eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La caída de Cristina Cifuentes

Estaba políticamente muerta desde hace semanas. La situación era insostenible y solo podía terminar de dos maneras: con su caída o con Ángel Gabilondo como presidente de Madrid

Pierde la presidencia, pero por ahora no perderá su condición de aforada. No, mientras sea leal, no enrede o no lo fuerce Ciudadanos

79 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Aguirre anunciando su dimisión en septiembre de 2012, y Cifuentes dimitiendo este miércoles

Aguirre anunciando su dimisión en septiembre de 2012, y Cifuentes dimitiendo este miércoles EFE

Cristina Cifuentes Cuencas abandona la presidencia de Madrid con la misma indignidad con la que durante semanas se aferró al sillón. Se va tarde, se va poco y se va mal; mintiendo hasta el último momento, culpando de sus errores a los demás, echando balones fuera y sin asumir su responsabilidad.

La transformación del gran mirlo blanco del PP contra la corrupción en una nueva Esperanza Aguirre se ha completado en pocas semanas. Al igual que la lideresa, Cifuentes se va pero no del todo. Dimite del Gobierno autonómico, pero pretende seguir como diputada y como presidenta del PP en Madrid. Se va para resistir en el partido y con la ambición de, más adelante, regresar. Ni siquiera el color del vestido es casual. Se va también de blanco, el color de la inocencia; el mismo que utilizó Esperanza Aguirre el 17 de septiembre de 2012 en su primera dimisión. Después Aguirre dimitiría dos veces más. 

El plan estaba trazado hace varios días. La propia Cifuentes lo ha confesado en su último discurso como presidenta, que dio en un escenario inusual. No en la sala de prensa que normalmente utiliza, sino en otro rincón de la sede del Gobierno autonómico, con una puerta detrás con la que poder huir sin responder a las preguntas de los periodistas; sin necesidad de  esa guardia pretoriana que la protegía de los micrófonos desde que el caso máster explotó.

Según su propia explicación, el 2 de mayo Cifuentes pensaba anunciar su renuncia a la presidencia de Madrid con la excusa de la responsabilidad, para evitar que Ciudadanos apoyase la moción de censura; para evitar que el PP perdiese una Comunidad que mantiene desde hace más de dos décadas y que cayese en las manos de “la izquierda radical”. Su estrategia era ceder la presidencia para resistir en el partido y, dentro de un año, regresar como candidata. Cifuentes buscaba la absolución en las urnas, como hizo en un primer momento Francisco Camps.

Este era su plan ayer. Lo sigue siendo hoy. Era muy dudoso que lo pudiera lograr. Hoy ya es casi imposible.

Cifuentes estaba políticamente muerta desde hace semanas. La investigación periodística de eldiario.es, liderada por Raquel Ejerique, había acreditado un rosario de irregularidades, mentiras, abusos de poder y tratos de favor inaceptables en cualquier país europeo, incluso en la España donde M. Rajoy aún es capaz de gobernar.

La situación era insostenible y solo podía terminar de dos maneras: con su caída o con Ángel Gabilondo como presidente de Madrid. El vídeo desvelado por Ok Diario, con Cifuentes cazada en un súper con dos cremas antiedad, que no había pagado, en el bolso, ha precipitado el desenlace. Le ha dado la puntilla y también ha arruinado su plan para regresar.

Cifuentes no dejará el escaño y es dudoso también que el PP la vaya a expulsar al grupo mixto, como hizo con la senadora Pilar Barreiro o con Rita Barberá. La mayoría conservadora en la Asamblea de Madrid depende de un solo voto, lo necesitan para la próxima investidura.

Además, el PP nunca deja un soldado atrás. “Tenemos que defender lo nuestro y a los nuestros”, decía hace muy poco María Dolores de Cospedal. Podría ser el lema oficioso del Partido Popular. Cifuentes pierde la presidencia, pero por ahora no perderá su condición de aforada. No, mientras sea leal, no enrede o no lo fuerce Ciudadanos. No mientras continúe sobre su cabeza la amenaza de un proceso penal en la Audiencia Nacional.

En su discurso de dimisión, Cifuentes ha vuelto a presumir del que durante algún tiempo fue su principal activo electoral. Ya saben, “ tolerancia cero ante la corrupción”; esa historia (de ficción) de una inocente diputada que durante veinte años estuvo en segunda fila de uno de los partidos más corruptos de Europa occidental sin ver nunca nada raro en ese lodazal. Fue un eslogan que coló durante un tiempo. Nadie se lo cree ya. No solo por el abuso de poder de aceptar un máster regalado, que es otra forma de corrupción. También por el cerco de la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil, que la sitúan en el centro de un triángulo muy difícil de explicar. Cifuentes era vocal en Fundescam, era parte del equipo electoral que gastó el dinero que llegaba de Fundescam y participó en la adjudicación de un contrato a uno de los donantes de Fundescam.

Fundescam estaba perdonado, al menos lo estaba mientras no hubiese imputación. Lo del máster era un “asunto ya explicado”, como decía Rajoy, mientras en el PP intentaban ganar algunos días para al menos retratar a Ciudadanos entre el votante conservador como un partido poco fiable, capaz de votar junto a Podemos y entregar el poder al PSOE.

Dudo que Rajoy hubiese llevado el órdago hasta el final porque con las cosas de comer no se juega, y muchos comen en el PP de ese gobierno regional. Pero su vídeo retenida por un guardia de seguridad ha sido la puntilla que ha precipitado un desenlace inevitable ya.

Esta mañana, Mariano Rajoy dio una orden muy clara: Cifuentes tenía que dimitir antes de las 12 del mediodía. No era un ultimátum caprichoso. A esa hora, el presidente del Gobierno iba a defender los Presupuestos ante el Parlamento. Y para llegar al hemiciclo, iba a tener que cruzar el pasillo del Congreso y hablar con los periodistas, aunque fuera tres palabras. No lo iba a hacer con Cifuentes aún en el sillón.

Cospedal fue la encargada de transmitir el recado de Rajoy. Solo ella, la última dirigente importante del PP que hasta hoy la apoyaba, podía cumplir esa misión. La conversación no ha trascendido, pero el pulso no ha terminado aún. Cifuentes quiere aguantar en el partido para volver a ser candidata. Y nadie se lo dirá abiertamente, no se les vaya a enfadar. Pero Aguirre solo hubo una y a Cifuentes no se lo permitirán.

A su manera, Rajoy lo ha dejado dicho ya: “El Partido Popular abre una nueva etapa en la Comunidad de Madrid y espero que estas cosas no vuelvan a producirse nunca”.

El PP tolera muchas cosas. Que te regalen un título universitario, que mientas cuando te pillan, que pidas cárcel para los periodistas que destapamos la información, que utilices documentos falsificados para tapar tus mentiras… Pero que te pillen en un súper en Vallecas con dos cremas baratas escondidas en el bolso es algo que la derecha no parece dispuesta a perdonar.

Lo ocurrido con Cifuentes ha demostrado algo importante: por qué una prensa independiente es imprescindible para evitar la impunidad. Sin el apoyo de tantos lectores, no habríamos podido llegar hasta aquí.

Si eres socio, quiero darte las gracias y, si puedes, pedirte que regales eldiario.es a tus amigos o que aumentes tu cuota.

Si no eres socio, te pido que al menos te lo plantees. Estamos demostrando que otra prensa es posible. Con la ayuda de más lectores comprometidos, podremos llegar más allá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha