La región reduce su tasa de pobreza pero sigue siendo la más alta de España

La Asamblea de Extremadura ha acogido este viernes el acto institucional del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Unas 400.000 personas en Extremadura están en riesgo de pobreza y/exclusión social, 76.000 menos que hace un año. A pesar de este descenso, la tasa de pobreza de la región es del 37,7%, la más alta de todas las comunidades autónomas, con la dificultad añadida de hacer frente a la crisis generada por la Covid-19.

Son datos del X Informe "El Estado de la Pobreza" que la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN) ha presentado este viernes en la Asamblea de Extremadura con motivo del acto institucional del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

"La teórica recuperación económica ha sido incompleta" pues las personas con menos ingresos empeoraron su situación, advierte este estudio, que cifra en el 25,3 % -datos de 2019- la población que en España vive en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

750 euros al mes

En concreto, en el caso extremeño, refleja que el indicador AROPE (At Risk of Poverty and/or Exclusion por sus siglas en inglés) disminuyó este último año y se sitúa en el 37,7 %, es decir, algo más de 400.000 personas, unas 76.000 menos que el año pasado, repartidas prácticamente a partes iguales entre hombres y mujeres.

Según precisa, el 31,5 % de la población, un total de 335.617 personas, se encuentran bajo el umbral de la pobreza al disponer de un renta no superior a los 9.009 euros anuales, equivalentes a 750 mensuales. Aunque este subindicador (tasa de pobreza o pobreza relativa) se ha reducido 6 puntos con respecto al año anterior, mantiene a Extremadura, otra vez, con la tasa más alta de todas las regiones.

Además, el 6,3 % de la población extremeña (67.324 personas) se encuentran en una situación de privación material severa al no poder permitirse cuatro de nueve indicadores de consumo, entre ellos una comida de carne o pollo cada dos días, mantener la vivienda a temperatura adecuada y afrontar los pagos de vivienda.

Y 100.726 personas, el 12,9 %, viven en un hogar con baja intensidad de empleo (BITH), un subindicador que se refiere al número de meses trabajados por el número de meses que podrían trabajar los miembros en edad activa del hogar.

A pesar de que esta cifra ha mejorado 2,4 puntos con respecto al año anterior, tener un empleo "no garantiza salir de la pobreza", como se ha considerado hasta ahora, ya que los otros indicadores sobre condiciones de vida han empeorado, subraya la organización.

"Los datos muestran la incapacidad económica de una gran parte de población para hacer frente a una crisis de la magnitud que produce la pandemia de la COVID-19", pues el 49,3 % de la población española tiene dificultades para llegar a fin de mes, indica en este sentido.

Acto institucional

Durante el acto, la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín, ha reflexionado sobre los datos que arroja este estudio y la previsión de que éstos sean más negativos el próximo año debido a la crisis económica, social y sanitaria que ha provocado la Covid-19 que afecta, como todas las crisis, a las personas más desfavorecidas.

Ante ello ha apelado a la responsabilidad de los responsables políticos. “No me gusta lo que está pasando políticamente en este país”, ha afirmado, al tiempo que ha añadido que pertenece a una generación de nuevos políticos nacidos en la década de los años 70 que debe tener más presente el esfuerzo que hicieron las pasadas generaciones para instaurar una paz que ha sido la más duradera de la historia de España con la Constitución de 1978 como referente.

De este modo, ha señalado que es preciso dejar a un lado la política frentista y adoptar una de consenso por el bien del país y el futuro de las próximas generaciones pues serán éstas, ha añadido, las que sufran por lo que sucede en la actualidad. 

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2020 - 16:01 h

Descubre nuestras apps

stats