Guerra en Ucrania

Las claves del día: Ucrania rechaza la capitulación de Mariúpol, ataque en Odesa y bombardeo en un centro comercial de Kiev

Soldados y bomberos ucranianos buscan gente bajo los escombros dentro del centro comercial bombardeado en Kiev.

La ofensiva ordenada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 24 de febrero contra Ucrania desde el este, el sur y el norte del país ha entrado en su día número 26. Ucrania ha rechazado la demanda de Rusia de deponer las armas en la sitiada ciudad de Mariúpol esta madrugada mientras Kiev ha sido de nuevo escenario de bombardeos en la zona de un centro comercial y la estratégica Odesa ha denunciado un ataque contra viviendas de la ciudad.

Las negociaciones

Las delegaciones rusa y ucraniana han mantenido una nueva videollamada de 90 minutos para encontrar una salida al conflicto, según ha informado David Arakhamia, negociador ucraniano, quien ha asegurado que las conversaciones continuarían a lo largo del día en los distintos grupos de trabajo. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha dicho que los posibles acuerdos de compromiso con Moscú, incluidos los relacionados con las llamadas garantías de seguridad, deberían someterse a referéndum en Ucrania. Informa Vanesa Rodríguez.

Los combates

Las autoridades ucranianas han rechazado el ultimátum de Moscú para que la devastada ciudad sureña de Mariúpol capitulara antes del amanecer de este lunes. Solo unas horas antes, este domingo, los ataques golpearon una escuela de arte que albergaba a unas 400 personas.

Resulta difícil conocer con exactitud lo que está ocurriendo en Mariúpol, los únicos periodistas internacionales que se sabía que estaban allí se han marchado por su propia seguridad. Este puerto estratégico en el mar de Azov ha sido escenario de los peores horrores de la guerra bajo continuos ataques durante casi tres semanas, y cientos de miles de personas siguen atrapadas mientras la electricidad, el agua y la comida se agotan. Este es el mapa de la destrucción en uno de los distritos de la ciudad.

En la capital, Kiev, los bombardeos dañaron este domingo por la noche un gran centro comercial en el barrio de Podil y han matado a ocho personas, según los servicios de emergencias, que han publicado imágenes de una fuerte explosión así como de los bomberos abriéndose paso entre la destrucción y sacando a personas atrapadas.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso ha dicho que las fuerzas ucranianas utilizaban el centro comercial para recargar lanzacohetes múltiples y almacenar cohetes, según recoge AP.

Según el alcalde de Kiev, como resultado de los bombardeos, seis edificios de viviendas han sufrido daños, así como los locales de dos escuelas y dos guarderías. La capital entrará a las 20:00 horas en un nuevo toque de queda hasta las 7:00 del miércoles.

En Odesa, puerto clave del Mar Negro, las autoridades han acusado a las fuerzas rusas de atacar casas en las afueras de la ciudad. El ayuntamiento informa de que no ha habido víctimas. “Se trata de edificios residenciales en los que viven personas pacíficas”, ha dicho el alcalde. Odesa, al suroeste, ha evitado hasta ahora en gran medida los combates, aunque Rusia tiene barcos operando frente a la costa del mar Negro.

Las autoridades regionales de Sumy han dicho que, como resultado de los bombardeos rusos, un tanque de amoníaco de 50 toneladas ha sufrido daños en una planta química en las afueras de la ciudad de Sumy, lo que provocado una fuga que ya ha sido controlada. Una persona ha resultado herida.

Según han informado medios del país, en la ocupada Jersón, el Ejército ruso ha dispersado por la fuerza una manifestación pacífica contra la invasión. Yuriy Sobolevsky, vicepresidente del Consejo Regional de Jersón, ha dicho en Facebook que hay víctimas.

El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró este domingo que ha atacado a Ucrania con misiles de crucero desde buques en el mar Negro y el mar Caspio, y ha lanzado misiles hipersónicos desde el espacio aéreo de Crimea, recoge Reuters.



Hasta ahora, Rusia ha logrado la mayoría de los avances en las ciudades del sur y el este, mientras sus fuerzas han permanecido más estancadas en el norte y alrededor de Kiev.

Las fuerzas armadas ucranianas dijeron este domingo que el Kremlin está preparando a la población rusa para una “guerra prolongada”.

El Ministro de Defensa británico dice en su última actualización de inteligencia que los combates intensos continúan al norte de Kiev. Las fuerzas rusas que avanzan hacia la ciudad desde el noreste, señalan, se han estancado y las que avanzan desde la dirección de Hostomel hacia el noroeste “han sido rechazadas por la feroz resistencia ucraniana”. El grueso de las fuerzas rusas permanece a más de 25 kilómetros del centro de la ciudad, sostienen. Sin embargo, a pesar de “la continua falta de progreso”, Kiev sigue siendo el principal objetivo militar de Rusia y “es probable que den prioridad al intento de rodear la ciudad en las próximas semanas”.

Similar es la última evaluación del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), con sede en Washington, que dice que las fuerzas rusas no efectuaron ningún avance importante este domingo. “Las fuerzas rusas en torno a Kiev están estableciendo cada vez más posiciones defensivas y preparándose para desplegar más medios de artillería y control de fuego”.

Los analistas avanzan que Rusia ampliará sus bombardeos aéreos, de misiles y de artillería sobre las ciudades ucranianas. Indican que las fuerzas ucranianas repelieron este domingo los continuos intentos rusos por tomar la ciudad de Izium, al sureste de Járkov, y estas tampoco efectuaron ninguna otra operación ofensiva en el noreste de Ucrania. Las fuerzas rusas sí siguen avanzando “lenta pero constantemente” en la región oriental de Lugansk y en los alrededores de Mariúpol, analizan.

Los corredores

Este lunes se han acordado ocho corredores humanitarios para evacuar a civiles de zonas afectadas por ataques, varios de ellos en las regiones de Kiev (desde varios pueblos) y Lugansk, así como varias rutas para evacuar a residentes de Mariúpol hasta Zaporiyia, entre ellas desde Berdiansk, a mitad de camino, adonde han llegado en los últimos días cientos de personas que han salido de la ciudad sitiada conduciendo sus propios coches, según ha explicado la vice primera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk.

Ucrania ha rechazado la exigencia rusa de que sus fuerzas depongan las armas en Mariúpol a cambio de abrir dos corredores humanitarios. “Por supuesto que rechazamos estas propuestas”, ha dicho Vereshchuk. “La situación allí es muy difícil”.

El Parlamento ha afirmado este lunes en un tuit que autobuses que evacuaban a civiles de Mariúpol han sido alcanzados por bombardeos de los que ha culpado a las fuerzas rusas y “cuatro niños han resultado gravemente heridos”.

Según Kirill Timoshenko, jefe adjunto de la presidencia ucraniana, este lunes han sido evacuadas 8.057 personas por los corredores humanitarios, de los cuales 3.007 son residentes de Mariúpol que han llegado a Zaporiyia. En la región de Kiev han salido 4.750 personas y se entregó ayuda humanitaria a Vorzel y Bucha.

Hasta ahora han fracasado múltiples intentos de evacuar a los residentes de Mariúpol. Miles de personas –45.000, según el gobernador regional– sí han logrado salir en coches privados a Zaporiyia, pero, según Kiev, las fuerzas rusas no han permitido que los convoyes de ayuda humanitaria o los autobuses para evacuar a los civiles lleguen a la ciudad. Las autoridades no han precisado si este lunes han salido coches con civiles de la ciudad.

Las autoridades ucranianas también han acusado a Moscú este fin de semana de deportar por la fuerza a residentes de Mariúpol a territorio ruso.

Ucrania y Rusia acordaron a principios de marzo establecer corredores humanitarios para llevar suministros y ayudar a los civiles atrapados a salir de determinadas zonas mientras las acciones militares, en teoría, se detienen temporalmente, pero su aplicación hasta la fecha ha sido lenta y limitada entre acusaciones de violaciones al alto al fuego. 

Las víctimas

El número total de víctimas sigue sin estar claro y las cifras reales son, casi con seguridad, mayores a las conocidas. Los últimos datos de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elevan a 2.421 las víctimas civiles, entre ellas 925 muertos –75 de ellos menores– y 1.496 heridos desde el 24 de febrero.

Estas estadísticas todavía no incluyen las cientos de víctimas que han denunciado ciudades como Mariúpol, donde las autoridades locales afirman que han muerto más de 2.300 personas en los ataques.

Cientos de miles de personas continúan escapando en busca de seguridad. La agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) calcula que casi 3,5 millones de personas han huido a los países vecinos desde el comienzo de la invasión. La enorme mayoría, más de dos millones, ha llegado a Polonia, pero también a otros países que comparten frontera como Hungría, Moldavia, Rumanía, Eslovaquia y Rusia.

Más de 6,48 millones de personas están desplazadas dentro de Ucrania como consecuencia directa de la guerra, según un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El ministro de Sanidad ucraniano ha dicho en un comunicado que el Ejército ruso ha bombardeado 135 hospitales, nueve de los cuales quedaron completamente destruidos y 43 ambulancias también han sido atacadas. Según el titular de Sanidad, seis médicos ucranianos han muerto y otros 16 resultaron heridos.

El nivel de bajas entre las fuerzas armadas no está del todo claro y las informaciones varían. Los militares ucranianos aseguran que Rusia ha perdido alrededor de 15.000 efectivos. Se estima que hay 562 prisioneros. Moscú solo informó a principio de marzo de sus bajas, varias veces menores: 498 militares rusos muertos y casi 1.600 heridos. El presidente Volodímir Zelenski dijo la semana pasada que 1.300 soldados ucranianos han muerto durante la invasión.

En su cálculo de las pérdidas rusas, Ucrania asegura haber destruido 498 tanques, 1.535 vehículos blindados, casi 320 sistemas de artillería y de lanzamiento múltiple de misiles (MLSR), casi 220 aviones y helicópteros, así como varios barcos y aviones no tripulados, entre otros. El Ministerio de Defensa ruso ha dicho que se han destruido más de 3.600 medios de infraestructura militar ucraniana.

En Rusia, desde el comienzo de la ofensiva, las autoridades han detenido a más de 15.000 personas en protestas en contra de la guerra, según informa OVD-info, organización especializada en el seguimiento de arrestos y la defensa de detenidos. 

Las sanciones

Este lunes se ha celebrado el Consejo de Asuntos Exteriores y de Defensa en Bruselas en el que los 27 han acordado la creación de una fuerza de intervención rápida de 5.000 soldados. Informa Andrés Gil.

El Kremlin ha dicho que un embargo europeo a las importaciones de petróleo ruso “golpeará a todos”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visitará Polonia el próximo viernes 25 de marzo tras participar en Bruselas en las cumbres de la OTAN, de la Unión Europea y del G7 sobre la invasión rusa de Ucrania.

Biden ha hablado este lunes durante casi una hora con el presidente Emmanuel Macron de Francia, el canciller alemán Olaf Scholz, el primer ministro italiano Mario Draghi y el primer ministro británico Boris Johnson.

Según un comunicado de la Casa Blanca, los dirigentes han hablado “de su grave preocupación por las brutales tácticas de Rusia en Ucrania, incluidos sus ataques a la población civil” y subrayaron “su continuo apoyo” a Ucrania, “entre otras cosas proporcionando asistencia en materia de seguridad a los valientes ucranianos que defienden su país de la agresión rusa, y asistencia humanitaria a los millones de ucranianos que han huido de la violencia”. También han repasado las recientes gestiones diplomáticas “en apoyo de los esfuerzos de Ucrania por alcanzar un alto el fuego.”

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats