Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Junts impide al Gobierno asentar la legislatura
CRÓNICA | La pinza del PP y Junts golpea dos veces a Sánchez
OPINIÓN | El 'caso Peinado' y los múltiples culpables, por Rosa María Artal

Bilbao contrata otra vez a una empresa sancionada por Competencia y que reformó una vivienda de De Miguel

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, y la concejal de Hacienda, Marta Ajuria

Iker Rioja Andueza

Vitoria —

2

El Ayuntamiento de Bilbao ha adjudicado a la empresa Emociona Soluciones Creativas un contrato de “servicio de diseño, confección, distribución e instalación de elementos de publicidad para la programación cultural del Área de Cultura y Gobernanza 2023 y 2024”. Se formalizó a mediados de febrero y se estipuló el abono de 181.795 euros más IVA durante doce meses. Se da la circunstancia de que esta mercantil, detrás de la cual están los hermanos Aparicio Vivanco, fue sancionada por la Autoridad Vasca de la Competencia junto a Printhaus y recibió una multa de 25.896,25 euros por haber manipulado precisamente las contrataciones de este mismo servicio de Bilbao entre 2014 y 2021, extremo que ocultó deliberadamente en su propuesta para acceder a la nueva adjudicación. Emociona Soluciones Creativas fue también la empresa que se encargó de la reforma de la vivienda en Gorliz del ex 'número dos' del PNV de Álava, Alfredo de Miguel, ahora encarcelado por corrupción.

Fue el 12 de junio de 2023 cuando se abrió la licitación. Ya en agosto Bilbao hizo una propuesta de adjudicación a la misma empresa que durante años había cometido irregularidades en la gestión de ese mismo servicio municipal. Las irregularidades aparecieron en una resolución que se había conocido apenas unos meses antes, en noviembre de 2022. De hecho, todavía hasta julio de 2023 estaba siendo sometida a un programa de 'compliance' decretado por Competencia para enmendar su pasado. Presentó la oferta precisamente en esas fechas. La empresa que perdió el concurso interpuso un recurso ante el Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC), que depende del Gobierno vasco, y recordó estos hechos. El recurso se resolvió el 15 de febrero con un dictamen en el que el OARC no ve impedimentos legales para que el Ayuntamiento vuelva a contratar con esta mercantil. A las 24 horas, la edil del PNV Marta Ajuria y un representante de la empresa formalizaron el contrato.

Fuentes del Ayuntamiento defienden la plena legalidad de esta adjudicación. Lo ilegal -aducen- sería no haberles dado el contrato. “En el caso de haber excluido la oferta de Emociona Soluciones Creativas, el Ayuntamiento de Bilbao hubiera actuado en contra de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público. Emociona Soluciones Creativas es una empresa con la que ha trabajado anteriormente el área de Cultura, al haber sido adjudicataria de varios contratos con un objeto similar. La ejecución de esos contratos ha sido correcta en todo momento”, señalan los portavoces consultados.

Bilbao es perfectamente consciente de estar contratando a una empresa sancionada. Recalca, de hecho, que “la Autoridad Vasca de la Competencia, cuando impuso la sanción, se pronunció sobre si debía llevar aparejada la prohibición de contratar y consideró procedente la no imposición de una prohibición de contratar”. El Ayuntamiento alega que ha seguido en todo momento las pautas de la normativa de contratos y señala que Emociona Soluciones Creativas reúne la “solvencia técnica y económica” requerida en los pliegos y que “obtuvo mejor puntuación” que su competidora, tanto en lo económico como en lo técnico.

Según consta en el expediente de la contratación, Emociona Soluciones Creativas contestó con un “no” a las preguntas del formulario preceptivo sobre si pesaba alguna declaración de culpabilidad o si había participado en acuerdos con otras empresas para falsear la competencia y manipular contratos. El OARC afea a esta sociedad que no aportara información “veraz” y la recuerda que “debió informar al poder adjudicador” de la posible existencia de motivos de exclusión, aunque luego recalca que Bilbao actuó correctamente al entender también que esa sanción no era suficiente para prohibirle acceder a adjudicaciones públicas. De hecho, explica que “la incorrecta cumplimentación [de los formularios del concurso] no ha tenido una influencia importante en el procedimiento de adjudicación”.

Emociona alegó ante el OARC que “en ningún momento hubo intención de ocultar nada” aunque admite que no rellenaron correctamente los datos porque creían que no estaban obligados a ello. También recalca que la multa de Competencia no impone “una prohibición de contratar”. El dictamen administrativo lo da por bueno y estima también que ni siquiera el falseamiento de la información genera un castigo en ese sentido. En el recurso se hacía ver que Emociona Soluciones Creativas no solamente no había cambiado de manos en relación a la etapa anterior de irregularidades sino que iba a subcontratar de nuevo a Printhaus para las mismas funciones que se sancionaron, pero tampoco esto ha encendido las alertas en la Administración.

En 2022, Competencia concluyó que Emociona Soluciones Creativas y Printhaus establecieron un “acuerdo colusorio” para copar las licitaciones de publicidad y comunicación del área de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao. La resolución describía cómo ambas empresas se adjudicaron la mayoría de ejercicios los contratos -en concreto entre 2014 y 2021 Emociona Soluciones Creativas ganó cinco veces el concurso y Printhaus tres- aunque, en vez de competir, cuando perdían eran subcontratadas por la ganadora. Además, sus memorias y propuestas eran casi idénticas en muchos supuestos, incluso hasta en los colores. Ambas firmas admitieron los hechos.

El vínculo con la trama de De Miguel

Emociona Soluciones Creativas también fue una de las empresas que apareció en el 'caso De Miguel', el mayor sumario de corrupción conocido en Euskadi y que mantiene en prisión a cuatro excargos del PNV, el propio Alfredo de Miguel, los también dirigentes alaveses Koldo Ochandiano y Aitor Tellería y el que fuera director de Juventud, Xabier Sánchez Robles. En concreto, esta firma se encargó de la reforma de la vivienda particular en la localidad vizcaína de Gorliz que era de la familia de la esposa de De Miguel, Ainhoa Bilbao. Ese trabajo no lo pagó ni el político ni su familia, sino un constructor contratista de la Administración, Prudencio Hierro, que confesó los hechos en el juicio de 2018. Fueron 44.514,06 euros la cantidad que salió de los bolsillos de Hierro y que fue a parar a Emociona Soluciones Creativas. Fue una recomendación de otro condenado en el caso, el empresario corruptor Jon Iñaki Echaburu, quien también dio “indicaciones” a Ochandiano para que el PNV de Álava contratara a Emociona Soluciones Creativas para suministrar balones de playa, mecheros y otros regalos para una campaña electoral, la de las elecciones municipales de 2007.

“Se me dijo que no pusiera en la factura que las obras eran en la vivienda de Gorliz”, explicó el otro hermano Aparicio Vivanco sobre los trabajos cuando declaró como testigo, ya que nunca fue imputado. Siguiendo las instrucciones, simuló que las obras fueron en unas oficinas de Hierro en Vitoria. “De Miguel me dijo que para cobrar llamara a una chica que se llamaba Blanca”, añadió sobre este particular y en referencia a la administrativa de Hierro. Este constructor corruptor sostuvo en el juicio que “siempre ayuda” hacer favores a políticos, aunque quiso minimizar el alcance de la operación al explicar que se hizo así para defraudar el IVA.

Etiquetas
stats