eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ley de Seguridad Ciudadana: Esto no es democracia y lo sabes

  • El Congreso de los Diputados se está convirtiendo en símbolo de todo lo contrario a lo que debería representar: el poder ciudadano.
  • La nueva Ley de Seguridad Ciudadana es una carga en la línea de flotación del Estado social y democrático de Derecho.
- PUBLICIDAD -

El Congreso de los Diputados se ha ido convirtiendo en símbolo de todo lo contrario a lo que debería representar, el poder ciudadano. Y es que últimamente es inalcanzable para muchas personas que quieren protestar frente a él ante las impopulares políticas de recortes sociales del Gobierno. Hoy es un día de esos en los que el Congreso se convierte en símbolo de la pérdida de espacio democrático. El partido político en el Gobierno quiere utilizar su mayoría absoluta para imponer la tramitación de una reforma legislativa que busca poner trabas a la ciudadanía para ejercer su legítimo derecho a protestar. Y todo ello en la soledad más absoluta, con enmiendas a la totalidad del resto de grupos parlamentarios.

Activista de Greenpeace antes de descolgar la pancarta

Se trata de la cuestionada Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana. Una reforma que sanciona actuaciones amparadas por el derecho de reunión y manifestación y por la libertad de opinión y expresión. Por eso, este es el lugar apropiado y el momento oportuno de gritar: No a la Ley Mordaza. Y Greenpeace lo ha hecho esta mañana con una pancarta frente al Congreso.

La Ley Mordaza permitirá multar, por ejemplo, con hasta 30.000 euros la perturbación grave de la seguridad ciudadana al manifestarse delante del Congreso si se incumplen los requisitos de la ley que establece el derecho de reunión. Principalmente, no informar de ello, como es el caso de esta protesta. Interpretar qué es perturbación y valorar su gravedad queda a decisión del sancionador.

Precisamente esta medida concreta es una de las que ha llevado al Relator Especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de reunión y asociación pacíficas a estar preocupado por las restricciones desproporcionadas de este texto y por cómo pueden socavar "la existencia misma de los atributos de pluralismo, tolerancia y mentalidad abierta necesarios a cualquier sociedad democrática".

Hoy el Partido Popular quiere sacar adelante este proyecto con su mayoría absoluta ganada en las urnas hace casi tres años pero a sabiendas de que su intención es acallar las voces críticas a su gestión y gobernar a sus anchas sin molestias. No les gusta la participación ciudadana. Se olvidan de que la protesta también es democracia. Este proyecto aumenta el poder sancionador del estado en contra de las garantías judiciales de los ciudadanos.

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana es una carga en la línea de flotación del Estado social y democrático de Derecho. Y el Gobierno lo hace a sabiendas porque, además, son muchos los expertos en derechos humanos que se lo han dicho. Esto no es democracia y lo sabes.

¿Qué puedes hacer tú?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha