 

Intentos de poner letra al himno nacional los ha habido por decenas. Todos antes fracasaron. No descarten que esta última propuesta llegue a más, fruto del momento excepcional y de esa competencia entre PP y Ciudadanos por el voto nacional. También rema a favor del himno de Marta Sánchez el estrecho margen de maniobra parlamentaria de M. Rajoy. El Gobierno es incapaz de aprobar una sola ley y está necesitado de cualquier debate político que no pase por los tribunales y la corrupción. A falta de Presupuestos Generales del Estado, prefieren hablar del himno nacional. 

Seguir leyendo »

Por qué la cadena perpetua es demagógica, innecesaria y cruel

115 Comentarios

1. No existe en España un problema de violencia criminal, por mucho que el gusto de algunos medios por la sangre y los sucesos pueda pintar otra realidad. La tasa española de homicidios está entre las más bajas del mundo. Es la segunda mejor de toda Europa: la mitad que en Francia, diez veces inferior a la de Estados Unidos y cien veces menos que en Honduras o Venezuela, por comparar. Es más fácil ganar el gordo de la Lotería –uno entre 100.000– que ser víctima de un asesinato en España –0,63 por cada 100.000–.

2. Hay pocos asesinatos porque también hay poco crimen en general. La tasa de criminalidad lleva años bajando y España está entre los países más seguros de Europa, como el propio Ministerio del Interior tiende siempre a resaltar.

El esfuerzo diario de las Fuerzas de Seguridad y vuestra esencial colaboración lo hacen posible GRACIAS #VivirSeguro pic.twitter.com/jOgLNiMaAP

Seguir leyendo »

La doble moral del ministro Catalá sobre el derecho a la información y los mensajes de Puigdemont

82 Comentarios

1. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido la publicación de los mensajes de Puigdemong a Comín. Dice que “prevalece el derecho a la información” frente al derecho a la intimidad.

2. Hoy defiende el derecho a la información. Cuando los medios publicamos la foto de Rodrigo Rato detenido, Catalá no pensaba igual. "El derecho a la información no es absoluto", decía entonces. Incluso modificaron la ley para impedir que volviera a pasar.

3. Y cuando los medios publicamos las conversaciones de Eduardo Zaplana con Ignacio González, tampoco le importaba el derecho a la información. Para el ministro Catalá, eran “cotilleos” y “conversaciones privadas”. Aquellos "cotilleos" demostraban las maniobras de dirigentes del PP para quitar y poner jueces y fiscales a voluntad. En ellas el propio ministro no quedaba demasiado bien.

Seguir leyendo »